miércoles. 26.02.2020 |
El tiempo
miércoles. 26.02.2020
El tiempo

Asar el pollo

Imagen del último pleno municipal celebrado esta semana en el Concello de Pontevedra. GONZALO GARCÍA
Imagen del último pleno municipal celebrado esta semana en el Concello de Pontevedra. GONZALO GARCÍA

LUNES

Algunos plenos municipales deberían celebrarse a las cinco de la tarde, como en aquel poema de Lorca, La Cogida y la muerte. El de hoy se presentaba divertido sobre el papel, pero a las dos mociones ya estaban los presentes deseando que algún morlaco encelado derribase al picador o corneara al secretario municipal. Es un decir, no le deseo mal alguno al sufrido funcionario que, entre otras cosas, pasará a la historia por ser la persona que más veces le ha dado las gracias al alcalde Lores por esas cosas del protocolo plenario. Se esperaba con cierta expectación la moción del Partido Popular para reclamar el apoyo consistorial a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado presentes en Catalunya durante las protestas de la semana pasada pero la faena salió desaliñada, sin demasiada sustancia y carente de arte. Se limitaron todos a dar pases intrascendentes, como Jesulín de Ubrique en sus peores tiempos, y al final de un rifirrafe predecible quedó la cosa como estaba: "¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!".

Se limitaron todos a dar pases intrascendentes, como Jesulín

MARTES

En las noticias hablan de un tipo despreciable, un malnacido al que la policía ha echado el guante tras descubrirse que maltrataba vilmente a sus perros. A mí madre se le escapa un quejido al verlos en pantalla y no puede evitar un desolado ‘pobriños’. Entonces recuerdo una escena de mi infancia, una de esas que se me grabaron a fuego en el bar de mi abuelo. En la televisión emitían un anuncio de UNICEF o similares en el que se constataban los devastadores efectos del hambre en los niños de algún país africano. "Animaliños", exclamó el viejo Claudio al verlos. Su comentario podría parecernos hoy una salvajada pero lo cierto es que estaba lleno de humanidad: toda la que les sigue faltando a quienes, todavía hoy, siguen considerando a los animales como seres inferiores sobre los que ejercer un derecho innato a la violencia.

MIÉRCOLES

Decía mi admirado David Trueba en una reciente entrevista que los políticos deben entender que su primera obligación es intentar que no nos matemos entre nosotros. Pues bien, a Irene Montero y algunos de sus compañeros en la cúpula de Podemos no se le ocurrió nada mejor que denunciar a una arrendataria, con nombres y apellidos, en la redes sociales: la versión moderna del linchamiento medieval. La acusan de subir el alquiler a una familia, algo que la propietaria del inmueble hizo conforme a la ley, sin entrar en más valoraciones. Yo soy de los que opino que un país puede soportar a los políticos más mediocres, lo que ya no tengo demasiado claro es que se pueda permitir a tantos y tan peligrosos.

JUEVES

Lejos de reabrir heridas, la exhumación de Franco ha demostrado que España es un país vertebrado por el humor, las ganas de cachondeo y una capacidad magnífica para sacar punta a cualquier acontecimiento. No nos lo pasábamos tan bien en el bar que es Twitter desde que Dani Rovira presentó aquella gala de los Goya pero la perla de la jornada la termino dejando mi abuela Saladina que, muy serena, me llamó por teléfono para que fuese a buscar comida: había asado un pollo.

VIERNES

"Ahora solo falta que le exhumen seis Copas de Europa y unas cuantas Ligas al Madrid", me dice mi amigo Jaume por WhatsApp... ¿Ven lo que les decía? Las risas son las verdaderas costuras de este país deshilachado a mordiscos.

SÁBADO

Ha cerrado A Taberna do Jazz, uno de esos lugares que nos ofrecían amparo a los poetas cuando más lo necesitamos. Siempre es una mala noticia el cierre de un bar porque con él se nos van no pocos recuerdos y algunas fundadas esperanzas para el futuro más cercano. Luis, el propietario, apostó fuerte por un local en el que se entremezclaban la cerveza y la cultura, una combinación que parece más perfecta de lo que a menudo resulta. Echaremos de menos tu calor, amigo.

Asar el pollo