domingo. 25.10.2020 |
El tiempo
domingo. 25.10.2020
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

El misterio de la calle Michelena

Es una de las calles más importantes de Pontevedra, que se urbanizó una vez derribada la muralla de la ciudad en el s. XIX, y en la que se instalaron importantes negocios; pero lo más misterioso es el origen del nombre
Vista parcial de la calle urbanizada. PINTOS
Vista parcial de la calle urbanizada. PINTOS

Conmemoración de la visita de los Infantes a Galicia. REY ROMEROEl origen de la calle Michelena siempre fue un misterio, porque nadie sabía comentarme nada sobre su procedencia. Un lugar extramuros de suelo de tierra en el que se acumulaba tanta agua que era conocido como Poza das Ráns (poza de las ranas), por la cantidad de ellas que había. El vial se abrió en 1854 y se donó parte del suelo edificable a los vecinos de la ciudad. Las obras concluyeron en 1864 con un aspecto más parecido al que conocemos hoy. Estamos hablando de una de las calles más importantes de la ciudad en su momento y en la actualidad. El misterio se desvela porque el nombre de la calle se puso en honor de José María de Michelena por acuerdo de la corporación municipal en el año 1858. Una calle en la que se establecieron personajes y comercios como los fotógrafos Hermanos Guiard (1867), el Banco de España, Fotografía J. Pintos o el Bar Carrillo, en diferentes épocas. Fue la primera calle de Pontevedra con aceras y una de las primeras con iluminación eléctrica.

La historia de José María de Michelena tiene mucho que ver con la Diputación de Pontevedra, que se creó según un Real decreto de 21 de septiembre de 1835 y comenzó su actividad el 12 de febrero de 1836 "como Administración a la que le corresponde el gobierno, administración y prosperidad de la provincia".

Desconozco dónde nació José María de Michelena, pero es un apellido que parece proceder de Euskadi. En el terreno personal no he encontrado datos suficientes para publicarlos pero llegó a Pontevedra procedente de Guipúzcoa donde había desempeñado el cargo de Gobernador civil. Fue designado para este cargo en Pontevedra, según Real decreto de 11 de noviembre de 1851, y, por tanto, presidente de la Diputación de Pontevedra; antiguamente los gobernadores civiles ocupaban también ese puesto de manera automática. Juan Novás describía a Michelena a su paso por Pontevedra como, "Hombre de grandes iniciativas y de excelentes condiciones de gobernante".

Durante su mandato Michelena vivió la visita, muy sonada, de los serenísimos Duques de Montpensier a Pontevedra en 1852, y según el Acta de sesión de la Diputación sabemos que: "... se procedió a dar cuenta por dicho Sr. gobernador de una Real Orden comunicada por el Excmo. Sr. Ministro de Fomento con fecha 12 del corriente mes, participando que SS.AA.RR los serenísimos Sres. Infantes Duques de Montpensier debían pasar por esta capital el día 27 del mes actual con objeto de embarcarse en el inmediato puerto de Vigo para las provincias de Andalucía. Con este motivo hizo presente dicho Sr. gobernador a la Diputación la necesidad de que se le autorizase para que, por cuenta del presupuesto provincial del año corriente pudiese disponer de las cantidades necesarias a fin de que SS.AA. a su paso por esta provincia sean recibidos con el decoro correspondiente a su elevada categoría y los Sres. diputados convencidos de la misma necesidad y deseosos de dar su testimonio en nombre de la provincia que representan de lo grato que es a la misma la honra que SS.AA se sirven dispensada, acuerdan autorizar al Sr. Gobernador para que disponga de la partida consignada para imprevistos hasta donde alcance para atender a los gastos de hospedaje y demás que haya que hacer con motivo de la venida de los Srs. Infantes y, como la referida partida no se considera suficiente se le autoriza también para que con igual aplicación pueda echar mano de la consignada para plantear la nueva Ley de Beneficencia y otra cualquiera que, a su juicio, sea necesaria para el objeto indicado".

Esta es otra transcripción literal de una de las sesiones de la Diputación, presidida por Michelena ya como Gobernador en funciones, en la que se intentaba paliar la miseria en Pontevedra mediante una importante asignación económica: "En la ciudad de Pontevedra a 28 de junio de 1853, reunidos en la sala de sesiones de la Excma. Diputación, bajo la presidencia del sr. D. José Mª de Michelena, gobernador por SM de la provincia, y los sres. D. Antonio Mª Montenegro, D. Angel Amores, D. Juan Gregorio Maceira, D. Lorenzo Varela, D. Ignacio Caballero, D. Manuel Araujo, D. Ramón Mosquera y D. Marcial Valladares, diputados provinciales, se leyeron dos comunicados del Gobierno de provincia, fechas 21 de los corrientes, en una de las cuales se convoca a reunión extraordinaria la Excma. Diputación para el 27 del propio mes a fin de acordar el mejor modo de distribuir un millón de reales que para el socorro de las víctimas de la miseria en Galicia, se ha dignado conceder SM a dicha provincia por Real Decreto fecha la del referido junio, siendo terminante la otra al modo mejor también de invertir los 726,946 reales designados como donativo nacional a la provincia misma de Pontevedra".

El paso de José María de Michelena por nuestra ciudad fue de mucha actividad, por su cambio de destino un proyecto que no pudo terminar fue el de los accesos a la iglesia de San Francisco para lo que había ideado: "construir el Parterre, que se cerró con una balaustrada de hierro...", y "que tienen como centro la fuente monumental; blasonada con las águilas bicéfalas de la Casa de Austria, construida en 1554, en el lado izquierdo de la Plaza de la Herrería...". Estas obras las acometió su sucesor en el cargo como Gobernador civil, Ramón María Suárez.

José María de Michelena cesó en el cargo en nuestra ciudad el 6 de mayo de 1853 pero permaneció unos meses más hasta la llegada de su sustituto. Aunque, en 1855, vuelve a aparecer como candidato a diputado a Cortes en nuestra ciudad, pero la votación quedó de la siguiente manera: Hipólito Otero con 15.721 votos; Martín Useleti 1.702; Domingo Fontán 1.521; y José María Michelena con 797, por tanto ganó la plaza Otero. José María Michelena abandonó definitivamente Pontevedra con el aprecio y simpatía general de los pontevedreses de su tiempo.

Así llegó a su siguiente destino, como nuevo Gobernador civil de A Coruña, y tomó posesión del cargo el 26 de octubre de 1856: "En la Silla-correo del martes, llegó a nuestra ciudad el Sr. José María Michelena, nuevo Gobernador civil de esta provincia. A la noche fue obsequiado con una serenata por la banda de música del Hospicio. Ha tomado ya posesión de su destino como igualmente el secretario señor Ariño y los dos oficiales que faltaban en la secretaría". Cesó como Gobernador civil de esta ciudad el 10 de julio de 1858, momento en el que ya se le pierde la pista.

El misterio de la calle Michelena
Comentarios