Martes. 21.05.2019 |
El tiempo
Martes. 21.05.2019
El tiempo

Lores, media vida dedicada al Concello

Cesáreo Mosquera y Miguel Anxo Fernández Lores, en una imagen de archivo
Cesáreo Mosquera y Miguel Anxo Fernández Lores, en una imagen de archivo

MIGUEL ANXO Fernández Lores lleva 32 años formando parte de la Corporación Municipal de Pontevedra, los veinte últimos como alcalde, pero hasta 1999 tuvo que compaginar su puesto de concejal con su profesión de médico. En 1987, seguramente sin saberlo, Lores estaba poniendo la primera piedra de la transformación que se iba a poner en marcha con la llegada del Siglo XXI.

Por aquel entonces, Lores era el único concejal de la formación nacionalista, y José Rivas Fontán ganaba las elecciones y era reelegido alcalde con Independientes de Galicia tras abandonar la coalición que formaban AP-PDP y UL.

Desde ese año 87 el Bloque fue ganando apoyos y simpatías y su representación en el Concello se cuadruplicó cuatro años después y en 1995 pasaba a ser la segunda fuerza política, arrebatando la Alcaldía en 1999 a Juan Luis Pedrosa (PP) gracias al apoyo del PSOE, que por aquel entonces lideraba Roberto Taboada.

Ahora Lores vuelve a presentarse, dicen que por última vez, y si se cumplen los sondeos volverá a ganar las elecciones y podrá acabar de diseñar el futuro de Pontevedra

Lores supo aprovechar la oportunidad que se le presentaba y con un discurso cercano empatizó rápidamente con sus convecinos y, de la mano de Cesáreo Mosquera, Raimundo González, Luis Bará y Carme da Silva, empezó a diseñar el modelo urbano de Pontevedra. Aunque en un primer momento se encontraron con cierta oposición de algunos comerciantes y vecinos, consiguieron sobreponerse a las críticas haciendo pedagogía, explicando una y otra vez que era necesario recuperar la ciudad para las personas y, hoy por hoy, las medidas, entonces pioneras, pusieron a la Boa Vila en el mapa internacional.

Pese a todo, en 2007 Lores se daba de bruces con el voto de los descontentos y Telmo Martín (PP) a punto estuvo de desbancarlo de la Alcaldía, pero al popular le faltaron un puñado de votos para tener mayoría absoluta.

De aquel resultado tomaron buena nota Lores y su equipo. Se moderó el discurso, se corrigieron los errores y doce años después ya nadie cuestiona su liderazgo. Su modelo de ciudad, lombos incluidos, su apuesta por el compostaje y por los eventos deportivos han conseguido que Pontevedra sea conocida en todo el mundo.

Ahora Lores vuelve a presentarse, dicen que por última vez, y si se cumplen los sondeos volverá a ganar las elecciones y podrá acabar de diseñar el futuro de Pontevedra.

Todo apunta a que en el próximo mandato la persona llamada a tomar el testigo tendrá un mayor protagonismo, aunque en el Bloque nadie quiere hablar del relevo, como si Lores, Raimundo o Mosquera fueran eternos.

El que ya no estará en esa carrera es Luís Bará, que deja la Corporación Municipal a la que llegó en 1995 para centrarse en su actividad en el Parlamento de Galicia.

Lores, media vida dedicada al Concello
Comentarios