Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

La primavera la política altera

Con la asamblea del BNG de finales de marzo en A Coruña se cerró la que sobre el papel era la parte más intensa del calendario político de 2017, con los congresos, asambleas y otras citas claves de PPdeG, Podemos, Anova, Bloque, En Marea o Compromiso por Galicia. Pendientes únicamente de las citas estatal y autonómica de los socialistas, la llegada de la primavera abrió días atrás un período llamado a consolidar los renovados proyectos de las distintas fuerzas gallegas con la vista puesta en las elecciones municipales de 2019.

Pero cuando se trata de política, la teoría suele estrellarse de frente con la realidad. Y así, entre que muchos de esos procesos internos quedaron a medias o dejaron heridas y la primavera tiende a alterar el ambiente, el resultado es que la mayoría de partidos —quizás todos salvo PPdeG y BNG— estrenan el segundo trimestre del año un tanto revolucionados.

Carmen Santos, con Podemos roto y metiéndose en charcos
Podemos Galicia está a día de hoy dividido entre los defensores y los detractores de su líder, Carmen Santos, una fractura previa incluso al proceso de Vistalegre II y que responde a dinámicas ‘autóctonas’ más que a las tensiones estatales de la formación morada. La situación es tal que la dirección acordó constituir una comisión de consensos, con tres representantes de cada parte, para limar asperezas. Sin embargo, a día de hoy no se conocen esos seis nombres. Santos justificó el retraso en que están pendientes de sumar a una persona 'independiente'.

De todas formas, la de Porto do Son rechazó que esta cuestión sea "trascendental" ya que lo "relevante" es que la formación morada está "traballando para solucionar estas diferencias. "Non nos parece correcto que quede invisible o 90% do traballo que facemos", protestó en una tensa entrevista en la Radio Galega con Kiko Novoa y que acabó siendo, por el efecto bola de nieve de las redes sociales, tema del día en la red.

Y es que de un tiempo a esta parte, la líder de Podemos Galicia parece empeñada en arrebatar todo el protagonismo a su propio partido o, como indican algunos de sus críticos, "conseguir fuera la relevancia que no le dan dentro". Solo así se explican sus duras críticas a los periodistas, siguiendo la estrategia estatal. 

Aunque la guinda fue cuando no aclaró si su polémico tuit donde vinculó PP y víctimas de violencia machista fue o no un error ortográfico. "Os cidadáns entenderon perfectamente o que quixen dicir", zanjó, antes de añadir que "os recortes matan". Comentario que la volvió a situar en el centro de la polémica, donde parece moverse como pez en el agua. De momento, los populares ya reaccionaron al exigir que deje el acta de diputada y se negarán a negociar o debatir cualquier iniciativa en la que esté presente ella. 

En Marea se enfrenta a la realidad
Otro que no tuvo una semana fácil fue Luís Villares. A pesar de su victoria en la reunión del Consello das Mareas y a que consiguió el liderazgo orgánico del partido, lo hizo sin el consenso por el que estuvo peleando durante muchas semanas, lo que deja un sabor agridulce en su persona y una imagen de división en el partido, ya que la Marea Atlántica, Ourense en Común, EU y parte de Podemos siguen empeñados en no comulgar con él. O como insinuó Beiras el fin de semana, con el propio proyecto de unidad de la izquierda rupturista, un diagnóstico que, de confirmarse, sería mucho más grave. 

Recelo en el PSdeG ante el regreso de Caamaño
El PSdeG no es alérgico a la primavera sino que lleva con los nervios a flor de piel prácticamente desde que perdió la Xunta en 2009. Por eso, si hay un partido donde cada movimiento se mira con cierta desconfianza, ese es el socialista. Y el regreso de Francisco Caamaño a Galicia no puede pasar desapercibido.

La Universidade da Coruña firmó el miércoles pasado su 'fichaje' en comisión de servicios como catedrático de Derecho Público. Llega de la Universitat de Valencia por un año, pero prorrogable. Hasta ahí todo normal, de no ser porque en el PSdeG hay quien interpreta esta vuelta como un intento de recolocarse tras su marcha, ahora que el escenario le es más favorable por la ausencia de Besteiro y el peso creciente del llamado sector crítico, al que pertenecía antes de su salida de la primera línea.

A nadie se le escapa que el exministro de Justicia podría resolver uno de los principales problemas de Abel Caballero y los suyos: la ausencia de un candidato sólido para las primarias. Puede que Caamaño, al que siempre acusan de estar en el momento y en el lugar equivocados, acierte esta vez. Y si no, el PSOE podría encontrar el plan B sin necesidad siquiera de salir de la UDC: el rector Julio Abalde. Él se descartó para dirigir el partido, pero algún peso pesado le ve perfil para ello o para optar a la alcaldía de A Coruña.

Misteriorsa presencia de Rafa Cuíña en la asamblea del BNG
"Son un político transversal". Así justificó su presencia el alcalde de Lalín, Rafa Cuíña (Compromiso por Galicia), en la asamblea del BNG de A Coruña, que dio algo que hablar en su partido, donde hay quien no las tienen todas consigo sobre su continuidad a medio plazo, pese a ser uno de los referentes. 

Insinúa que es una figura codiciada por todas las fuerzas y que tuvo ofertas de varias de ellas, incluido el PP, aunque Alfonso Rueda se encargó de desmentir que le enviase mensajes de WhatsApp en los que le mostraba el cariño y el interés de la familia popular, unos textos que al parecer estuvo enseñando el regidor por Lalín. El PP acusa directamente a Cuíña de falsificar los mensajes del vicepresidente, en la que no sería su primera polémica de 'suplantación de personalidad'. Sea verdad o no, lo que está claro es que al político de CxG le gusta jugar al despiste y moverse en la indefinición para colocar su mensaje y, por ahora, lo suele conseguir.  

La primavera la política altera
Comentarios