miércoles. 08.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.04.2020
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

Andrés Landín, el inicio de una saga

El apellido Landín en Pontevedra ha marcado el paso de tres generaciones de periodistas, escritores y políticos en nuestra ciudad, saga que comenzó con el patriarca Andrés Landín a finales del s. XIX

Andrés Landín. DPUna extensa familia en la que se conserva el apellido y a partir de Andrés Landín destacaron en la vida cultural y política de la ciudad muchos de sus descendientes, entre ellos sus hijos y nietos como Amancio Landín Carrasco (marino, concejal y destacado escritor e historiador naval) o su hermano Rafael (abogado, escritor y periodista).

Andrés Landín Varela nació en San Vicente de Nogueira en Meis (Pontevedra) en 1846 en el seno de una familia probablemente campesina. Siendo muy joven se trasladó a Pontevedra y fue un conocido editor, periodista y político. Se casó con María de los Dolores Tobío López y tuvieron seis hijos: Andrés (oficial del Ayuntamiento de Madrid), Prudencio (destacado abogado, periodista, Gobernador civil y escritor de De mi viejo carnet), Amancio (depositario de Hacienda y Delegado de Melilla), Dolores, Sara (maestra) y Emma.

Su mujer Dolores tuvo dos hermanos: Enrique (empleado de Hacienda) y Peregrina. De su esposo Andrés destacaba quien lo conocía sus ejemplares costumbres, equilibrada inteligencia, sus desvelos por su familia y también por todo lo que significara adelanto y progreso para la ciudad de Pontevedra.

Abrió su primera tipografía en la plaza de Celso García de la Riega, un negocio floreciente que le permitió trabajar con Claudio Cuveiro en El Diario y Diario de Pontevedra hasta que él mismo fundó El Diario de Pontevedra que conocemos hoy. El primer número vio la luz el 13 de julio de 1889; un periódico de corte liberal ubicado bajo la influencia del todopoderoso Eugenio Montero Ríos y el marqués de Riestra.

En marzo de 1896 con el tiempo y mucho trabajo logró edificar un edificio en el nº 7 de la calle Riestra. Estableció la imprenta y la librería en el bajo y su domicilio estaba en la primera planta.

Los anuncios de la época de novedades editoriales remitían a la imprenta o a su propia vivienda. La nueva imprenta con los últimos adelantos del momento: "Como complemento de los talleres tipográficos de que es propietario, acaba de establecerse en esta capital una excelente litografía don Andrés Landín. Es el segundo establecimiento de esta clase que se monta en Galicia. Con ello podrán hacerse trabajos a varios colores, para lo cual el señor Landín logró que al frente de dicha litografía se ponga un notable dibujante de Madrid". La imprenta contaba con una prensa Busser, tipografía de doble hoja a pedal volante o vapor con doble batería de rodillos para negro y color.

Fundó y dirigió La Luz, El Lérez, El Diario, El Diario de Pontevedra y como impresor editó innumerables libros a autores tan reconocidos como Valle-Inclán, Armesto, Limeses Labarta y periódicos como Extracto de Literatura, El Progreso, El Orden o La Crónica.

Fue primer Teniente Alcalde y varias veces concejal, miembro de la Junta del Hospicio, y durante su mandato en 1901 se amplió la Alameda y se urbanizó el Campo de San Roque bajo la alcaldía de López Suárez. Perteneció a las comisiones de Hacienda, Arbolado y Jardines, Festejos, Gobierno interior y del Hospicio, Hospital y Alumbrado.

Después de varios meses de enfermedad, pero sin visos de gravedad, falleció de manera inesperada de una afección pulmonar a las once de la noche el 18 de febrero de 1910. El Diario así lo reseñaba: "D. Andrés Landín venía aquejado de enfermedad que no hacía presentir su fin cercano. El padecimiento se recrudeció el pasado otoño, y no obstante los esfuerzos de la ciencia y la infatigable solicitud y los cuidados con los que le rodeó el cariño de los suyos, el mal avanzó despiadado hasta poner término á una vida que merecía dilatarse para encontrar en horas tranquilas de vejez, la recompensa debida á una existencia consagrada al trabajo y á la virtud".

Una multitud de pontevedreses "desfilaron por la casa mortuoria gentes de todas las clases sociales y partidos políticos, llenando de firmas los pliegos y testimoniando el pésame á la familia del Sr. Landín" (Diario de Pontevedra). La salida del féretro de la calle Riestra fue multitudinaria a hombros de García Vidal, Quiroga, Pontanari y García Portela. Al llegar a la plaza de González Besada un grupo de pescadores de A Moureira, de manera espontánea, relevaron a los anteriores con el ataúd como «prueba de cariño al que desde la prensa y el municipio fue siempre su defensor entusiasta». Era Primer teniente de Alcalde del consistorio con Puig como alcalde que: "Elogia su entusiasta labor en el Ayuntamiento y sus dotes de ilustración, actividad y celo por los intereses locales". El funeral se celebró en San Bartolomé entre innumerables muestras de cariño de toda la ciudad.

Su hijo Prudencio se casó dos años después de su fallecimiento con María de la Gloria Carrasco Calderón el 4 de febrero de 1912 en la iglesia de San José. Se casaron a las seis de la mañana, el banquete fue un desayuno en el Café Moderno y viajaron de luna de miel a Lisboa. 

La segunda planta del edificio de la calle Riestra "se la arrendó a Evaristo Paredes, encargado primero del negocio, y sucesor después en la propiedad del mismo y del inmueble", explica su biznieto Amancio Landín Jaráiz. Dolores Tobío, su viuda, continuó con la venta de libros y falleció el 11 de mayo de 1932. Como era costumbre ofrecer una comida, en este caso, a cincuenta pobres en la Cocina Económica como última voluntad de las finadas y así se hizo.

Andrés Landín, el inicio de una saga
Comentarios