miércoles. 18.05.2022 |
El tiempo
miércoles. 18.05.2022
El tiempo

Mi profe @feracorrupia

LOS QUE hacemos las cosas de forma impulsiva tendemos a provocar la insensatez. A usted también le ocurre a veces, supongo. Pero a veces la vida nos sorprende gratamente. A mí me ocurrió. Hace unas semanas vi en Twitter que una usuaria, @feracorrupia, se ofrecía como profesora de gallego. Pues así, impulsivamente, contacté con ella. No sé por qué. Hace años que tengo esa deuda conmigo, la de escribir en gallego tan mal como en castellano o peor, pero con cierta corrección. Y eso me cuesta un esfuerzo, pues como usted sabe soy paleofalante literal. Hablo gallego desde el Paleolítico y por esa misma razón no aprendí nunca a escribirlo. Por eso y porque aprender me cuesta horrores. A lo largo de toda mi vida he aprendido malamente cuatro cosas y una, que es caminar en cuclillas, no sirve para nada.

Bien, contacté con @feracorrupia y acordamos que sería mi profe. Hasta aquí la historia no es gran cosa, pero luego mejora, se lo juro por las vidas de mis cuñados, ya lo verá. Como ella vive en Vigo, acordamos que las clases serían por videoconferencia. El primer día se me presentó en la pantalla @feracorrupia, una joven que podría ser mi nieta y que tiene el pelo color rojo fuego. Ahora la juventud lleva el cabello de colores. Yo en mis tiempos llevé durante una época una cresta absurda que me convirtió en el hazmerreír de toda Pontevedra entre otras cosas porque me estaba quedando calvo a velocidad de crucero y las crestas son incompatibles con la calvicie, como sabe todo el mundo menos yo cuando era un muchacho. Los pelos de colores, no obstante, quedan bien incluso a los calvos. Un día aparezco con la barba azul y lo petamos.

Branca Trigo, que luego supe que @feracorrupia no es su verdadero nombre, me dijo que es neofalante y aquí el relato va adquiriendo cierta dimensión, pues la juventud neofalante no solo muestra un compromiso con nuestra cultura, sino que lo hace nadando siempre corriente arriba. Son la gran esperanza de nuestra lengua y de nuestro país. Así que empezó a enseñarme. Yo le voy mandando páginas de un relato que estoy escribiendo en gallego y cada semana las repasamos y me señala los errores, que son muchos, ay, y me enseña a corregirlos.

'Coñecemento do medo' de Branca Trigo. YOUTUBEPero es que además resulta que es poeta. Acaba de publicar un libro que se llama Coñecemento do medo. Creo que son poemas de terror. Y también está arrancando una editorial, Malafera, con Alfredo Vázquez, que también es autor. Han publicado unos cuantos fanzines y están trabajando para ir haciéndose un catálogo de poesía. Más o menos es lo que me contó, o lo que entendí entre lo que me contó y una visita a su web. Pues así es mi nueva profe de gallego.

Es buena profesora. Muy buena. Sin duda la mejor que haya tenido en mi vida y quizá la mejor del mundo desde que existe la enseñanza. Me ayuda con los errores habituales de quienes hablamos gallego desde siempre y jamás nos hemos sujeto a la normativa actual ni a todas las anteriores: pronombres, tildes, castelanismos, vocabulario y todo lo demás. Cuando una frase, aunque me la dé por buena, no nos suena bien a alguno de los dos, me ofrece alternativas, lo que me viene bien no solo para aprender a escribir un gallego correcto, lo mismo para mejorar mi castellano, que tampoco es gran cosa.

Branca Trigo también es música. Toca una especie de flauta o algo así en Sondeseu, un exitoso y multitudinario grupo que interpreta temas que parecen salidos del centro de la tierra gallega. Pues Galiza es mucho como mi profe, al menos tal como yo entiendo a nuestro país. O sea, que me considero un ser afortunado, como si me hubiera tocado la lotería. Yo solo buscaba a alguien que me enseñara el gallego escrito, y acabé dando con una artista total, el tipo de persona que siempre me ha maravillado. Yo no sé si es cosa de Dios o de Satán, pero tanta suerte no puede ser normal.

El futuro de Galiza pasa por las Brancas Trigo de todo el país

El futuro de Galiza pasa por las Brancas Trigo de todo el país. Gente que se incorpora a nuestra lengua y acaba enseñándosela a un señor mayor; que crea contenidos culturales y los edita, que apuesta decididamente por el país. Que yo qué sé, no estoy hablando de ideologías. Imagino que mi profe no vota a Vox, claro, pero no hablamos de política. A veces nos paramos cinco minutos para hablar de lo que escribe cada uno y seguimos con la clase. Me da igual. Todas y todos los gallegos, sin exclusión, deberíamos apostar de forma tan decidida por lo nuestro, y no hablo solamente de cultura. Que usted hace mermeladas, pues hágalas con amor a Galiza, con producto y personal gallego; que pone ladrillos, lo mismo. Póngalos en gallego, si es que tal cosa es posible, que no lo sé. No sé de lo mío, voy a saber de lo de usted.

Es alentador, y lo digo con emoción navideña, que haya gente tan joven haciendo tanto por tantas personas. Y yo, agradecido a mi carácter impulsivo, que en esta ocasión resultó ser pura sensatez.

Mi profe @feracorrupia
Comentarios