Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

Demeterio Durán, el creador de decorados

Un artista excepcional que puso color a fiestas y eventos en la Pontevedra de hace más de cien años. Un personaje que debería conocer cualquier ilustrador pontevedrés que se precie hoy en día

Demetrio José Durán Hermida nació en Pontevedra posiblemente en la década entre 1860 y 1870. Empezó la carrera de medicina en Santiago de Compostela, pero se decantó por trabajar como diseñador de decorados, que era lo que realmente le gustaba. Fue discípulo del famoso ilustrador madrileño Federico Guisasola, al que conoció en Pontevedra como docente del Instituto. Aún así, su actividad principal era la de secretario en el Instituto de Pontevedra, trabajo que le daría la estabilidad económica suficiente para dedicarse al diseño en su tiempo libre. En 1895 obtiene una plaza de profesor de Caligrafía como Maestro superior de Segunda Enseñanza en Pontevedra.

bará 1Sobre su familia comentar que fueron siete hermanos: Matilde, Amalia, Peregrina, Cándido (fallecido en 1907), Demetrio, Isabel y Pilar. Se casó con Julia Ruysuárez España y tuvo por lo menos tres hijas: Marina, que falleció en 1896; Julia que en 1895 obtuvo la plaza de maestra en La Normal de Pontevedra; y Mencía Durán Ruysuárez.

Demetrio tuvo la suerte de vivir una época muy simpática de Pontevedra amenizada por personajes como Perfecto Feijóo, Víctor Cervera Mercadillo, Enrique Labarta, el coro Aires da Terra, Juan Serrano (director de la Banda Popular y del Orfeón de la Sociedad Artística), Manolito Quiroga o las hermanas Mendoza. Su interés por la cultura lo llevó a formar parte del coro Aires da Terra liderado por el farmacéutico Perfecto Feijóo en el que contribuyó con su voz, el bombo y aportó los decorados del grupo; grupo que ponía música a las apetitosas meriendas, "con honores de suculento banquete", en El Padronelo, la finca que Perfecto tenía en Mourente. En 1886 adornó La Alameda para un baile que 'ofrecía un magnífico golpe de vista': "colgado desde los árboles, caían sobre los paseos ingeniosas arañas formadas de guirnaldas y grandes hojas de begonia artísticamente decoradas".

El único trabajo en el que se perfila la importancia de su obra hasta la fecha y le da su sitio es el de de Ángeles Tilve

Durán decoraba la ociosa vida de Pontevedra de aquellos maravillosos años del Circo Teatro de Don Primitivo en obras como Creced y Multiplicaos o Don Juan Tenorio; en el Liceo Teatro (Teatro Principal) en los bailes de máscaras; en Santa María un lienzo representando la Gloria en la Purísima; o el diseño de un "desembarcadero" en Marín para la visita de los Reyes a Pontevedra en 1900 a cargo de la Diputación.

Sin embargo, el único trabajo en el que se perfila la importancia de su obra hasta la fecha y le da su sitio es el de de Ángeles Tilve: "Demetrio Durán Hermida y el Carnaval de 1900 en Pontevedra". Durante éste Carnaval del Urco el escenógrafo se consagra a la vista de toda la ciudad porque diseña las carrozas por encargo de la Sociedad Liceo Gimnasio y el éxito es enorme: "Los trabajos quedaron repartidos, adjudicándose la parte artística al distinguido pintor escenógrafo D. Demetrio Durán; el programa de los festejos, á D. Torcuato Ulloa; la letra de coros á D. Enrique Labarta; un bando en verso, anunciador de los festejos, á D. Heliodoro Fernández Gastañaduy; el apropósito carnavalesco, al señor Valcárce Ocampo, y el sermón en verso, del entierro de la sardina, a Rogelio Lois".

bará 2En julio de 1904 se termina la decoración del Café Moderno obra del leonés Demetrio Monteserín, conocido caricaturista que se hospedaba en Lourizán, y que terminó Demetrio Durán: «Complementando esta labor, ha decorado nuestro querido paisano D. Demetrio Durán el techo de la sala con una maestría asombrosa», relataba El Diario de Pontevedra. A estas alturas la prensa se deshacía en halagos a la genialidad del artista: «Hay en todas las obras de Demetrio Durán ingenio, gusto delicado y una sencillez extraordinaria que es la característica de los grandes artistas». Otro encargo importante fue el referido a la vista del rey Alfonso XIII a Galicia en 1904 para lo cual le encargó la Compañía del Ferrocarril decorar las estaciones de Carril y Cornes: "El Sr. Durán dirigirá la construcción de dos elegantes marquesinas en dichos puntos".

En 1906 creó el decorado de Una noche en el Infierno para la Sociedad Artística que corrió a cargo del Orfeón de Pontevedra y en 1909 La Correspondencia Gallega informaba sobre el Salón de Variedades de Cambados: "Se ha terminado en Cambados la construcción de un edificio destinado á cine y teatro, cuya superficie es de 300 metros cuadrados. Las decoraciones las está pintando el reputado escenógrafo pontevedrés D. Demetrio Durán". Y con motivo del fallecimiento de la escritora Rosalía de Castro en 1910 se exhibieron en el escaparate del Olmedo dos coronas de flores obra del florista de la calle Riestra, Luis Teppaz, e ilustradas por Demetrio por encargo del mismo rotativo. El Diario de Pontevedra envió "también una corona de flores naturales en dicho sepulcro", por el mismo motivo. Ese mismo año Durán tenía la intención de asistir a la Exposición Internacional de Arte del Centenario de Buenos Aires, que pudo ser su primer contacto con el otro lado del Atlántico; de hecho, Demetrio decide emigrar a esta ciudad en la que ya residían algunos familiares, para lo cual solicita excedencia en su cargo de la Secretaría del Instituto. El 2 de mayo de 1911 la prensa se hacía eco de su marcha: "Su ausencia es una falta que habrá de notarse grandemente en esta capital, por sus extraordinarias aptitudes del artista reflejadas en el Teatro Principal, en el Circo, en el Café Moderno y en todos los edificios en el que su hábil pincel hizo verdaderos primores".

En su nueva patria continuó ejerciendo con pasión su reconocida carrera de escenógrafo y en 1920 formaba parte de la "Subcomisión de Adorno" de la Semana de Galicia en Buenos Aires y decoró la visita a este país de su antiguo coro Aires da Terra en 1914. Presente también en la vida social de la colectividad gallega participó en el homenaje a García Mariño en compañía de la familia Canitrot y Prudencio Otero y asistió en 1926 a la comida, sólo para pontevedreses, en la Confitería del Molino en honor de Manuel Quiroga durante su gira americana.

En septiembre de 1937 fallece en Buenos Aires su esposa Julia Ruysuarez España, ciudad en la que fallecería el propio Demetrio cinco años después, el 8 de agosto de 1942. Demetrio Durán es otro "olvidado" de nuestra ciudad, que cada día se comunica menos con el pasado de "otros personajes relevantes de nuestra historia".

Demeterio Durán, el creador de decorados
Comentarios