Lunes. 24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo

Santas Pascuas

Todos los que hablan tapándose la boca son sospechosos 

LO DE taparse la boca al hablar empezaron a hacerlo los futbolistas cuando las cadenas de televisión contrataban a gente especializada en la lectura de labios para pillar conversaciones inadecuadas o comentarios que revelaran una estrategia, un insulto o lo que fuera. La cosa no tenía mayor importancia. Se buscaba la anécdota, algo diferente que ofrecer al espectador, adornar una crónica o un reportaje con algo que no tuvieran otros medios informativos.

Cuando la costumbre fue adoptada por los políticos adquirió dimensiones calamitosas. Cada vez que ve usted a un político tapándose la boca al hablar, incluso si es por teléfono, puede jurar que tarde o temprano ese político acabará ante un juez. Un político no se tapa la boca para transmitir a alguien su receta de croquetas. En el parlamento, por ejemplo, a donde los diputados precisamente van a hablar ante un micrófono, es habitual verlos así, tapándose la boca en sus escaños mientras hablan con el de al lado o por teléfono.

Imagen para el blog de Rodrigo Cota (13/05/18)El otro día, Fernando Martínez Maíllo, número tres del PP, hablaba en un pasillo del Congreso con José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos. Buscaban las cámaras, pues de otra forma se hubiesen reunido en otro lado. Será por despachos. pues escenificaban una discusión ante toda España hasta que empezaron a taparse la boca para decirse cosas inconfesables. Minutos antes Rivera había acusado a Rajoy de ser blando con los independentistas catalanes y Rajoy había llamado a Rivera aprovechategui, que es una palabra inexistente. Pues sus dos lugartenientes hablaban en público pero tapándose la boca. eso es una estupidez, salvo que estuvieran tramando algo.

Es una costumbre irritante, pues revela que nuestros representantes tienen mucho que ocultar. Debería prohibirse. Todos los que hablan tapándose la boca tendrían que ingresar en prisión provisional como sospechosos de algún delito. A fin de cuentas, hay unos cuantos dirigentes catalanes en prisión por no taparse la boca al hablar, así que sería lo justo. Todos los políticos madrileños o valencianos que se taparon la boca acabaron imputados o presos, lo que demuestra que cuando se tapaban la boca estaban maquinando una estafa o pidiendo una comisión. No puede uno ir por la vida tapándose la boca. Un político honesto no se tapa la boca para que no lo pillen los micros o los lectores de labios.

Vean lo que le pasó a la secretaria de estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro. Olvidó taparse la boca y todos pudimos escucharla diciendo lo que piensa de los pensionistas: "dan ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles os jodéis". Luego, para arreglarlo, se fue a una emisora de radio y pidió el perdón más original que se ha escuchado jamás: "Lo mejor que puedo hacer no es explicar, porque no tiene sentido, sino pedir disculpas y santas pascuas". Pues santas pascuas, querida mía. Eso también debió decirlo muy bajito y tapándose la boca para que no la pillara el micro. Pues no, lo dijo a viva voz. Y eso que es una experta en comunicación, la mejor de España, que si no lo llega a ser hubiera pedido perdón rociando con gasolina a media docena de pensionistas y prendiéndoles fuego mientras les hacía un corte de mangas de cojones y gritaba: "¡os jodéis y santas pascuas!". 

También Montoro pudo taparse la boca durante dos días seguidos, uno en el senado y otro en el Congreso, cuando respondía a los portavoces que denunciaban la manipulación de RTVE: "a lo mejor no le gusta un informativo, pero puede cambiar de cadena. Tenemos libertad en España". En una de las ocasiones lo decía, además, ante la pregunta de un portavoz que hablaba de que la cadena pública había censurado el vídeo en el que la secretaria de estado se burlaba de los pensionistas. Claro, como si RTVE no la mantuviéramos usted y yo con el dinero que recauda Montoro. pues el tío se pone en plan cachondo y nos pide a todos que no veamos la televisión pública si no nos gusta lo bien que censura en sus informativos, sin caer en la cuenta de que por algo será que los informativos de TVE pierden audiencia a raudales, porque millones de personas hacen eso, cambiar de cadena para no verlos. así andan los pobres periodistas vistiendo de luto los viernes para pedir que los dejen trabajar en paz y denunciando cada día la manipulación informativa a la que son sometidos. Eso al ministro le da igual. total, si no le gusta puede cambiar de cadena porque hay libertad en España. Mucha libertad no habrá cuando los profesionales no son libres de informar de manera independiente y objetiva y tienen que acudir a sus cuentas de Twitter para quejarse de que les obligan a hacer su trabajo con la boca tapada.

En fin, que el que tiene que taparse la boca no lo hace y al que no quiere tapársela se la tapan. Una secretaria de estado o un ministro pueden hacer chistes sobre la dignidad de los pensionistas o de los periodistas de RTVE y tenemos que reírles la gracia, pero si usted se ríe de Carrero Blanco volando por Madrid o hace una rima entre Borbones y tiburones, acaba delante un juez. Y santas pascuas.

Santas Pascuas
Comentarios