Jueves. 14.12.2017 |
El tiempo
Jueves. 14.12.2017
El tiempo

Procediente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

El Pazo de Mugartegui

En un lugar privilegiado del casco histórico de Pontevedra contempla el paso del tiempo con una nueva cara uno de los pazos más emblemáticos de Pontevedra: el de Mugartegui

Situado en la Praza da Pedreira, llamada sí por la actividad de cantería que se desarrollaba allí mismo, el conocido como pazo de Mugartegui lo mandó construir José Manuel Valladares Figueroa Aragón y Miranda, heredero del mayorazgo y casa de Quintáns (San esteban de Noalla). José Manuel nació en Pontevedra el 18 de marzo de 1729, hijo de Benito Valladares, natural de Pontevedra, y de Benita Villarino Figueroa.

El pazo se construye sobre las ruinas de una casa heredada de sus padres del siglo XVii. Se encargó el trabajo al maestro Pedro Antonio Ferreiro, conocido cantero de Santa María de Muimenta; Pedro antonio en 1739 ya había construido la iglesia de Arzúa.

La obra, de estilo barroco gallego, se termina en 1771. al pazo sólo le faltaba el escudo, que se encargó a un maestro de Pobra do Deán, con las armas de la casa de Noalla y las de Nuestra Señora la Blanca que figuran en la basílica de Santa María de Pontevedra. el escudo llegó por mar a Pontevedra, pero el propietario del pazo fue denunciado por los procuradores Manuel Mosquera y Aranda y Manuel López Gil aduciendo que no tenía derecho a hacer uso de estas armas, al no reconocer la hidalguía de su propietario. es así como se inicia un encarnizado pleito el 26 de noviembre de 1771 que duró dos años, con el escudo ya instalado, y en donde Juan Manuel Valladares prueba su noble ascendencia y el derecho de uso, de dicho escudo de armas, el 1 de abril de 1773.

La plaza de a Pedreira, porque allí los canteros tallaban piedra, también fue conocida en otras épocas popularmente como la "de la Yerba". un lugar con mucha historia porque el muro frente al pazo pertenecía a la Casa de la Misericordia, propiedad de la familia Bermúdez de Castro, y a su derecha todavía está en pie el también pazo de la familia Mariño de Lobeira.

El pazo perteneció a la familia Fernández de Mugártegui; la historia se remonta a cuando los Parga Valladares entroncan con los Mugártegui, familia originaria de navarra, y en concreto con Francisco Xavier de Mugártegui y Elio, que fue diputado Provincial electo por el distrito de Cambados entre los años 1863 y 1882. así el pazo llegó hasta Francisco Javier Mugártegui y Parga, abogado, empresario y político de Pontevedra; en 1876 era vicepresidente del Comité provincial de Pontevedra. en el primer aniversario del ascenso al trono de Alfonso XII, la noche del 30 de diciembre "la casa estaba profusamente iluminada, ostentando en el balcón del centro, decorado con sumo gusto, un precioso retrato de S.M. bajo elegante dosel", descubrió el retrato con veintiuna bombas y cohetes acompañados por la banda de música, que tocaba la marcha real: "La población acudió presurosa á ser testigo del entusiasmo dinástico do los moderados, que, según se nos dice, contrastaba con la frialdad y silencio de las autoridades y demás prohombres que gobiernan la provincia, todas de origen revolucionario, quienes no tuvieron por conveniente disponer festejo alguno".

En 1850, Francisco Javier, tenía en San esteban de noalla una extensa plantación de moreras, para la cría de gusanos de seda, y cuyos conocimientos sobre el tema intentó exportar al resto de Galicia y españa. Cuestión que, en 1748, el P. Sarmiento ya destacaba como medio de vida más rentable que el grano y el vino. Francisco Javier, en 1877 era vicepresidente de la Diputación y en 1881 llegó a presidencia. en torno a esta fecha fue uno de los patrocinadores de La ilustración gallega y asturiana. Falleció tres años después de tomar posesión del cargo de presidente de la diputación, en junio de 1884, y los periódicos lo recordaban como una "persona muy querida por su ilustración y excelentes dotes personales".

En enero de 1886 la corporación municipal de Pontevedra acuerda cambiar el nombre de la plazuela de la Pedreira por la de la plazuela de Mugártegui para rendir homenaje a Francisco Javier: "que durante su vida tanto se interesó por la prosperidad de esta población". Como curiosidad familiar destacar que, Ramón Mugártegui regaló su primer violín, que había pertenecido a Francisco Javier, a Manolito Quiroga para su primer concierto público en la ciudad.

Ya metidos en el S. XX, en un repaso a la hemeroteca, nos encontramos con algunas noticias curiosas relacionadas con la plaza, por ejemplo: en 1907 se produce, en el número 1 de la plaza, un incendio en una vivienda en la que la propietaria se dedicaba a comercio de yerba. Se produjo a las cinco de la madrugada "las voces de fuego dadas por los serenos y el toque de las campanas, hicieron despertar al vecindario". Una noche terrible con fuertes vientos y una ligera lluvia. Generó una inmensa columna de humo "que se elevaba grandemente iluminando sus resplandores la población".

El Cuerpo de Bomberos de Pontevedra, en 1908, hacía sus ejercicios semanalmente en la plaza dirigidos por el ex profesor de gimnasia Atilio Pontanari, que cobraba un sueldo de 1.000 pesetas. Se refiere en 1911 el infarto de un anciano que fue trasladado al Hospital. en 1910 se pone a la venta la casa con solar del número 5, con entrada principal por la plaza "y otra entrada por la parte trasera que dice al Borrón"; esa misma casa se anunciaba una año después como "del finado Tomás Abeigón". La plaza llegó a acoger, en 1917, el Colegio Modelo, de 1ª y 2ª enseñanza, dirigido por las señoritas Fernández Álvarez "para señorita internas y externas”, en el número seis de la plaza.

Son pocos los datos que he encontrado sobre esta familia pero la familia Fernández de Mugártegui Beigbeder vendieron el Pazo de Quintáns a la familia Castiñeiras. Allí emilio López vivía con su familia numerosa y tenía la academia Jovellanos. en los años setenta Enrique Maquieira tenía alquilados los bajos del pazo, donde tenía el almacén de Establecimientos Agustín.

La propiedad del pazo de Mugártegui pasó de familia Pérez Villamil que, después de muchos años de abandono, se lo vendió al Concello de Pontevedra. En la actualidad el edificio está totalmente remodelado y es la sede del Consejo Regulador D.O. Rías Baixas.

Fuentes: La Real Provisión sobre el escudo del pazo de Mugartegui de María Jesús Fortes, Pleitos de Hidalguía que se conservan en el archivo de la Real Chancillería de Vicente de Cadenas y Vicent María, el diario de Pontevedra, el Correo de Galicia, Gaceta de Galicia, La Correspondencia Gallega, el Pabellón nacional, el diario de Vigo, La Correspondencia de españa, Vida Gallega, Camino por Sanxenxo, terras de Pontevedra y Pilar Maquieira.