Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

Sostiene Lisboa

Descubrir la capital portuguesa se convierte en una experiencia inolvidable e irrepetible

El turístico tranvía 28 a su paso por la plaza Camões. ALBERTO CAEIRO
El turístico tranvía 28 a su paso por la plaza Camões. ALBERTO CAEIRO

SOSTIENE LISBOA que conocerla en un día de verano es una de las experiencias más maravillosas que puede deparar un viaje. Acercarse a Lisboa durante unos días de verano con "un azul nunca visto, sostiene Lisboa, de una nitidez que casi hería los ojos", es un ejercicio ciertamente inolvidable, a la vez que ya irrepetible. Las primeras veces ofrecen esa torrentera de sensaciones que nunca se podrán volver a dar. Miradas limpias sobre unas calles y unos tejados que, como la frase extraída del libro de Antonio Tabucchi, Sostiene Pereira, se quedan ya prendidas en la mente y en el alma de los que se acercan a donde desemboca un espectacular Tajo, a donde Fernando Pessoa caminó en permanente estado de alerta, a donde Saramago se hizo eternidad bajo un olivo, y en donde una ciudad hace diariamente complicados equilibrios para no disolver su tradición y encanto entre las hordas de un turismo invasivo hasta la extenuación.

Sostiene Lisboa que su Plaza del Comercio es una de las más bellas de Europa, que sus atardeceres en el Cais das columnas son estremecedores, que sus helados Santini saben como ningún otro, que sus pasteles de Belém son incomparables, que escuchar un fado en la Alfama deja la piel erizada durante varias semanas, que el claustro de los Jéronimos es asombroso, que tocar el sepulcro de Camões hace temblar el cuerpo, que sólo sentarse en el Museo de Arte Antigua ante el cuadro Las tentaciones de San Antonio de El Bosco ya justifica todo un viaje, que pasear por el Chiado treinta años después del incendio que arrasó el corazón de la ciudad sería algo que uno haría a diario... y así podríamos continuar en un listado de emociones que se prolongaría de manera asombrosa, pese a una estancia de tan sólo siete días.

La ciudad hace equilibrios para no disolver su encanto

Pocos para calibrar realmente a una ciudad que se ha convertido en un destino turístico de primer orden, algo que está modificando la propia vida de los lisboetas en muchos sentidos y que asisten a cómo su ciudad se ve diariamente invadida de extranjeros que realmente desafían, desafiamos, su bendita cotidianeidad. Cada vez parece más complicado encontrar un lugar en el que disfrutar de una comida tradicional portuguesa, caminar tranquilamente por unas calles atestadas de las más diversas nacionalidades o sortear las toneladas de basura que producimos, en definitiva, que Lisboa, resplandeciente siempre, asiste a un debate sobre sí misma y su futuro urbano.

Caminando por ella o descansando por las noches en la habitación de un hotel, amparado por ese otro monumento que es el Libro del Desasosiego, uno no deja de pensar en cómo Pessoa interpretaría esta nueva realidad que se vive en sus calles y locales. Él, que observó como nadie lo que sucedía a su alrededor, que miraba a sus paisanos como un entomólogo mientras se dirigía a su trabajo para explicar su propia relación con el entorno y con la vida, dudo si resistiría demasiado lo que hoy sucede en la ciudad. Pese a ello, Lisboa sigue presentando un tono especial respecto al resto de urbes del mundo, un latido que uno ha ido intentado explorar para estar en alerta a través de textos tan brillantes como los de Tabucchi, Pessoa, Saramago, Antonio Muñoz Molina y Miguel Barrero o en el más que práctico libro escrito por dos españoles que se han hecho fuertes y más inteligentes viviendo en ella, como son los periodistas Rosa Cullell y Javier Martín que, en Lisboa, a tua e a minha han explorado aquellos rincones de la ciudad que les cautivan a uno y a otro. Y que si gusta su lectura antes de la ida, todavía gusta más a la vuelta, pese a constatar, tras ella, que todavía queda mucho por descubrir en Lisboa.

Palabras, las de antes y las de ahora, que palidecen al enfrentarse a la propia Lisboa. A sus calles y a sus gentes. A sus olores y sabores, a sus vistas y sensaciones. En definitiva, a la vida que sostiene Lisboa.

Sostiene Lisboa
Comentarios