lunes. 13.07.2020 |
El tiempo
lunes. 13.07.2020
El tiempo

Se busca [email protected]

En las Mareas ya han comenzado los codazos, zancadillas y vetos

ORGANIZACIÓN CON fuerte implantación en Galicia precisa incorporar a persona mayor de 30 años, preferentemente. Con ganas de patear el país y capaz de tomar decisiones anteponiendo el interés general al de la formación.

Se valorará experiencia, aunque no es necesaria, en gestión empresarial, liderazgo de equipos y estudios universitarios, además de simpatizar con los movimientos surgidos del 15M y con la izquierda nacionalista.

Se ofrece buen sueldo, más de 70.000 euros anuales, aunque una parte deberá entregarse a la organización para su financiación. Alojamiento y manutención en residencia oficial, chófer y guardaespaldas. Horario a convenir, sin días libres, pero con posibilidad de viajar por el territorio nacional y el extranjero, sobre todo, a Latinoamérica.

Los interesados deben ponerse en contacto con En Marea (Anova, AGE, EU, Podemos).

La elección se realizará por votación popular (en un proceso de primarias) y después deberá ganarse la confianza del electorado para acceder al puesto.

No sé cuál va a ser el procedimiento que van a utilizar las Mareas para encontrar al candidato a la Xunta, pero entre los codazos, zancadillas, vetos, etc. que ya están poniendo a determinadas personas, no descarten que recurran a una solución salomónica.

El coordinador de Marea en Pontevedra, Xan Hermida, dejaba hace unos días la puerta abierta a que las formaciones que conforman el movimiento popular puedan llegar a concurrir finalmente a las autonómicas con dos candidatos, aunque ese no sería el escenario ideal para una confluencia que no descarta formar parte de un gobierno bipartito tras las elecciones de otoño.

Una vez que se conocen los candidatos del PP, Alberto Núñez Feijóo; PSdeG-PSOE, Xocas Leiceaga, y BNG, Ana Pontón, todas las miradas están puestas en una Marea que quiere dar el ‘sorpasso’ en Galicia una vez digerido el mal resultado del 26J.

Lo que sí parece claro es que la izquierda nacionalista va a cambiar el discurso, lo va a endurecer, y saldrá a la calle con una nueva estrategia para intentar impedir que Feijóo reedite su mayoría y siga al frente del Gobierno gallego.

Me olvido a propósito de Ciudadanos porque no está en condiciones de presentar batalla. Bien hará Albert Rivera en intentar poner orden en su partido si quiere tener alguna opción de entrar en el Parlamento de Galicia.

Y ya que hablamos de elecciones, una recomendación, ‘El Arte de la Guerra’, de Sun Tzu, un tratado sobre tácticas y estrategias militares que pueden aplicarse también en la política, la empresa o la superación personal.

Verse el ombligo

En el BNG siguen sin digerir el resultado de las elecciones generales y tampoco el cambio de tendencia de un electorado que quiere otro tipo de nacionalismo, no sé si mejor o peor, pero si el Bloque no quiere acabar en los libros de historia no puede seguir retrasando esa refundación y mucho menos echar la culpa a los demás. Desde mi punto de vista, es hora de que los históricos dirigentes, como Xosé Luis Rivas, ‘Mini’, den un paso atrás y dejen paso a los jóvenes que creen que Galicia se merece un nacionalismo abierto o democrático como decía hace unos días Camilo Nogueira y, desde luego, que no sea excluyente. Ahí tendrían mucho que decir Carlos Aymerich o Carme Adán, pero lamentablemente ninguno de los dos forman parte ya de una formación entregada a la UPG y que al paso que van puede acabar fuera del Parlamento para satisfacción de las Mareas.

Comentarios