Sábado. 15.12.2018 |
El tiempo
Sábado. 15.12.2018
El tiempo

Goya e Iris

Frecuentemente nos preguntamos cuál es la diferencia entre la gala de entrega de los Goya y la de los Iris , pues es un tema que mantiene a la sociedad en vilo. Yo lo sé. Hay muchas: la primera, que todo el mundo sabe qué son los Goya; la segunda gran diferencia está en el presupuesto. Los Goya se hacen con 900.000 euros y los Iris con nada de nada. Eso condiciona algunas cosas. En los Goya participa todo el mundo. Vienen Antonio Banderas y Penélope Cruz . A los Iris no. Los Goya se retransmiten en La Primera; los Iris en La 2.

Este año, por ejemplo, y dado que se celebraba el aniversario de Canal +, a los guionistas se nos ocurrió que sería buena idea recuperar a los guiñoles. Teníamos grandes planes, como llevarlos a hacer un sketch en directo. Tras mucho negociar, desde la Academia nos dijeron que no había acuerdo, pero que si lo que queríamos era un muñeco podían conseguir a la cerdita Peppa Pig . Inmediatamente el director Ángel Peláez y un servidor entramos desesperados en Google para averiguar quién carajo sería esa cerdita, que resultó ser un enorme muñeco que representa, como estarán imaginando, a una cerda gigante.

En los Goya se exige a todos los que van a entregar un premio que acudan a los ensayos. A los ensayos de los Iris de este año acudieron, que yo sepa, María Casado , Pablo Carbonell con su hija Mafalda y Usun Yoon . En los Goya todas las productoras se matan por tener un hueco y se vuelven locas para que se incluyan imágenes de sus películas. En los Iris no, porque los de Mediaset están enfadados con los de la Academia y no nos dejan utilizar imágenes de Telecinco ni de Cuatro. Tampoco presentan candidaturas, así que la propia Academia, por disimular, les da cuatro o cinco candidaturas y les otorga un premio que recoge cualquiera que anda por ahí. Eso genera cierta complicación, la de escribir y dirigir una gala de televisión sin contar con imágenes, presentadores ni actores de dos de las grandes cadenas, que tienen la mitad de la audiencia.

En la gala de los Goya hay grandes espectáculos musicales. A nosotros lo más que nos dejaron meter fue a la orquesta de RTVE interpretando el himno de la Academia, que ustedes recordarán por no haberlo escuchado jamás. También conseguimos que Carbonell y su hija cantaran una canción, sin más acompañamiento que una guitarra y, claro, la cerdita Peppa Pig, que era nuestro recurso para todo. “¿Para qué queréis a un grupo de moda teniendo a Peppa Pig?”. Con todo, lo de los Carbonell fue lo mejor de la noche. También habíamos pensado en meter a un mago, que habría de ser Pedro Volta . Iba a hacer desaparecer a una persona dentro de una caja atropellada por un camión, pero nos dijeron que estábamos locos, que alquilar un camión bien podría costar cien o doscientos euros y que nos conformáramos con Pepa Pigg. Luego supimos que Peppa le salía gratis a la Academia porque la empresa que representa sus derechos corría con los gastos de la cerdita.

En los Goya trabaja durante meses un equipo muy completo en el que hay guionistas, realizadores, técnicos de todo tipo, escenógrafos, productores, coreógrafos y de todo. Nosotros somos menos: Peláez y otros tres. Y lo hacemos todo en muy poco tiempo, entre otras cosas porque hasta pocos días antes no sabemos quién va a entregar los premios. El pasado martes, una hora antes de enviar el guión nos llamaron para decirnos que Toni Cantó quería entregar un premio y había que escribirle su diálogo. Le hicimos una cosa en la que le poníamos que todos los políticos son grandes actores, empezando por él mismo y no debió parecerle bien porque se lo saltó.

El guiño a Pontevedra salió sólo a medias. En el guión habíamos metido al alcalde Lores, a Jacobo Moreira , a Belén López , a Jabois , a Manel Loureiro , a Eugenio Giráldez , a Agustín Fernández , a Xabier Fortes , pero el actor que representaba el papel, Juan Muñoz , decidió parar a la altura de Belén López y ponerse a contar un chiste mientras Peppa Pig lo echaba del escenario, porque en la gala de los Iris, a diferencia de la de los Goya, hay un gran margen para la improvisación.

A pesar de todo, la gala tuvo una audiencia de 400.000 espectadores, exactamente 400.000 más de los que esperábamos, elevando en un 50% la audiencia media de la cadena, y conseguimos ser Trending Topic durante más de dos horas, lo que no está nada mal. Según nos dicen.

Hay otra gran diferencia: en la gala de los Goya se respetan los decorados; en la de los Iris hay siempre una delegación pontevedresa que los roba y se los trae a Pontevedra, como se puede ver en la foto. Aquí los conservaremos hasta tener material suficiente para montar un museo. La tradición se inició en 2013 a iniciativa de mi señora y de Juan Tiburcio , que es quien se hace cargo de la planificación y del posterior transporte. Espero que también se haga cargo de restaurar la mano que le rompieron al muñeco diseñado por Forges . Quisimos robar a Peppa Pig, pero el actor que lleva dentro se opuso.

Goya e Iris
Comentarios