Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

Pájaros

Busqué mejor, y al poco encontré una ejemplar, en una edición de Emecé, por 175 euros. Bueno. Eso ya era otra cosa. Casi desprendía el característico olor de las gangas

Fe de erratas

Bibiana Candia, que había dejado atrás una vida de funcionaria, cómoda, pero odiosa, necesitaba por entonces sentirse a solas con una historia que no estaba segura de si sabría contar, y nada más llegar se dio cuenta de que se encontraba en la ciudad perfecta, "Berlín nunca termina. Está siempre empezando", sostenía

J. D. Salinger. AEP

Salinger en ruso

" 'Cuando me preguntaban de dónde era, yo sacaba mi desgastado ejemplar de 'El guardián entre el centeno' y decía que había crecido a solo unas pocas millas de la casa de su autor'. El resultado de presentarse de ese modo fue sorprendente, porque resultó que Holden Caulfield 'era al parecer tan venerado en Rusia como en Estados Unidos, si no más' "

Libros de mueblerías

"¿Pero esos libros son de verdad?", me preguntó mi pareja al salir de casa. "A veces", señalé, encogiéndome de hombros. Le cité el caso de Ikea. Apenas entré en Merkamueble descubrí con un impreciso regodeo que sus libros también eran reales, no de atrezzo

Coche fúnebre

"En el instituto, fui un par de veces a clase en coche fúnebre. Era un Mercedes plateado, brillantísimo, como unos zapatos recién cepillados, y largo, con un acabado delicado, solemne, que recordaba a un Winchester. Cada detalle de aquel vehículo expresaba con cierta elocuencia su destino"

La vida larga

Hace un año, cuando murió Denis Jonhson, salí corriendo a comprar los tres libros de él que me faltaban. No los leí enseguida. Ni a lo largo del año ya transcurrido. Sería lo último que hiciese. Los guardo para asegurarme de que en el futuro me pueden pasar cosas buenas

Yo te mato

En el primer capítulo de 'Killing Eve', Villanelle, una asesina psicópata de profesión, llega a su apartamento, en París, después de cometer un sutilísimo crimen, y se pone cómoda, como hace cualquiera al regreso a su hogar

Miss Camp

El texto plasmaba un variado catálogo de 'artefactos' camp: las lámparas de Tyffanys, las óperas de Bellini, Gina Lollobrigida, Greta Garbo, King Kong de Schoedsak, las boas de pluma, los vestidos con flecos y abalorios, 'Lástima que no seas puta' de Visconti, las películas cómicas de Flash Gordon, El lago de los cines, las películas de Erich vonStroheim con Marlene Dietrich, los dibujos de Anbrey Beardsley, etc

Ilustración para el blog de Juan Tallón. MARUXA

Jugarse la vida

Hay quien pone en riesgo su existencia solo porque le parece fácil o divertido

Destructores de máquinas

Will Self le dedicó una trilogía a la interacción entre la mente, la locura y la tecnología a lo largo del siglo XX

Cartas a Stalin

Bulgákov y Zamiatin dirigieron sus misivas al líder. No hubo respuesta

Autostop

Jack Kerouac, como muchos escritores de la carretera, no tenía licencia de conducir

Luces de neón

Jay McInerney escribió la novela en segunda persona. Después la pasó a primera persona y más tarde a tercera persona, pero en ambos modos sintió que le faltaba energía

Maruxa

Segunda parte

Algunas mañanas me detengo a hacer una foto a los trastos que dejan junto al contenedor. Al hacerlo me digo que quizá

MARUXA

Mujeres en la cama

Gina Berriault murió en 1999 dejando como legado cuatro novelas y varios cuentos

Gente friolera

Ella vestía jersey mientras yo iba remangado. Me dije si sería una de esas personas que sienten frío también al llegar el verano, a las que los pies tardan siglos en calentárseles

Prótesis de mano

Su efecto era de un gran realismo, salvo el movimiento: estaba rígida, no oscilaba

Sueño sin fin

En algunas citas al aire libre hay algo de encuentro secreto

Manos en movimiento

Hay días en los que el alma humana siente la necesidad de cortar por lo sano

Vivir con alfileres

Los pingüinos me recuerdan a los soviéticos. Son muy gregarios y necesitan al grupo

Pulsar un botón

Existe una clase de sencillez en algunas cosas que casi aterra. Pulsar un botón, ¿qué hay más fácil? Solo no hacerlo, aunque para eso hay que carecer de espíritu de aventura

Aplazamientos

A veces sentimos que colapsaremos por dentro si hacemos lo previsto