Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

Cándida Otero, la primera fotógrafa de Pontevedra

La fotógrafa pontevedresa fue una mujer adelantada a su tiempo que se casó con un hombre mucho mayor que ella, fumaba, trabajaba y, además, se dedicó a un sector tan novedoso como el de la fotografía

Retratos de Gil y Cándida Otero, 1914. VIDA GALLEGA
Retratos de Gil y Cándida Otero, 1914. VIDA GALLEGA

Si uno de los primeros establecimientos comerciales del mundo de retratos al daguerrotipo se inauguró en 1841 en Cuba; en Galicia, uno de los primeros establecimientos fotográficos de Pontevedra se inauguró en la calle Michelena en 1866 y era propiedad de los hermanos Guiard Conviene recordar que la primera fotógrafa de estudio de Galicia fue María Cardarelly, que realizó su actividad en la calle del Hórreo de Santiago en 1854 y la siguiente de la que se tiene conocimiento fue Antonia Santo que ejerció en 1872 en A Mariña. La fotografía era un nicho de mercado con mucho potencial porque despertaba la curiosidad a nivel muy popular. Tal vez nunca hayamos oído hablar de Cándida porque trasladó su estudio de Pontevedra a Vigo, donde tuvo más repercusión su trabajo, y, además, se desconoce la localización de la mayoría de fotografías que realizó en nuestra ciudad.

candida otero 1Cándida Filomena Otero Fontán nació en la casa familiar de la calle Sarmiento en el seno de una familia acomodada en Pontevedra el 28 de octubre de 1846. Era hija de Isidro Otero de Dios, para hacernos una idea decir que su padre era uno de los cuarenta mayores contribuyentes de la ciudad, y de Sebastiana Fontán Barcia y tuvo tres hermanos: Pilar, Dolores y Victoriano. Prima de Prudencio Otero, escritor, diputado por Caldas-Cambados, defensor de la tesis gallega sobre la cuna de Cristóbal Colón, y socio del marqués de Riestra en diversos negocios; tía del violinista y compositor pontevedrés Isidro Puga que, a su vez, era sobrino político de Manuel Murguía. Puga fue uno de los primeros profesores de violín de Manolito Quiroga antes de desplazarse a Madrid para recibir clases de José del Hierro.

Cándida se casó en San Bartolomé, la misma iglesia en la que fue bautizada, el 25 de septiembre de 1869, con el italiano residente en Pontevedra Felipe (Filippo) Prósperi Cortechi; un hombre veintinueve años mayor que ella, director de una compañía cómica, vendedor de libros y fotógrafo.

Felipe era oriundo de la ciudad de Todi , en la provincia de Perugia, y había llegado a España en una gira teatral hasta que al pasar por nuestra ciudad decide quedarse. Es entonces cuando abandona el teatro para dedicarse al floreciente negocio de la fotografía. Ya como fotógrafo en la Exposición Regional de Pontevedra de 1880 figura como Medalla de Cobre de la clase 5ª con un muestrario de fotografía "entre los cuales resaltan los retratos marfilotipo del Sr. Prósperi (Vigo) nuevo método del arte de Daquerre que embellece y detalla perfectamente la tarjeta fotográfica". El marfilotipo era una técnica fotográfica de impresión sobre una superficie de marfil que se utilizó fundamentalmente en retratos.

El primer estudio fotográfico lo abre el matrimonio Prósperi-Otero en 1867 en el número 2 de la calle Parador de Pontevedra asociados con Vicente Villar, otro fotógrafo que poco tiempo después se independiza y se traslada por su cuenta a un estudio en la calle Palma. El de Prósperi está considerado uno de los primeros establecimientos fotográficos de Galicia: "Altamente satisfechos hemos quedado viendo este nuevo establecimiento en que, sin omitir gasto alguno se han procurado introducir en él todos los adelantos de los modernos procedimientos fotográficos". En 1881 Felipe abrió otro estudio en la calle Triunfo (Vigo) por lo que presumiblemente trabajaban en las dos ciudades a la vez; allí estuvo expuesto el retrato de Don Filberto (Filiberto Abelardo Díaz Donderis), que fue gobernador de Pontevedra.

En mayo de 1888 en el diario Crónica de Pontevedra se anunciaba la apertura de un nuevo local en Pontevedra: "El conocido fotógrafo don Felipe Prósperi acaba de abrir al público en la calle de la Oliva, de esta capital, un gabinete fotográfico, montado con arreglo á los últimos adelantos», y reseñaba que «la señoras serán retratadas por la esposa del Sr. Prósperi"; pero, por motivos que se desconocen, el establecimiento sólo permaneció abierto dos meses. Ese mismo años el matrimonio se traslada definitivamente a Vigo y ya usaban el nombre comercial 'F. Prosperi y señora', en el 31 de la calle Príncipe de Vigo, por lo que se presume que Cándida participaba activamente en el negocio.

El salón de fotografía tenía varios decorados: uno de ellos el interior de un palacio con unas vistas al exterior con escaleras de mármol, grandes árboles y un kiosco; otro con un altar con la talla de una virgen y un fondo de tela con el interior de una iglesia. Estos decorados son ahora una de las pocas maneras de localizar fotografías de diferentes autores.

Felipe fallecía en Vigo el 13 de mayo de 1899 a los 83 años de edad y Cándida, ya como viuda, decidió seguir sola con el negocio. Surgen algunas dudas sobre la actividad fotográfica de Cándida, que avalan noticias como la publicada en 1904 en la que aparece asesinado, en una casa de huéspedes en la calle Amargura de Vigo, y con el cráneo destrozado el fotógrafo Sebastián Mauro de 45 años "empleado de la Fotografía de la viuda del Sr. Prósperi".

Cándida se asocia en el año 1907 con el fotógrafo vigués Jaime de Sousa Guedes Pacheco en el 31 de la calle Príncipe de Vigo. Esta es la etapa en el que la presencia de anuncios pagados en los medios es una constante, entre los que se anuncian postales de festejos, de la escuadra o de excursiones.

esquela cándida otero

Fotografió en su estudio a componentes del Carnaval de Vigo en 1910 y en Vida Gallega publicó varias fotografías en 1914 bajo el nombre de Viuda de Prósperi sobre el Carnaval de Pontevedra. De lo que no hay duda es de la autoría de Cándida en una de una serie de fotografías de estudio entre la que se encuentra un retrato de Manuel Curros Enríquez. Si bien es cierto que antes no se hacían registros pormenorizados de las fotografías de autor, no se sabe con seguridad qué otras instantáneas fueron obra de Cándida.

Falleció en Vigo a los 68 años, el 7 de marzo de 1915, víctima de un sarcoma del bazo. A partir de esta fecha desarrolla su actividad, en solitario y con mucho éxito, su socio el fotógrafo Jaime Pacheco. En ese momento ya era muy populares las postales fotográficas, como las anunciadas en El Diario de Pontevedra como 'Postales de la Guerra': "En la papelería de la Viuda de Landín y en el kiosco de Manuela García, en la Herrería, se venden al precio de una peseta la colección".Pasarían muchas décadas (1967) hasta que otra mujer, Pilar Pintos Poncet, se dedicara a la fotografía de estudio hasta el cierre definitivo de su negocio de la calle Michelena en 1989.

Cándida Otero, la primera fotógrafa de Pontevedra
Comentarios