Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

Pontevedra y la firma de 'La Paz del Lérez'

Aunque la mitología atribuye la fundación de la villa a Teucro, lo cierto es que en la Edad Media deja de ser un lugar y se convierte en ciudad años después de firmar 'La Paz del Lérez' ►"Pero hemos recordado los días de nuestra grandeza marítima y no podemos olvidarnos de aquel hermoso monumento, que la piedad de los hijos del mar levantó en la risueña ciudad que baña el Lérez abundoso", así se refería a nuestra ciudad Manuel Murguía

El río Lérez por Guisasolaen 1880. LA ILUSTRACIÓN GALLEGA Y ASTURIANA
El río Lérez por Guisasolaen 1880. LA ILUSTRACIÓN GALLEGA Y ASTURIANA

Lérez representó un lugar geográfico por el que pasaba un río; el nombre se usaba para referirse a la zona antes de que existiera la propia ciudad de Pontevedra. Se le llamaba Leiriz, Leiris, Lores o, según Vicetto con el antiguo nombre griego de Leron (Laeron?). El río fue una vía de comunicación estratégica desde la construcción del primer puente de Pontevedra atribuido a los romanos, del que se tiene constancia documental. Existen algunos testimonios de qué tipo de frontera natural suponía el río: "Viéndolos en esta orden los de la villa, dijeron á su capitán que se acogiese dentro de ella,-y así lo hicieron, y dejáronlo pasar, y él (Pedro Alvarez), por la mar bajándola marea, pasó el río de Lerez, caminando de prisa hacia Santiago". El primer puente romano que cruzaba el río Lérez estaría posiblemente impracticable.

Según un privilegio concedido en 955 por el rey D. Ordoño II, durante la primera invasión árabe, Pontevedra fue refugio de los obispos de Galicia y de muchos nobles del reino, y sabemos que Almanzor en una de sus incursiones pasó de largo por Pontevedra vadeando el río Lérez. Destaca Celso García de la Riega que: "la tradición cuenta que la pleamar y el puente llegaban al interior de la ciudad".

El siglo XII en Galicia se caracterizó por alianzas de estado que se forjaron con el telón de fondo de la ocupación musulmana en la Península, que duró ochocientos años y fue motivo por el que los Borgoña (franceses) se establecieran mediante matrimonios en León, Galicia y Portugal, promoviendo el Camino de Santiago como una barrera natural previa al país galo por el miedo francés a la cercanía musulmana. Por este motivo, Doña Urraca, condesa de Galicia, contrajo matrimonio con Raimundo de Borgoña y su hermana Teresa, condesa de Portugal, con su hermano Enrique de Borgoña. Por si fuera poco, se produjeron encarnizadas batallas familiares por hacerse con el poder de los territorios regentados por las dos hermanas y sus descendientes.

Pontevedra en la Edad Media fue territorio en ocupado en varias ocasiones por los portugueses; por ello se firmó la conocida como "La paz del Lérez" en el puente de O Burgo entre Alfonso I (Alfonso Enríquez), rey de Portugal y el castellano Fernando II de León. Pero el problema no se resolvería definitivamente hasta poco después de que se le concediera el tratamiento de villa a nuestra ciudad.

El rey portugués que firmó la paz fue Alfonso Enríquez, que además fue el primer rey de Portugal, que era hijo de doña Teresa, condesa de Portugal y del francés Enrique de Borgoña. Cuando muere su padre, Enrique de Borgoña, se desencadenó una guerra por desavenencias entre madre e hijo por el control del territorio portugués libre de ocupación musulmana. Aprovechando estas "intrigas palaciegas" Alfonso VII, primo de Alfonso Enríquez, invadió Coimbra. Doña Teresa se alió con su segundo marido el conde de Traba, que tenía aspiraciones a convertirse en señor de Portugal, por tal motivo en 1128 se libró la batalla de San Mamede en la que luchan en bandos opuestos madre e hijo. Hablamos de unas décadas en las que se refuerzan zonas limítrofes con Castilla mediante la fundación de monasterios; por este motivo los problemas de invasión de territorios fronterizos por parte de los dos reinos era continuo.

Para zanjar estas disputas, bajo el reinado de Fernando II de León, se firma la Paz del Lérez "en la Puente Vieja (Ponte do Burgo?)" el 30 (de abril?) de 1165, aunque M. E. del Castillo Fondevila sitúa la firma en Celanova. Con motivo de la firma de la paz se decidió conveniente entregar en matrimonio a doña Urraca Alfonso hija del rey de Portugal, de diecisiete años, al rey español, del que ella era prima segunda, porque se hallaba soltero cumplidos los 28 años. El primer hijo de esta unión nacería seis años más tarde.

A finales de marzo de 1165 el rey de Portugal "estaba posesionado de Tuy" cedió al obispo de dicha villa, entre otras cosas cinco barcos que tenía en Santa María de Vigo "y los marineros que los habian de gobernar". Cuentan las crónicas que la fortificación de Ciudad Rodrigo, obra del maestro gallego Juan de Cabrera, avivó la ira del rey portugués: "Alfonso I de Portugal, atravesó, pues, el Miño y acometió con su ejército á la ciudad de Tuy, tantas veces tomada y vuelta á perder por los portugueses. La catedral, donde la guarnición procuraba resistir, fué asaltada y violada: Pro eclesia Tudensi quam obsedit el violavit. Alfonso I de Portugal no se detuvo en Tuy,-y avanzando con su ejército invasor hacia el norte, sujetó brevemente el distrito de Toroña hasta, las márgenes del rio Lerez", y para asegurar el territorio construyó “a toda prisa” la fortaleza de Cedofeita en Celanova. Tan sólo un año después de la estratégica boda con Urraca Fernando II recupera el territorio ocupado por su suegro que iba desde Tui, Toroño y la actual Pontevedra hasta el Lérez.

En una de las múltiples incursiones y de idas y venidas: "el Rei de Portugal Alfonso Enriquez, penetró con sus huestes por los pueblos de Galicia, la milicia (gallega) que ya entonces estaba organizada"; fueron expulsados por los naturales. El rey de Portugal fue perseguido hasta Extremadura y derrotado en Badajoz y fue "entregado como prisionero al Rei D. Fernando, quien le trató con la consideracion i respeto debido a su rango, dandole libertad despues de haberle curado de sus heridas". Nuestros territorios fueron reconquistada por el rey de León en 1169 y convino para Pontevedra en Ciudad Rodrigo, que aún no lo era como tal, que "se concedieran fueros y el título de Villa" al burgo de Ponte Veteri.

A partir de este momento los señores feudales dejaron de habitar sus castillos y se establecieron dentro de las murallas de la ciudad de Pontevedra para obtener provecho de los privilegios otorgados "i formar parte de estos nuevos cuerpos políticos". Esto dio lugar a una nueva organización civil y militar en la ciudad. Pontevedra tardaría más de seiscientos años en conseguir la capitalidad de la provincia que se hizo efectiva en 1835.

Pontevedra y la firma de 'La Paz del Lérez'
Comentarios