domingo. 20.06.2021 |
El tiempo
domingo. 20.06.2021
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

Un descubrimiento pone a Pontevedra en el mapa internacional

María del Carmen Martínez en la Misión Biológica. MISIÓN BIOLÓGICA DE GALICIA
María del Carmen Martínez en la Misión Biológica. MISIÓN BIOLÓGICA DE GALICIA

LA HISTORIA de la llamada Rosa Narcea se ha convertido en un cuento para niños, basado en hechos reales. Todo comenzó en Pontevedra cuando María del Carmen Martínez, investigadora del CSIC de la Misión Biológica de Galicia en Pontevedra, una de las mayores especialistas en vides y viticultura de Europa, que trabaja y reside en Pontevedra, descubrió una nueva variedad de rosa única en el mundo, la Rosa Narcea, por casualidad. El descubrimiento de esta variedad casi extinta y tan aromática ha despertado enormes expectativas entre los productores de perfumes de todo el mundo.

El trabajo científico y el recorrido de esta rosa es tan especial que dieron origen a un libro en forma de cuento "Historia de una rosa", que vio la luz durante la pandemia, editado por Anaya en la colección Pizca de Sal. Escrito por Ana Alonso con magníficas ilustraciones de Jordi Vila Delclós en las que están presentes los soportales de la Plaza de Curros Enríquez y la cafetería del Parador de Turismo de Pontevedra. La autora, Ana Alonso, bióloga de formación, conoció esta historia fascinante a través de Rafael Álvarez-Nogal y le propuso a María del Carmen escribirla sin desvelar aspectos confidenciales de la investigación en curso, cosa que antes nunca se había hecho. En el libro hay personajes reales como Carmen, Santi, Susana, investigadores, así como otros personajes creados por la autora que se mueven en una trama, parte real y parte ficción, orientada a niños a partir de los 10 años. «La historia gustó tanto que se llegaron a cambiar los planes de la editorial para publicar este libro", explica la autora. Como complemento de la historia, al final del libro, se incluye un dossier de la investigación. Se puede encontrar, o encargar, en cualquier librería de Pontevedra y además, en Galicia, es un libro de lectura recomendada en los colegios.

El principio de esta preciosa historia se remonta a 2017, cuando María del Carmen asistía en Bulgaria al 40º Congreso Mundial de la Viña y el Vino (OIV), materia en la que está especializada. Este país es el productor más importante de la Rosa damascena, que se cultiva para la fabricación de esencias de la industria del perfume; de hecho, todos los comercios de regalos de este país están relacionados con esta rosa y sus derivados. Mientras caminaba por una acera de Sofía, la capital del país, María del Carmen se encontró por casualidad con un rosal en flor de la famosa Rosa damascena. Se acercó a olerla y al momento el intenso aroma le recordó el de un rosal del pequeño jardín de su casa familiar en Cangas de Narcea (Asturias).

A partir de este encuentro casual, comenzó a investigar sobre este ejemplar de rosa cultivada de Asturias, que no tenía nombre, en relación con el mundo del perfume. Descubrió que la rosas se dividían en silvestres y cultivadas y dentro de estas últimas, en antiguas y modernas. Que en Europa existían más de 100 variedades de rosas cultivadas antiguas, que fueron desapareciendo con el tiempo hasta casi la extinción. Este tipo de rosa cultivada antigua era utilizada para perfumes y en medicina para elaboraciones en farmacia, como la Rosa gálica. En 1867 llegó a Europa la rosa de té desde China y a partir de ese momento los horticultores comenzaron a hacer cruces entre las antiguas rosas europeas y las rosas llegadas de China, para obtener las denominadas rosas modernas, con flores muy elegantes y vistosas, de uso ornamental "pero que en general no tenían olor", explica María del Carmen.

De la variedad de su jardín de Asturias, de la Rosa Narcea solo quedaban tres ejemplares y no estaba descrita, no correspondía por sus características morfológicas y botánicas ni con la damascena ni con la centifolia, ni con ninguna otra conocida. La centifolia se cultiva fundamentalmente en la población de Grasse, en Francia; una variedad que se suministra casi en exclusiva a marcas con Chanel o Dior para elaborar sus perfumes, aunque se produce también en menor medida en Marruecos, Turquía e Irán.

María del Carmen, en sus investigaciones, descubrió que este rosal podría ser anterior a 1832, con la ayuda de personas mayores de la zona que le fueron dando pistas sobre su antigüedad. En una búsqueda científica muy amplia, constató que en España no existía ningún estudio sobre rosas antiguas cultivadas. Acudió entonces a científicos de todo el país, especializados en temas relacionados con su investigación en el campo de la histología vegetal, la botánica o el análisis de aromas. Una cosa le llevó a la otra hasta llegar a Italia, cuando contactó con un grupo de investigadores especializados en el ADN de rosas, que además tenían acceso a una colección única de rosas antiguas de Europa.

Los primeros análisis, en la Misión Biológica de Galicia en Pontevedra, demostraron que la Rosa Narcea era única en el mundo, diferente a todas las existentes; con un cierto parentesco con la Rosa centifolia, podría ser un híbrido natural entre centifolia y gálica, que podría tener mucho interés para la industria internacional del perfume. Todo este trabajo previo interesó a la Academia Española del Perfume, que apoyó el proyecto de investigación facilitando información y colaboración, que ayudó a María del Carmen y a su equipo a seguir avanzando, teniendo en cuenta que el aceite esencial de rosa es uno de los más caros en el mundo del perfume y no se puede sintetizar en laboratorio por la complejidad de su composición química.

Un precioso cuento que tiene que ver con los aromas y los recuerdos que producen en cada uno de nosotros; por ello, el campo de las fragancias es uno de los mercados más lucrativos que en 2020 rondó la cifra de 42.900 millones de dólares a nivel mundial.

En la actualidad las investigaciones de la Rosa Narcea siguen su curso en la Misión Biológica y por eso, ahora mismo en Pontevedra, se está haciendo historia en el sector del perfume y posiblemente en otros a nivel mundial.

Un descubrimiento pone a Pontevedra en el mapa internacional
Comentarios
ç