lunes. 18.01.2021 |
El tiempo
lunes. 18.01.2021
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

Albino Patiño Amado, defensor de causas justas

Las crónicas destacaban de él la entrega en su trabajo y un carácter amable y bondadoso, que se granjeó el cariño de la gente y en especial entre los maestros de la provincia de Pontevedra. Albino formó parte de una generación muy comprometida con la enseñanza, en sus diferentes vertientes, en nuestra ciudad con personajes como Eladio Portela Gómez, Domitila Portela y posteriormente Xosé Filgueira o Viñas Calvo, entre muchos otros
Retrato de Albino Patiño, 1895. EL NOTICIERO
Retrato de Albino Patiño, 1895. EL NOTICIERO

Albino Augusto Carlos Patiño Amado nació en Pontevedra el 15 de febrero de 1861 y fue bautizado un día después en la iglesia de Santa María (Pontevedra). Hijo de Peregrina Amado Boullosa y Eduardo Patiño y García-Flórez (duque de Patiño), matrimonio que tuvo siete hijos: Constanza, Albino (abogado), Octavia, Lucía, Gonzalo (abogado y canónigo); Laura (casada con Juan Novoa) y Guiomar Patiño Amado. Albino era sobrino del escritor y político de Marín Jose Benito Amado Boullosa.

Albino heredó entre otros, como descendiente del duque de Patiño, el curato de Vilalonga o Noalla que le daba derecho a proponer con voz y voto a los curas de la zona. La familia vivió en la calle Michelena, en la casa de la Alameda y los veranos en el pazo de Sanxenxo

Estudió en el Instituto de Pontevedra y en Santiago de Compostela Derecho civil y canónico, que terminó en 1884, «no sin haber antes sembrado su expediente de honrosísimas calificaciones, enseñas indudables de sus nada comunes disposiciones y férrea voluntad en el árido estudio de la ciencia», destacaba El Noticiero, cuyo título de Licenciado obtuvo en marzo de 1887. En julio de ese mismo año lo nombran juez en el partido judicial de Pontevedra durante el bienio 1887-1888, en concreto para la capit

al de provincia. Pese a estar enfermo, antes de renovar un año más la plaza, logró recuperarse y ocupar el puesto. Ejerció como juez de Primera Instancia e Instrucción durante tres años, para después hacerlo una breve temporada en el Registro de la Propiedad y trabajó como redactor de El Noticiero de Pontevedra en 1891. Además estudió en la escuela Normal y obtuvo el título de Maestro de primera enseñanza superior en julio de 1892.

Albino Patiño se casó con Rosa Meléndez y López el 1 de febrero de 1890 en la iglesia de Santa María de Pontevedra. El matrimonio tuvo dos hijos, Elisa Lucía Cecilia (más conocida como Chichana) y Eduardo Patiño y Meléndez.

El 26 de junio de 1892 fue nombrado secretario del Colegio de Abogados de Pontevedra, cuyo Decano era en aquel momento José Boente Sequeiros. El 8 de enero de 1899 se constituyó la Asociación provincial de Maestros de la que fue nombrado presidente honorario con Eduardo Vincenti Reguera, el marqués de Riestra y Salvado de J. Ponsoda. Fue presidente de Sociedad Liceo Gimnasio, fundada por Eladio Portela Gómez, cuyo entrenador era Atilio Pontanari. Una vez desaparecida esta sociedad, en 1920, se dictó sentencia a su favor en relación con una deuda de la desaparecida sociedad de la que él era, con otros, fiador. Fue socio del famoso Club de Barros con los hermanos González-Besada, pero no he podido localizar más información sobre el mismo.

Su mujer Rosa falleció con sólo treinta y cinco años en mayo de 1903, su hijo Eduardo, "un joven muy apreciado en esta Capital por su bondadoso carácter y afable trato", falleció a los 23 años en Pontevedra el 2 de diciembre de 1918 a las nueve de la noche; y el drama se cernió sobre la familia ya que Chichana contrajo la gripe española, apenas dos años después de su boda, y falleció el 12 de abril en 1919 después de varios meses de padecimientos: "la terrible enfermedad que hace tiempo minaba su existencia, hizo inútiles todos los cuidados, destruyendo en poco tiempo un hogar recientemente formado". Falleció a las cinco de la mañana "en la casa paterna rodeada de los cuidados y cariño de su amante familia". Un duro golpe para su padre, viudo, que en el plazo de un año vio morir a sus dos únicos hijos. Siguió la línea familia familiar Lucía, hija de Chichana, y nieta de Albino.

En 1911 en la conmemoración del primer Centenario de la Batalla de Pontesampaio, aprobada por el Consejo de Ministros, el Ayuntamiento de Pontevedra entregara entre otras la medalla de plata a Albino Patiño.

En 1913 al cesar como secretario y ascender a Jefe de Instrucción Pública, El Noticiero de Vigo destacaba, "Si es verdad que nobleza obliga, muy obligados debemos estar todos los que formamos parte de la honrosa profesión del Magisterio, para con todo aquel que, como el señor Patiño, luchó siempre por cuanto le estuvo encomendado con tesón sólo propio de los que al servicio de su deber sacrifican sus más caras afecciones". 

Albino solicitó al jubilación como Jefe de Instrucción Pública en marzo de 1923. Dejó un buen recuerdo: "Inolvidable para el Magisterio de la provincia, que cuando los pagos estaban a cargo de los Ayuntamientos supo, con constancia y energía, poner los haberes de los Maestros a cubierto de que nada se adeudara", y proseguía la crónica de El Noticiero Gallego sobre la excelente gestión de ascensos y derechos de los que se ocupó en relación con los maestros.

Albino falleció víctima de una cruel enfermedad el 2 de febrero de 1924 en Pontevedra a los sesenta y dos años. Los funerales se celebraron en la iglesia de Santa María, y en su necrológica El Pueblo gallego destacaba: "Pertenecía a una de las familias más distinguidas de Galicia y era generalmente estimado en este pueblo por su rectitud como funcionario y por su bondadoso carácter como amigo". 

Albino Patiño Amado, defensor de causas justas
Comentarios