Blog | Vida Sénior

"Las terapias con animales activan cuatro áreas: emocional, social, física y cognitiva"

Lucía Saborido, directora de Saraiva, subraya el "gran im- pacto" que tienen las terapias asistidas con animales (TAA) en las personas mayores y las destaca por su "carácter holístico, es decir, que afectan de manera integral a las personas". Así, Saborido señala que las TAA, por ejemplo, con perros, activan cuatro áreas: la emocional, la social, la física y la cognitiva.

Respecto al área emocional, "las TAA fomentan el desarrollo de la afectividad y ayudan a mejorar la confianza y la autoestima de las personas. Al margen del ámbito terapéutico, Saborido apunta también que "el hecho de cuidar y tener una responsabilidad con una mascota aumenta la percepción de sentirnos útiles y necesarios, alivia sentimientos de soledad y representa una auténtica ayuda en procesos depresivos o complicados como el del duelo".

En cuanto al impacto social, las TAA, al igual que el hecho de tener una mascota, "ayudan a generar actividad y fomentar la sociabilidad, creando vínculos con otras personas". Esto -añade- "también se ve en el ámbito de los centros de la tercera edad".

En el ámbito físico, las TAA fomentan las salidas al exterior, el ejercicio físico y, por tanto, una mejora de nuestro estado de ánimo así como de la psicomotricidad fina y gruesa".

Por último, en el área cognitiva, las TAA "mejoran la atención y la concentración, además del lenguaje, la memoria, la percepción...".

Comentarios