Domingo. 18.11.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.11.2018
El tiempo

Los artículos que, en barra libre, publico los domingos en la última página de la edición impresa de El Progreso.

ELP2709P33F1.JPG

Nacionalista sin lustre

HACE YA UN RATO LARGO que soy gallego de toda la vida, de aquí, de Lugo. A mucha honra. Antes estuve también muy honrado de ser castellano viejo, condición a la que renuncié sin mayores dolores por la de riojano de pura cepa, y hasta tuve mi momento de vasco del mismo Bilbao. En algún descuido aún me dio tiempo a ser español, aunque siempre un español muy periférico, nada...

Diagnóstico leve

LOS MÉDICOS no se acaban de explicar cómo estando yo tan bien como estoy, estoy tan mal. Yo en esto ni entro ni salgo, no me incumbe, y ni falta que les hago a semejante grupo de brillantes especialistas, sabios generalistas y minuciosos analistas, todos con sus estudios y sus batas blancas con un montón de bolígrafos de colorines asomando de los bolsillos. Yo callo y me...

Los límites de la estupidez

A ESTAS ALTURAS ya sabemos, aunque una buena parte todavía se resista a aceptarlo, que la historia del ser humano es en esencia la historia de la lucha del conocimiento contra la ignorancia, de la ciencia contra la superstición. A veces nos gustaría pensar que hemos avanzado mucho en esta guerra, y podría parecerlo teniendo en cuenta el punto de partida, pero cada día nos...

Condenada justicia

A VECES, por simple desconocimiento, somos muy injustos con el trabajo de los demás. Por ejemplo, es muy fácil señalar sin más el caso de las multas de Tráfico como una de las actuaciones judiciales más absurdas e incomprensibles para el ciudadano de a pie que se recuerdan por aquí, pero eso es un análisis simplista fruto del calentón que ignora todo el esfuerzo que hay...

¡El caos, el caos!

ALGUIEN ENLAZÓ la viñeta hace unos meses en una de las redes sociales, no recuerdo cuál. Es una portada del semanario satírico ‘Hermano Lobo’. En ella, un hombre trajeado con aspecto de político de relumbrón arengaba desde un palco a la masa: «¡O nosotros, o el caos!», advertía; «¡El caos, el caos!», elegía la masa; «Es igual, también somos nosotros», zanjaba el preboste....

La parafilia del obispo

HA PASADO UN poco desapercibido, pero esta semana hemos vivido uno de los hechos más relevantes que se han producido en la Iglesia católica española desde la aparición de Tarancón. Algún feligrés despistado puede pensar que me estoy refiriendo a la pastoral de la Conferencia Episcopal '‘Iglesia, servidora de los pobres'’. Es este, en efecto, uno de esos documentos que, en...

Querernos a poquitos

EL LUGO QUE ME adoptó no se quería. A lo mejor tampoco a mí, lo que no sería reprochable, pero desde luego no a sí mismo. Igual fue por eso que me adoptó, porque creía que no había mucho más que perder. A veces incluso parecía que se odiaba, con uno de esos odios íntimos y enfermizos que nacen del desprecio por uno mismo y del complejo de inferioridad, con una inexplicable...

No-muertos y resucitados

LA RESURRECCIÓN está muy sobrevalorada. En ocasiones, me parece hasta de mal gusto, de una petulancia impertinente; otras veces, no es sino una versión un poco más sofisticada de la pataleta infantil, mera inseguridad, inmadurez para asumir las consecuencias de tus propias decisiones. Y siempre la constatación de un trabajo inacabado, mal hecho. Yo no soy nada partidario,...

La ladera de la posteridad

LA POSTERIDAD mata, mucho y desde siempre. La historia del ser humano, igual que la loma de esa montaña de los Alpes, está sembrada de cadáveres víctimas de la ambición de posteridad de otros seres humanos. Pocas cosas hay más peligrosas que una persona convencida de haber sido señalada por el destino para cumplir una misión, que es invariablemente la que va a cambiar el...

Apóstoles de la evidencia

LOS QUE somos de pueblo llevamos mucho por delante. No es por chulear ni por hacer de menos a nadie, es así y punto. Una de nuestras evidentes ventajas de inicio, por ejemplo, es el tractor. La maquinaria en general, pero sobre todo el tractor, por lo que tiene de símbolo. No hay nada que pueda compararse a la plenitud del orgullo que se siente cuanto tu padre te deja ir...