viernes. 25.09.2020 |
El tiempo
viernes. 25.09.2020
El tiempo

Julián Rodríguez, responsable del espacio Zona Franca, en los medios del Grupo El Progreso.

El grito de los concellos

Sobran mecanismos para evitar la crisis del millonario remanente de los municipios 
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. EFE
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. EFE

A largo plazo, todos muertos. Está tan presente John Maynard Keynes en el día a día de las decisiones económicas de este país y de esta crisis que no solamente sus ideas y propuestas, sino también sus metáforas y dardos, tienen plena vigencia. Por eso el acierto ahora está en la gestión del sobresalto, que no del cambio, como venían dictando los manuales hasta la llegada del Covid- 19. Viene todo esto al caso por el mundo imposible al que se está arrojando a las administraciones locales, las más cercanas al ciudadano, con la crisis desatada por el uso de sus remanentes y ahorros.

Tan alambicada y tan por los pelos era la propuesta financiera diseñada por el Ministerio de Hacienda, y pactada en un mes tan perezoso como agosto con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) de Abel Caballero, que al final el asunto le ha estallado en la cara a la coalición que sostiene el Gobierno.

Lejos de representar una confiscación de libro, como señala la derecha, la fórmula ideada por la ministra Montero permitiría aliviar en cierta medida la situación financiera de los ayuntamientos, a cambio, eso sí, de toda una inyección de recursos para la Administración central, que equivalen ni más ni menos que a 14.000 millones, que es lo que atesoran los municipios como remanente de sus últimos años de superávit.

Parte de esa ingente cantidad de recursos, que se cedería a Madrid de manera voluntaria (primer matiz introducido a lo largo del período de maduración de la idea),sería reinyectada entre este año y el próximo: unos 5.000 millones. Y el resto, pues se devolvería en diez años. Este escenario permitiría que fuera la Administración central quien generase el déficit, en lugar de los ayuntamientos, que lo tienen prohibido.

Lo cierto es que la bofetada que se ha llevado el Gobierno en la votación en el Congreso era absolutamente innecesaria. Para llegar al destino a tiempo, mejor los amplios carriles de una autopista que sinuosas veredas. Es lo que piensa el exministro Montoro, quién lo iba a decir, el ideólogo de ese corsé llamado Ley de Estabilidad Presupuestariay antes que él la propia Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que como su nombre y sus recomendaciones indican no resulta sospechosa de nada.

Pues bien, tanto el exministro como ese oportuno ‘tío gilito’ que es la Airef coindicen en que en plena pandemia resulta obligado activar la cláusula de excepcionalidad que contempla esa misma ley para suspender el marco fiscal, a lo que debe incorporarse un plan de reequilibrio de las cuentas a medio plazo. Es lo que se ha hecho en Europa, y también el propio Gobierno. Por eso España llegará a un déficit público superior al 10%este mismo año, según los pronósticos más conservadores, triplicando el del cierre de 2019. Conclusión: puede incumplir Madrid, y hasta las comunidades autónomas, no los ayuntamientos.

Aquí llega el estrangulamiento para esa primera línea de choque frente a la pandemia que es el municipalismo, tan maltratado en este país cuando se manejan números gruesos. Un dato. Con o sin la cesión de ese remanente, actualmente a plazo fijo en los bancos, el promedio de pago de los ayuntamientos a sus proveedores ya se ha disparado: de 25 días de media el año pasado a más de tres meses durante este año, cuando la ley establece un plazo máximo límite de 30 días.

Esos proveedores que ahora tardan tres meses en cobrar sus facturas son autónomos, empresas, particulares… Los mismos que tienen que acudir a los Erte o directamente bajar las persianas de sus negocios. No parece de recibo todo esto. Por eso Abel Caballero, tan fino en sus críticas en muchas ocasiones, debe obligada explicación, y sobre todo propuesta, para este problema sobrevenido que nunca tuvo que llegar a producirse. Bastaba con aplicar esa excepcionalidad, que a buen seguro sería aprobada por la mayoría de los grupos parlamentarios.

Pues no. Choque frontal. Y en esas andamos. Lo dice hasta el último informe de la Red Localis, que dirige el tampoco nada sospechoso Santiago Lago, que cree «aconsejable flexibilizar la normativa teniendo en cuenta las implicaciones presupuestarias que traerá el covid». Los concellos gallegos, recuerda, tienen un elevado remanente de tesorería y no es necesario que se ajusten al déficit cero, ni tampoco que estén tan encorsetados en cuanto al techo de gasto. ¿Alguien escuchará el grito de los ayuntamientos?

Francisco Conde. Todo retos para el vicepresidente económico

Francisco CondeCuando llegó a la Consellería de Economía en 2012, Francisco Conde encajaba en el perfil del entusiasta asesor que al fin manejaría presupuesto. Tras unos cuantos años, más que probada la confianza del jefe y después de una crisis que le obligó a apagar todo tipo de fuegos, el monfortino llega a la Vicepresidencia Económica con callo. Y también con retos, como el que plantea el escenario generado por el covid-19. No solo es la venta Alcoa, medianamente encarrilada. Todos los proyectos de inversión que diseñó la Xunta en el confinamiento, millonarios, deben tomar forma de su mano. Será el encargado de poner letra a esa música. Y será difícil. Como también la reconversión industrial de comarcas enteras.

José M. Fernández Sousa. PharmaMar entra en el Ibex, algo más que un premio

SousaAcceder al índice más selectivo de la Bolsa, el Ibex, donde cotizan los 35 valores de mayor capitalización, es algo más que un premio. Pharma Mar lo ha conseguido, como en su día Ence. De la mano de José María Fernández de Sousa-Faro, paciente catedrático y presidente para todo, la biotecnológica logrará algo más que visibilidad. Cotizar en ese índice aportará mucha más liquidez al valor, a la vez que será observada con lupa. Baja capitalización, cuentas nada boyantes, un valor por debajo del euro por acción, gran volatilidad y nula cobertura de los analistas. Un auténtico ‘chicharro’, que se suele decir. Así era Pharma- Mar hace apenas año y medio. El Ibex-35 le espera ahora. La explicación está en el covid-19.

El grito de los concellos