Jueves. 23.11.2017 |
El tiempo
Jueves. 23.11.2017
El tiempo

Un gustazo, Calleja

Jesús Calleja y Álex González. FACEBOOK
Jesús Calleja y Álex González. FACEBOOK

TAL Y como esperaba, Jesús Calleja no defraudó con su último programa de Volando Voy, grabado integramente en Arousa. De principio a fin fue un gusto para los sentidos. En gran parte, gracias al presentador, que ya saben que es uno de mis preferidos, pero también hay que decir que ayudaron los paisajes y el elenco de personajes que fueron desfilando por el programa. Empezando por Benita, una mujer de A Illa de Arousa que es todo carácter y que tiene una personalidad apabullante. Desde ya, ¡me declaro fan tuya, Benita!

Su testimonio me puso la piel de gallina, al igual que las palabras de Javi Maneiro, voz de la banda gallega Heredeiros da Crus. Sí, como lo leen. Puede tener coraza de tipo de duro, pero tan pronto como uno escarba, se topa con su sensibilidad. Subido al helicóptero de Calleja, contó cómo su padre perdió la vida en el mar, cuando era un adolescente, y cómo su madre tiró del carro para sacar adelante a él y al resto de sus hermanos. Se emocionaba y una servidora le acompañaba a distancia, conteniendo las lágrimas para no quedar de sensiblona.

Otro de los protagonistas fue el actor Álex González, que hizo un paréntesis en la grabación de la serie Vivir Sin Permiso (que se está rondando en la provincia) para ayudar a Calleja a colocar unos sensores para controlar el entorno de los mejillones que crecen en las bateas de A Illa. En la misión pudimos ver al actor en calzones, antes de colocarse el traje de buzo, y lo cierto es que las imágenes publicitarias no mienten. El joven tiene un cuerpo muy buen cuidado, con los músculos perfectamente marcados. Vamos, que bien serviría como maniquí para clases de anatomía.

También se dejó ver nuestro queridísimo chef Pepe Solla, que se encargó de cocinar un relleno para un falso mejillón que elaboraron dos jóvenes con un horno de impresión en 3D. La pinta, como todo lo que hace, era espectacular.