domingo. 01.08.2021 |
El tiempo
domingo. 01.08.2021
El tiempo

Julián Rodríguez, responsable del espacio Zona Franca, en los medios del Grupo El Progreso.

La guerra de Sandra Ortega

La hija del dueño de Inditex rompe con su estilo: querellas contra quien fue su mano derecha
sandra ortega

NO resulta difícil ver a Sandra Ortega en ropa deportiva paseando una tarde de sábado por sus viveros abiertos al público. Tranquilamente, la primogénita del fundador de Inditex y actualmente segunda accionista del gigante textil, departe con los empleados, despacha asuntos pendientes sobre la marcha del vivero y hace indicaciones al encargado. Casi siempre con gesto serio, sin demasiadas concesiones a la relajación. De algún modo, Sandra se parece a su padre hasta en eso, porque salvando lugar y momento la imagen bien podría ser la de Amancio Ortega recorriendo las tiendas de Zara sin previo aviso, como solía hacer en tiempos. Sin embargo, la mujer más rica de España, con una fortuna estimada superior a los 7.000 millones de euros, ha roto con el estilo paterno a golpe de querellas penales contra quien hasta hace unos meses era su número dos.

Lejos de resolver en casa, internamente, los asuntos especialmente delicados, como se suele hacer en Arteixo, Sandra Ortega ha presentado en los juzgados dos querellas contra José Leyte, que era el primer ejecutivo de Rosp Corunna, su holding inversor, hasta el pasado mes de noviembre, cuando lo despidió por "pérdida de confianza". Veinte años dirigiendo las multimillonarias inversiones de la family office, primero de Rosalía Mera y y tras su fallecimiento, en 2013, de la propia Sandra, su heredera. Bajo la batuta de Leyte estaban las inversiones en el ladrillo por medio mundo, nada menos que el 5% de capital de un despido improcedente Inditex, otro 5% de Pharma Mar y algo más del 30% de cadena hotelera Room Mate, del mediático Kike Sarasola, apuesta en su día de la madre y a la postre auténtico quebradero de cabeza para la hija.

¿Y por qué ha llevado Sandra Ortega a Leyte ante el juez? Pues por los presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental. Nada menos. Es el nuevo capítulo de una guerra que comenzó discretamente en los juzgados de lo Social este mismo año, cuando el ejecutivo demandó a la mujer más rica de España por entender que el suyo había sido un despido improcedente. Al parecer, no ha visto un euro. En lo que el ex directivo entiende como una maniobra de presión con las querellas por haber abierto el melón del conflicto con la demanda laboral, el equipo jurídico de Sandra Ortega ve irregularidades en la gestión de quien había tenido plenos poderes con Rosalía Mera, confianza que no gozó de su hija.

En la crisis de Pescanova, un auténtico thriller judicial que todavía no ha acabado, el gran error de Manuel Fernández de SousaFaro, su entonces presidente, fue un exceso de confianza al aceptar la propuesta de los miembros del consejo de administración con los que estaba enemistado para realizar una auditoría «forensic» del grupo en búsqueda de irregularidedes. Las cajas gallegas también tuvieron sus «forensic», que acabaron con determinadas operaciones en el juzgado. Revisión de ordenadores y correos, búsqueda de discos duros, chequeo a cuentas… También cualquier operación, sobre todo las relacionadas con el ladrillo en general y el sector inmobiliario de fuera de Galicia y de España en particular. En eso consiste una auditoría de este tipo, como la realizada en su día en Caixa Galicia y Caixanova. Pues para rizar el rizo, en Rosp Corunna también ha habido su correspondiente auditoría "forensic", de la que se desprenderían las irregularidades cometidas en la gestión del patrimonio de Sandra Ortega. Y otra vez KPMG, como en Pescanova y en las cajas gallegas.

Dos juzgados diferentes determinarán la enjundia del caso y la veracidad de los delitos que la hija del fundador de Inditex atribuye a quien fue su número dos. En el fondo, al menos en la querella por administración desleal, se esconde la gestión de determinadas inversiones del ejecutivo, en especial la de Room Mate, con un constante apoyo financiero concedido a la cadena hotelera de Kike Sarasola cuando se encontraba año tras año en situación de quiebra técnica, con su patrimonio neto en negativo. Salvado por Rosp Corunna. Por muy profesionalizada que esté la gestión en Inditex, el proceso de sucesión que algún día afrontará el líder mundial de la moda tiene un apellido, Ortega, y dos nombres, Sandra y Marta. Ahora bajo los focos, la primogénita lucha en los juzgados contra quien fue su mano derecha, consciente o no de que algún día mandará en Inditex.

Francisco González: Quince años de espionaje por encargo del BBVA

MALOS tiempos para F.G. El banquero de Aznar y Rato, el niño de Chantada que tuvo que emigrar dos veces con su familia, Paco el Argentino, apura su jubilación entre acusaciones. Esta vez es la Fiscalía Anticorrupción la que pide al juez de la Audiencia Nacional que llame a declarar a Francisco González por administración deselal. Supuestamente, el banquero utilizó los servicios del excomisario Villarejo hasta para fines tan particulares como comprarse una finca. Todo esto, a mayores, ya que el juez considera que los trabajos encargados supuestamente por el BBVA a la empresa de Villarejo entre 2004 y 2017, supusieron una “reiterada injerencia” en los derechos de las personas. Espionaje en toda regla.

Roberto Tojeiro: El líder del súper ingresa, invierte y contrata más

GADISA ha consolidado durante el año del Covid su posición de liderazgo en el sector de la distribución en Galicia. Es cierto que una de las válvulas de resistencia de la economía durante la pandemia fue la agroalimentación, pero no lo es menos que la compañía de Roberto Tojeiro no solo creció en ingresos, también en inversiones y en contrataciones directas. De capital íntegramente gallego, Gadisa cerró 2020 con unas ventas de 1.350 millones, con un avance de casi el 10%, incorporó a su plantilla a unas 350 personas e invirtió algo más de 32 millones, un 37% más que en 2019. Gadis ha comenzado su expansión nacional, llegando a Madrid, una estrategia que proseguirá este año y el que viene.

La guerra de Sandra Ortega
Comentarios
ç