Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

El pazo de los marqueses de Aranda

En una de las plazas más emblemáticas de Pontevedra se alza el pazo de los marqueses de Aranda, una edificación singular que se suma a otras que nos dan una idea de la importancia comercial de la ciudad en otros tiempos

Pazo de los marqueses de Aranda. MILAGROS BARÁ
Pazo de los marqueses de Aranda. MILAGROS BARÁ

EN LA ANTIGUA Rúa do Rego ahora Rúa Real, frente a la Praza do Teucro, existe un pazo que perteneció a los Mosquera, Pimentel, Villar y Sotomayor, y es popularmente conocido como el pazo de los marqueses de Aranda, títulos a los que se le unen el poderoso Señorío de Rubiáns y el marquesado de Guimarey.

La plaza con el devenir de los tiempos fue conocida como Plaza Mayor, Plaza de la Villa, Plaza Pública, Plaza de la Ciudad, Plaza Principal, Plaza del cantón de Aranda por la importancia de sus moradores o Plaza del Pan por su actividad comercial, hasta que en 1843 se denominó Plaza del Teucro.

Como decía, el pazo de los marqueses de Aranda está en una de las plazas más bonitas de nuestra ciudad en la que se juntan varias edificaciones de familias que fueron de gran relevancia en el pasado de Pontevedra. Conforman las fachadas de la plaza: la casa de los Gago, Montenegro, Tavares, en dónde hoy se ubica la imprenta Peón; la imponente casa de los condes de San Román, de la que sólo se conserva un patio interior (100 Montaditos) y parte de la fachada posterior, que hoy ocupa hoy la Cámara que fue parte del Colegio de pequeños de la Inmaculada; y por último la de los marqueses de Aranda, que alojó el Colegio Estudio. En esta plaza se han conservado en perfecto estado los escudos de dichas edificaciones y cabe destacar en concreto el del pazo del que hablamos por la presencia en el escudo de dos figuras humanas flanqueando el escudo de armas coronado con los distintivos de los Mosquera, Villar, Pimentel y Sotomayor.

Una construcción que hoy podemos ver entre la citada plaza y la calle que lleva su nombre, la del Marqués de Aranda. El pazo ocupa una manzana con fachadas a dos calles (Real y Marqués de Aranda) y la tercera, en la cara norte, a una plaza, antiguamente conocida como Rúa do Pan, en la que destaca la Fuente de los Tornos que conocemos hoy desde que sustituyeron una más antigua en el s. XVI.

Bajo la torre almenada del pazo hace años que se ubica un clásico del comercio en Pontevedra, que todavía pervive, como es Casa Bravo, uno de los pocos comercios tradicionales que quedan en Pontevedra de venta de maletas y complementos de cuero, de bolsos, monederos  y sombreros.

Al marquesado de Aranda se habían sumado otros, de mayor peso mediante matrimonios, como el Señorío de Rubiáns y el marquesado de Guimarey. Familias que, como era costumbre, se enlazaban una y otra vez para preservar, aumentar su poder y presencia en la vida social con todas sus prebendas y privilegios.

El linaje de los Mosquera se remonta a Rui Lorenzo de Villar quien en 1336 recibió del hijo de Sancho IV el Bravo el dominio da Cruz de Merca, Vilar de Paio Muñiz, en Allariz. la representación del apellido Mosquera en los escudos es el de cinco cabezas de lobos sangrantes en aspa. En 1509 Antonio Mosquera Villar, natural de Ourense, se casó con doña Leonor Pimentel y su hijo Antonio se casó en segundas nupcias con María antonio Sarmiento Pimentel y Sotomayor; tuvieron varios hijos, entre ellos Luis Mosquera y Sotomayor que se casó en 1668 en Pontevedra con Leonor de Vera y Mendoza. El primogénito de esta unión, Gaspar Antonio Mosquera Pimentel y Sotomayor, bautizado en San Bartolomé el 12 de abril de 1674, fue capitán de granaderos, juez de la villa de Pontevedra y, en 1714, alcalde ordinario de nuestra ciudad y se casó con María Teresa de Aranda y Mendoza, segunda marquesa de Aranda. Parece ser que fue el primer dueño de la casa y torre de la que hablamos.

El linaje de los aranda entronca con la familia de Ruy García de Caamaño casado con Iluarda Fernández de Castro y así hasta Ruy Fernández de Caamaño que poseía la villa de Vilagarcía por "cuando aquella villa dejó de pertenecer á los dominios de los prelados de Compostela", y en 1445 como heredero del Hermoso que deja sus posesiones a su segundo hijo que “había de fundar , el 12 de mayo de 1441 o meu lugar e porto de Vila-garcía".

El Señorío de la Casa de Rubiáns (Rubianes) fue una concesión del rey Carlos I en 1535 a favor de García de Caamaño; es uno de los más antiguos de Galicia y tiene asociado, desde 1761, dignidad de Grandeza de España; todavía se conserva la finca con el pazo original que mandó construir en 1441 a tres kilómetros de Vilagarcía. Por último, el marquesado de Guimarey se lo concedió en 1716 Felipe V a fray Pedro Mosquera Pimentel de Sotomayor.

Jacobo Ozores Mosquera fue el VIII Marqués de Guimarey y de Aranda, XIV Señor de la Casa de Rubiáns, grande de España, nace en Santiago de Compostela el 18 octubre de 1830 y bautizado en Santa María do Camiño. Casado con Corina Ramírez Saavedra y Cueto natural de Villanueva de la Sagra, e hija del Duque de Rivas, Ángel de Saavedra, autor de la obra Don Álvaro o la fuerza del sino. El matrimonio tuvo cinco hijos: Gonzalo, Lucía, Álvaro, María Aurora y Teresa María del Perpetuo Socorro Ozores Saavedra. Jacobo Ozores estaba considerado ‘un perfecto caballero’, de fina educación y altas responsabilidades. Perteneció al partido conservador y fue senador vitalicio y gentilhombre de la cámara de S.M. con ejercicio y servidumbre. La familia Mosquera estaba muy relacionada con la Compañía de Jesús en Pontevedra y la construcción de la iglesia de San Bartolomé en el emplazamiento que conocemos en la actualidad.

Jacobo Ozores falleció en Madrid el 20 noviembre de 1901, su mujer Corina en la capital del reino en 1933. A su muerte todavía poseía la espléndida finca en Rubiáns que hoy es un jardín botánico con el sello de Jardín de Excelencia internacional de la Camelia. La marquesa viuda de Aranda, Dolores Urcola y de Zuluaga, falleció en 2007 a los 105 años de edad y está enterrada junto a su esposo, el marqués Alfonso Ozores de Savedra, en la capilla del Pazo de Rubiáns. Paloma Rey Fernández-Latorre es la actual Señora de Rubiáns y marquesa de Aranda.
 

El pazo de los marqueses de Aranda
Comentarios