viernes. 05.03.2021 |
El tiempo
viernes. 05.03.2021
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

José Benito Amado Boullosa, político y escritor

Intelectual muy apreciado en nuestra ciudad, nacido en Marín, fue un precursor del Rexurdimento en Galicia, olvidado durante décadas 
Retrato de José Benito Amado. VALLEJO SENADO
Retrato de José Benito Amado. VALLEJO/SENADO

El siglo XIX en Pontevedra fue un auténtico Siglo de las Luces en cuanto a intelectuales, escritores, periodistas, políticos y artistas, y uno de ellos fue José Benito Amado, un reconocido escritor olvidado durante muchos años.

José Benito Amado Boullosa nació en Marín (Pontevedra) el 20 de marzo de 1822, en el seno de una familia acomodada de armadores, y fue un marino, empresario, político y escritor. Hijo del matrimonio formado por Roque Amado y Cayetana (Baltasara) Boullosa. Roque formó parte de junta de defensa y armamento de Pontevedra a las órdenes de Javier Zárate en octubre de 1843; pero unos meses más tarde cayó en desgracia al firmar un manifiesto político en contra de María Cristina de Borbón. El matrimonio tuvo, por lo menos, cuatro hijos: José Benito (del que trata este artículo), Serafina, Peregrina y Manuel Ramón.

De los hermanos de José Benito comentar que su hermana Serafina se casó en 1841 con el escritor pontevedrés Xoán Manuel Pintos Villar; su hermano Manuel Ramón Amado Boullosa fue teniente de navío de los tercios navales que se casó con Benita De la Riega Fernández; y su hermana Peregrina Amado Boullosa se casó con Eduardo Patiño y García-Flórez (duque de Patiño), que fueron padres de Albino Patiño Amado.

José Benito Amado Boullosa fue muy activo en política; diputado a Cortes en 1854, senador electo por la provincia de Pontevedra, en 1871-1872 con 106 votos, Gobernador civil de Ourense (1869), Pontevedra y Guadalajara e Intendente de Filipinas.

Colaboró con el primer periódico de Pontevedra Las Musas del Lérez y fue redactor y colaborador de El País, El Eco de Pontevedra, El Progreso, La Revista, El Buscapié, El Diario de Pontevedra, El Lérez y el Anunciador, entre muchos otros.

Como escritor fue uno de los precursores del Rexurdimento gallego y escribió poemas y cuentos en castellano y gallego, a veces con su nombre y otras con el pseudónimo de Juan de Lérez. Como escritor destacar las siguientes obras: Misterios de Pontevedra, Las rosas encantadas o las tres hermanas. Cuento fantástico tradicional en 1859, Charino o la conquista de Sevilla, El castillo de los Chuchurraos, Historias y cuentos de mi país, María o la Virgen del Valle en 1864, Elvira, Alfonso y Laura o Los Nodales en 1879. En gallego escribió el poema Saudades, publicado en el O Tío Marcos d'a Portela (1876) del que reproduzco las primeras líneas: "Lonxe da terra quirida/dos meus primeiros albores/paso en lembranzas a vida,/que non foi nunca esquencida/terra de tantos primores", y A romería (1882).

Escribió en La Aurora de Galicia. Almanaque Literario con firmas como Emilia Pardo Bazán, Indalecio Armesto, Curros Enríquez o Teodosio Vesteiro Torres. En 1880 formó parte de la junta directiva de Sociedad de los Juegos Florales presidida por Filiberto Abelardo Díaz (más conocido como Don Filiberto), de la que José Benito era vicepresidente con Francisco Javier de Mugartegui.

Escribía López Otero en 1899 de Amado: "Escritor de ingenio, con gran facilidad para la versificación; se dió á conocer como poeta inspirado con el sublime Canto de la negra. Fué un elemento importante en el periodismo y al libro llevó el fruto abundante de su facundia. Publicó los Misterios de Pontevedra y a su pluma se debe también María ó la Virgen del Valle, libro de poesías que contiene pintorescas descripciones del país, tradiciones y recuerdos, y una leyenda de Los Nodales que indican Ios hechos que se relacionan con la vida de estos notables marinos Bartolomé y Gonzalo Nodal: Se le debe también Las rocas encantadas cuento fantástico tradicional y una preciosa colección de Doce docenas de sonetos". 

Aunque sus obras publicadas son anteriores a 1861, Amado Boullosa se dio a conocer a nivel general el 2 de julio de 1861 en los primeros Juegos Florales de La Coruña con un poema de cinco páginas, El canto de la negra, publicado en el Álbum de Caridad y dedicado al Instituto de África en París, que una de sus estrofas dice así: "Sosegado era mi sueño,/Mi despertar era hermoso/Cuando el sol esplendoroso/Me circundaba de luz;/Y cuando al mundo las aves/Enamoraban canoas,/Embelesada las horas/Pasaba en dulce quietud". 

José Benito falleció en Pontevedra a las diez de la noche del 30 de marzo de 1886 a los 64 años. Emilia Pardo Bazán recordaba así a José Benito en El Diario de Pontevedra en 1913: "La tumba de de Payo Gómez Chirino evoca en mí el recuerdo de un escritor hoy olvidado completamente, y que en vida tampoco logró fama notoria; José Benito Amado, amigo de mi padre, frecuentemente visitador de nuestra Torre de Miraflores, próxima a Pontevedra, cuando yo era bien niña. Como ya entonces despuntaba mi culto a las Musas, Amado me escribía versos y me contaba leyendas". 

En la Revista Popular en 1893, F. Portela Pérez le dedicaba un recuerdo, que además decía: "el nombre del popular cantor de nuestras costumbres y tradiciones y del inspirado trovador de nuestras leyendas... 2; y proseguía, "pero el recuerdo de D. José Benito Amado vivirá en las bibliotecas, y esas leyendas y esas tradiciones escritas, conservaránse en sus libros, sirviendo de recuerdo á su nombre que, -aunque oculto con pseudónimo,- aparecerá siempre circundado de la aureola de gloria á que se hizo acreedor". En 1925 Vida Gallega publicó, a modo de recuerdo, su poema en gallego Saudades. 

José Benito Amado Boullosa, político y escritor
Comentarios
ç