viernes. 16.04.2021 |
El tiempo
viernes. 16.04.2021
El tiempo

Análisis y opinión

Ante un mapa de Fontán

La Carta Geométrica de Galicia representa una hazaña científica y un símbolo de país

Señor director:
asdasLos mapas, más allá de un recurso para una urgencia periodística, son herramientas imprescindibles para la racional planificación de infraestructuras, para una gestión política coherente con el territorio que se administra o para dar visibilidad a carencias y disparates. Son también símbolos políticos y culturales: su exhibición representa y expresa algunos mensajes. Acuérdese usted de aquellas fotos escolares con el alumno endomingado que aparece sentado en la mesa profesoral, que no en el pupitre, con el mapa de España de fondo.

La hazaña

Traigo los mapas al hilo de la doble edición facsimilar, a tamaño real y reducido, que acaba de realizar el librero Couceiro (Edicións do Cerne) de la Carta Geométrica de Galicia, lo que conocemos como el mapa de Fontán. Una iniciativa privada que adquiere mayor valor por la carencia de reproducciones. La carpeta en la que se distribuye incluye un texto explicativo para que los profanos valoremos la importancia cartográfica, científica y cultural de esta «hazaña» de D. Domingo Fontán. La calificación de «hazaña» es de Manuel Rey (www. magnet.xataca.com) en una crónica explicativa de cómo ese mapa llegó a ser realidad impresa. Habla del recorrido a caballo o en burro de Fontán por toda Galicia para la ejecución del trabajo (1817-1834), las gestiones para el grabado de la obra hasta disponer en París de las primeras 500 (o 450) reproducciones. Le costó un total de veinte años. A la llegada de las primeras reproducciones a Galicia no hubo una recepción que la solemnizase. El autor la echó en falta.

Esa discreción con esta figura singular de Galicia parece una constante aunque ahora un edificio de la Cidade da Cultura llevará su nombre y aunque la tumba de D. Domingo Fontán esté en el Panteón de Galegos Ilustres. Un paréntesis, el Panteón se creó en un contexto político y cultural determinado, con el traslado de los restos de Rosalía Castro en 1891 a San Domingos de Bonaval. Le diré que parece dormir el sueño de los muertos. Vuelvo a Fontán, si el enterramiento en el Panteón de Galegos Ilustres significa un reconocimiento como figura histórica, es un hecho que no contó ni cuenta con una divulgación y una proyección amplia entre escolares y la sociedad gallega en general. Algo debe significar de las carencias que como expresión de país tenemos y del imaginario que proyectan las políticas dominantes.

Según los expertos, la Carta Geométrica de Galicia representó un hito científico. Domingo Fontán la realizó pisando palmo a palmo toda Galicia, con la torre de la Berenguela de la catedral compostelana como punto cero. Es «un referente en la ciencia cartográfica, un precursor en el uso de métodos científicos para su elaboración y se adelanta en más de treinta años al uso del sistema métrico en España».

Bandera de progreso

Contar con un ejemplar de una de las dos primeras impresiones de ese mapa es todo un lujo, una auténtica fortuna por su valor simbólico y más. Es realmente una bandera de afirmación y de apuesta por el progreso y la ciencia como compromiso con el país. La presencia de un Fontán en un despacho, una empresa o una institución pública se recibe como una señal de galleguidad entendida como apuesta por modernidad para el país: trabajo científico, progreso que se traduce en avance de la economía y del nivel cultural. Donde lo encontré siempre vi una expresión de amor por esta tierra, sin connotación partidaria, sin fronteras ni llamada de retorno a la tribu. Refleja un galleguismo que su utopía radica en construir el futuro y no en la conquista de idealizaciones que se sitúan en el pasado. Se entenderá esta interpretación cuando, como le decía, supuso un acontecimiento científico en Galicia, España e incluso Europa.

La presencia de un mapa de Fontán se entiende, reitero, como la mejor bandera de Galicia. La Xeneración Nós consideró el Fontán como un símbolo de Galicia. El que tenía Otero Pedrayo en su casa de Trasalba está en la exposición de ‘Nós a nós’ en la Cidade da Cultura. Se cierra hoy.

Disparates

Como le contaba, los mapas sirven para un análisis de la gestión y ca-rencias. Explican por qué Galicia pierde peso poblacional de forma alarmante en España o cómo las infraestructuras radiales levantan Madrid y marginan otros territorios. Cuando la vacuna contra el covid-19 llega a Galicia por Oporto la realidad se impone y representa una bofetada para el centralismo y los localismos.

Imaginémonos, por ejemplo, un mapa de las infraestructuras europeas de transporte de mercancías donde aparece el Puerto Exterior de A Coruña sin conexión ferroviaria alguna de salida o donde sobre Monforte se escriba Puerto Seco. ¿Plataforma logística de Galicia y el noroeste peninsular? Una isla, una quimera sin infraestructuras ferroviarias que merezcan tal nombre para dar salida a Europa o para intercomunicar el noroeste peninsular, también el norte portugués claro. Tomaduras de pelo y silencio. ¿Por dónde transcurre el eje atlántico, autopista y ferrocarril, que vaya desde Lisboa a Burdeos? ¿Por dónde va la salida a Europa del puerto de Leixôes ? No hay enlace lógico del norte portugués ni del sur de Galicia con la A-8, la autovía del Cantábrico. ¿Quién reclama que el corredor Nadela-Monforte se transforme en una autovía que nos sitúe en Verín y abra salida a la A-8 por la cornisa cantábrica a Europa? Un examen de ese mapa, con la superficialidad que se le quiera atribuir al periodista, muestra carencias fundamentales, como las que le cito. Quien lea ese mapa libre de prejuicios políticos, verá que aquí históricamente no se hicieron los deberes e incluso se cometieron solemnes disparates. Nos vendieron humo. Si vamos a las hemerotecas, salvo excepciones honrosas, se constata el silencio de la sociedad civil gallega ante incoherencias, también económicas, como que los accesos —autovía a la Meseta y alta velocidad— no entrasen por el Sil hasta Monforte y de ahí a los grandes núcleos de Galicia.

Me despido con este apunte anterior, a propósito del Fontán y con una referencia a la actualidad: el abuso informativo de la nevada sobre Madrid para la España en la que lucía el sol, aunque helase, muestra que el centralismo además de marginar, solo se mira a sí mismo.

De usted, s.s.s.

Ante un mapa de Fontán
Comentarios
ç