lunes. 27.09.2021 |
El tiempo
lunes. 27.09.2021
El tiempo

El gallego Don Pelayo

HOY LO vamos a poner muy fácil. Vamos a ir a la línea de flotación del glorioso origen de España, la gran nación que surgió de la tierra reconquistada a los musulmanes: Don Pelayo, primer rey asturiano y por tanto, un españolazo de los pies a la cabeza, fundador de un linaje real del reino de Asturias, héroe de la batalla de Covadonga y de la Reconquista. Y no vamos a acudir usted y yo a la búsqueda de antiguas crónicas que hablan de Don Pelayo y que lo sitúan en lugares tan dispersos y alejados de Asturias como Porto, Tui, Camiña, Braga o la ría de Pontevedra. En lo que respecta a su origen ya han hecho el trabajo por nosotros. ¿Quién o quiénes?: pues quien o quienes hayan redactado y editado la entrada en Wikipedia referida a Don Pelayo.

La trampa de la historia oficial española es tan burda que se cae en pedazos en cuestión de seis o siete frases. Vamos allá. Las referencias que se citan como testimonios irrefutables, de absoluta fiabilidad, son tres, escritas en tiempos muy cercanos a los de Don Pelayo, el primer rey de las Españas. Una de ellas es la crónica de Al Maqqari, un autor árabe, tal como está usted imaginando ahora mismo tras leer su nombre: Así lo reproduce la Wikipedia en el cuerpo del texto: «Un infiel llamado Pelayo, natural de Asturias», y en este punto la frase que se está reproduciendo pega un frenazo y se detiene en seco. Pues esto es lo que realmente dice Al Maqqari: "Cuentan algunos historiadores que el primero que reunió a los fugitivos cristianos de España, después de haberse apoderado de ella los árabes, fue un infiel llamado Pelayo, natural de Asturias en Galicia". ¿Cómo lo sabemos? Pues porque en la misma página de la Wikipedia, donde vienen las notas reproducen la frase completa. Arriba no, para qué decir que Asturias estaba en Galicia.

Otra de las grandes pruebas que presentan de que Pelayo era asturiano, aunque ni se atreven a citarla en el artículo es del historiador también árabe, nuestro colega Ibn Haldún. Pues vuelve usted a las notas y lee esto: "Estos reyes son de una familia de Galaecia" Pásmese usted. Éste ni cita a Asturias.

Luego hay otra crónica, la tercera pata del banco, el tercer pilar que utilizan los de fuera para convencernos de la estirpe real asturiana: la Crónica Albeldense. Se trata de un batiburrillo de datos históricos que en muchos casos no guardan relación entre sí pero que se detiene un rato en la historia de la Galicia de su tiempo, entre la que lógicamente incluye a Asturias como parte integrante de la misma, como Iria, o Ourense. El texto está escrito en un latín asqueroso, dicen los que saben latín y la única traducción a la que he tenido acceso es todavía peor, pero se puede leer en la entrada 9 del capítulo 15, precisamente referida a Don Pelayo, que hubo una batalla en Galicia, "dentro de la provincia de Asturias". Y un poco más adelante vuelve a hablar de Asturias como la frontera entre Galicia y a los que llama sarracenos, que habían conquistado Xixón.

Asturias había sido gallega durante la dominación romana, como tal consta en el Parroquial suevo, en tiempos de dominio visigodo y las épocas siguientes. ¿En qué momento el Reino de Galicia pasó a formar parte de un reino asturiano? ¿Es que los asturianos se independizaron de Galicia y luego la conquistaron? Esto nunca nadie se lo pregunta, como nadie se atreve a afirmar lo que dicen las fuentes que ellos mismos citan: que en realidad la reconquista empezó en Galicia y lo primero que se reconquistó fue el territorio asturiano ocupado por moros, y que obviamente alguna batalla debió darse en tierras de la Asturias gallega porque era allí donde estaba el enemigo ocupando territorio del reino de Galicia.

Cuesta horrores admitir que el primer rey considerado español era gallego. Imagínese usted la que se liaría si tenemos que cambiar la historia oficial alimentada durante siglos con una dieta a base de milongas. Don Pelayo, en caso de ser un rey lo era del reino de Galicia, Asturias comprendida; no era más ni menos rey de Asturias que de O Morrazo, A Mariña o todo el norte de Portugal.

Hay una doble dirección entre la historiografía española y la gallega. Allí ocultan el papel que la antigua Galicia desempeñó en momentos clave de la Historia. Y aquí tenemos a una corriente de historiadores que no consideran necesario remover estas cosas, no vaya a ser que si decimos de dónde era Don Pelayo nos empiecen a ver como españoles, algo que a mí como buen secesionista me trae sin cuidado. La llamada Reconquista empezó en tierras gallegas, no pasa nada por decirlo, que no nos va a comer un monstruo cibernético. Yo por eso, más que partidario de que la actual Galiza se independice de España, soy más de conceder que España se independice de nosotros. Es lo justo.

El gallego Don Pelayo
Comentarios
ç