Juan Tallón
Juan Tallón

Coche fúnebre

"En el instituto, fui un par de veces a clase en coche fúnebre. Era un Mercedes plateado, brillantísimo, como unos zapatos recién cepillados, y largo, con un acabado delicado, solemne, que recordaba a un Winchester. Cada detalle de aquel vehículo expresaba con cierta elocuencia su destino"

La vida larga

Hace un año, cuando murió Denis Jonhson, salí corriendo a comprar los tres libros de él que me faltaban. No los leí enseguida. Ni a lo largo del año ya transcurrido. Sería lo último que hiciese. Los guardo para asegurarme de que en el futuro me pueden pasar cosas buenas

Yo te mato

En el primer capítulo de 'Killing Eve', Villanelle, una asesina psicópata de profesión, llega a su apartamento, en París, después de cometer un sutilísimo crimen, y se pone cómoda, como hace cualquiera al regreso a su hogar

1

Miss Camp

El texto plasmaba un variado catálogo de 'artefactos' camp: las lámparas de Tyffanys, las óperas de Bellini, Gina Lollobrigida, Greta Garbo, King Kong de Schoedsak, las boas de pluma, los vestidos con flecos y abalorios, 'Lástima que no seas puta' de Visconti, las películas cómicas de Flash Gordon, El lago de los cines, las películas de Erich vonStroheim con Marlene Dietrich, los dibujos de Anbrey Beardsley, etc

Luces de neón

Jay McInerney escribió la novela en segunda persona. Después la pasó a primera persona y más tarde a tercera persona, pero en ambos modos sintió que le faltaba energía

Maruxa

Segunda parte

Algunas mañanas me detengo a hacer una foto a los trastos que dejan junto al contenedor. Al hacerlo me digo que quizá

Gente friolera

Ella vestía jersey mientras yo iba remangado. Me dije si sería una de esas personas que sienten frío también al llegar el verano, a las que los pies tardan siglos en calentárseles

Pulsar un botón

Existe una clase de sencillez en algunas cosas que casi aterra. Pulsar un botón, ¿qué hay más fácil? Solo no hacerlo, aunque para eso hay que carecer de espíritu de aventura

Hacerse la cama

En las novelas, las elipsis se llevan por delante el momento en el que los personajes arreglan su dormitorio. Este nos parece un instante insignificante en la marejada de cualquier vida