Martes. 12.12.2017 |
El tiempo
Martes. 12.12.2017
El tiempo

La losa

Admítalo usted, brother: el proyecto aprobado en el Congreso de sacar el esqueleto de Franco del Valle de los Caídos es revanchista. Lo es. Dejémonos de leyes y de Memoria Histórica, que no son más que pamplinas malintencionadas. Hay revanchismo. Revanchismo contra Franco y contra el franquismo. Eso no es discutible. Lo que importa es quién se siente aludido; quién se siente víctima de la revancha. ¿Usted es franquista, brother? Si lo es, tiene sobrados motivos para alporizarse. Si no lo es porque usted es un antifranquista de corazón, no hay razón alguna. ¿Se opondría un antinazi a mantener un mausoleo dedicado a Hitler? Hitler tuvo la buena idea de pegarse un tiro y ordenar que su cadáver fuera bañado en gasolina inflamada, o de huir al mosteiro de Samos, según otra versión. En todo caso, en Alemania no queda rastro del dictador. Y nadie se atreve a afirmar que se ha borrado la historia de la Alemania nazi, que es lo que parece que se quiere hacer aquí: cambiar el pasado. Eliminar a Franco de nuestra memoria. Esa época de España, brother, no hay manera de borrarla, así que no se las dé usted de yeyé, en plan: "Lo que quieren hacer los revanchistas es ocultar una época que, nos guste o no, forma parte de nuestro pasado".

¿Se irritaría un antifascista italiano ante una construcción faraónica dedicada a Mussolini, levantada por esclavos víctimas del fascismo y conservada con fondos públicos? Los huesos de Mussolini acabaron en el cementerio de San Cassiano in Pennino, en un panteón familiar. Hoy es un lugar de culto, algo inevitable, pero al menos los italianos que no son fascistas, es decir, casi todos los italianos, no tienen que soportar el agravio de mantener un monumento a cargo del Estado y de los impuestos de los descendientes de quienes murieron a manos de Mussolini.

Al Partido Popular le pesa la losa de la trampa radical izquierdista como le pesa la losa de Franco



Que tampoco nadie está exigiendo, querido brother, que el cadáver de Franco sea escondido en una cuneta, como hacía él con sus víctimas. De darse el caso, como diría Rafael Hernando, la familia correría a pedir una subvención para encontrarlo. En su caso no hay duda de que así sería. Los Franco son grandes receptores de subvenciones, así que por ese lado no habría problema.

El gran conflicto que tiene el PP con este asunto yo no lo comprendo. ¿Será que en el PP quedan franquistas? ¡No me lo puedo creer, brother! Ningún partido democrático español es franquista, pues se es demócrata o se es franquista, pero ambas cosas a la vez no son posibles. Conozco a muchos votantes, militantes y cargos del PP. Ninguno de ellos es franquista. Lo juro por la salud de mis hijos. ¡Que se muera ahora mismo Miguel de Cervantes si estoy mintiendo! ¿Qué es lo que ocurre entonces? Pues que el PP cae una y otra vez en la trampa de la izquierda revanchista. Cayó antes con el divorcio, con el aborto, con el matrimonio homosexual. Si hubiesen aceptado todo eso desde el principio se hubiesen ahorrado un montón de etiquetas. Con un mínimo de astucia, en el PP cogerían los despojos de Franco y los arrojarían sobre sus orgullosos herederos para que hicieran con ellos lo que bien les pareciera, en lugar de dárselas de soviéticos manteniendo una momia, que es lo que vienen haciendo.

Pero como lo pide la izquierda revanchista siempre hay excusas: que no es un tema prioritario, por ejemplo. Lo prioritario es el empleo y la economía. Y es verdad, meu brother, pero tampoco era prioritario saquear el Canal de Isabel II y eso bien que se hizo. O sea, que puede uno ocuparse en crear empleo y de paso coger los residuos de Franco y llevarlos a otro lugar. Hay algunos que pueden hacer dos cosas a la vez. Le pongo un ejemplo que usted entenderá a la primera, brother. Rajoy sale todas las mañanas a pasear de esa manera tan suya y al mismo tiempo prepara una cumbre o negocia un presupuesto.

Le pongo otro ejemplo: mientras en el PP decidían abstenerse al traslado de la osamenta del dictador, a la vez caían en otra trampa y se negaban a restituir el Pazo de Meirás, okupado por los Franco, al pueblo al que se le arrebató por la vía del impuesto revolucionario. Sí, pueden hacerse dos cosas a la vez, incluso dos cosas que no son prioritarias. A fin de cuentas, si la prioridad no es sacar a Franco del Valle de los Caídos, tampoco es una prioridad dejarlo ahí, digo yo. En eso estaremos de acuerdo. Algunas veces creo que tengo un tumor en un testículo, dicho sea sin venir a cuento.

Al PP le pesa la losa de la trampa radical izquierdista como le pesa la losa de Franco, brother. Algún día alguien ahí comprenderá que liberándose de una de las dos losas la otra se levantará sola. Únicamente hace falta que Rajoy se declare radicalmente antifranquista, como lo hacen todos los militantes a los que yo conozco y con los que hablo a diario, algunos de los cuales dicen que sí, que hay que sacar a Franco de ahí como hay que sacar los cadáveres de las cunetas, pero no porque lo pida la izquierda radical. Habrá que hacerlo cuando parezca idea suya. Ésa es la trampa: que jamás parecerá idea suya.