Imprimir

La experiencia de Fede Bahón al frente de la academia del Espanyol en Xian

Xurxo G.G. | 26 de marzo de 2020

Fede Bahón, en el centro señalando, en Xian junto a Miguel Ángel Segura, la traductora y los técnicos. CEDIDA
Fede Bahón, en el centro señalando, en Xian junto a Miguel Ángel Segura, la traductora y los técnicos. CEDIDA
Fede Bahón, director deportivo de la Academia del Espanyol en Xian, tuvo que regresar a España en enero por el Covid-19 ►Ahora forma a los entrenadores chinos desde casa, a la espera de regresar al país asiático dentro de unas semanas

Cuando en octubre de 2019 se embarcó en el proyecto del Real Club Deportivo Espanyol en China, Fede Bahón no esperaba, ni de lejos, estar tan pronto de nuevo en España. El que fue uno de los grandes capitanes del Pontevedra Club de Fútbol en este siglo inició a finales del pasado año una nueva etapa como director deportivo de la academia que el club periquito tiene en Xian, pero la pandemia del coronavirus le obligó a abandonar el país a finales de enero, pocos días antes de que se prohibiese la movilidad.

Ahora, sigue trabajando con los entrenadores del país oriental a distancia, a la espera de poder regresar dentro de unas semanas a un país que parece haber superado ya la crisis por la enfermedad.

De este modo, el último día de octubre y tras despedirse de su familia, Bahón se embarcó destino Xian junto a su coordinador asistente, Miguel Ángel Segura. "Desde el principio nos trataron fenomenal. Fueron todo facilidades", expresa Fede, que reconoce que "si no fuese por la distancia con la familia, se podría decir que estábamos en casa".

Nada más llegar a China, Bahón y Segura comenzaron con su trabajo de formación a entrenadores en la metodología del Real Club Deportivo Espanyol. Tras esta observación y formación, siempre de la mano de una traductora, en enero llegó el Campus de Invierno, a partir del cual los técnicos de la academia iban a empezar a trabajar de forma más autónoma con los niños. Sin embargo, ahí llegó el problema del coronavirus. "Hasta finales de enero, nosotros estuvimos trabajando como siempre. Tú ibas por la ciudad, que es espectacular y muy turística, y se respiraba normalidad. No había nada cerrado ni nada fuera de lo normal. Estaba todo lleno de gente", expresa Bahón.

Sin embargo, unos días antes de la llegada de febrero, el cántabro y su asistente tuvieron una reunión por videoconferencia con varios responsables del club: "Nosotros nos queríamos quedar. No pensábamos que fuese para tanto. Pero prácticamente al día siguiente nos informaron de que nos íbamos esa misma noche. Nos mandaron los billetes y todo. Iban a cerrar las cosas poco a poco y desde el Espanyol fueron súper rápidos a la hora de tramitar todo. Cogimos el avión y a los dos días, el aeropuerto dejó de operar. Ahora lo agradecemos, porque velaron por nuestra seguridad".

Solidaridad. Material para China y España
Desde que la expansión del coronavirus se hizo patente en China, el Real Club Deportivo Espanyol trató de involucrarse como club con responsabilidad social para ayudar a atajar el problema.

A principios de febrero, cunado el Covid-19 se expandió en China, la entidad donó un lote de de suministros de emergencia con 430.000 mascarillas médicas standard europeo y otras 20.000 N95 europeo.

Una vez la epidemia alcanzó Europa, el Espanyol mantuvo su compromiso y repartió 6.000 mascarillas más a diferentes centros médicos de Barcelona y alrededores. Además, tramitó las solicitudes de aficionados chinos que quisieron donar material a España para que lo gestionasen las autoridades.


CUARENTENA. Una vez en España, Fede y Miguel Ángel guardaron una cuarentena de 15 días. "Nadie nos lo pidió y no teníamos síntoma alguno, pero lo hicimos por preocupación y para no contagiar a nadie de nuestras familias. Estuvimos dos semanas con mascarilla", matiza el exgranate, que continúa trabajando a distancia.

Mientras, en Oriente, tras más de un mes de cuarentena que los habitantes "cumplieron a rajatabla por su forma de ser", está previsto que la normalidad vuelva a Xian en unas dos semanas. "Ahí están los resultados. Los alumnos comenzarán a regresar a los institutos paulatinamente, abrirán los parques, los centros comerciales y los restaurantes, aunque sin permitir multitudes. Además, las empresas van recobrando su actividad normal", narra Bahón, que tiene comunicación casi diaria con gente de allí, principalmente la traductora, Marta.

Mientras, ellos aguardan a que la vida recupere su rutina total para regresar. "Ahora estamos en una segunda cuarentena, pero España es zona roja y cuando nos dejen salir, seguramente tendríamos que hacer una tercera al llegar allí", anuncia. Será, si todo va bien, dentro de un mes o mes y medio. Ahora toca pasar la pandemia en casa junto a la familia, con el teletrabajo a miles de kilómetros como rutina e instrumento de evasión.

TRABAJO. "EN CHINA TIENEN CARENCIAS, PERO INTERÉS EN MEJORAR"

La etapa de Fede Bahón en el Real Club Deportivo Espanyol comenzó a forjarse después del verano. "Estuve trabajando de scouting para el Nástic en Madrid. No continué y busqué algo como entrenador. Hablando, contacté con José Aurelio Gay, que está entrenando al Espanyol B. Y a partir de él, con los jefes de la Academia Internacional del club", explica Fede, confinado en Madrid junto a su familia. Así, en la entidad blanquiazul valoraron su experiencia previa en el Atlético de Madrid, con Wanda y con viajes a la India, y entendieron que podía ser el perfil idóneo para dirigir la academia de Xian.

Una vez Bahón y su ayudante se asentaron en China, comenzaron a observar primero, a la vez que a impartir formación teórica. "Sabíamos que el nivel era bajo, pero nos sorprendió la enorme predisposición que tienen a aprender. Al principio, no participaban. Pero poco a poco nos fuimos ganando su confianza. Ellos vieron que no íbamos a invadirles sino a ayudar. Y hemos visto una muy buena evolución", apunta el técnico.

Para Bahón, el principal déficit que se encontró en China en cuanto a metodología fue que los educadores tenían conocimientos de conceptos futbolísticos, pero "no sabían cómo plasmarlos". "Las tareas que proponían eran un poco repetitivas y pensaban que un niño no estaba capacitado para hacer según qué cosas. Nosotros les hicimos ver que sí lo están. Sobre todo, con muchos vídeos de lo que se trabaja en el Espanyol", añade. De este modo, Bahón y Segura coordinan deportivamente hasta cinco institutos, la palabra que usan en China para referirse a los centros educativos.En cuanto a las edades, educan un rango amplio de base: desde los 5 hasta los 18 años.

Actualmente, desde España, los técnicos responsables en Xian envían documentación de todo tipo a los entrenadores chinos para que éstos establezcan un plan específico a los jugadores, que además tienen un seguimiento constante y deben realizar semanalmente una serie de retos. Todo ello para seguir trabajando en una cuarentena con final en el horizonte.

UNA AMPLIA RED. LA ACADEMIA SE SAITAMA REABRE Y LA DE ESTOCOLMO NO CIERRA

El proyecto futbolístico del Real Club Deportivo Espanyol cuenta con la Academy como una de sus grandes patas de presente y, sobre todo, de futuro. Actualmente, el club periquito cuenta con once academias repartidas a lo largo de la geografía mundial. Por cuestiones obvias de origen de su presidente, Chen Yansheng, China es el país en el que más centros blanquiazules existen. Actualmente son tres: Shanghai, cuyo director deportivo es Víctor Estavillo; Hunan, con Xavi Moro al frente y Xian –cuyo director deportivo es Bahón–, que es la academia más joven en el país con más habitantes del planeta.

Argelia, Irak, Finlandia, Japón, Estados Unidos o Estocolmo son algunos de los países en los que el Espanyol ha implantado sus academias, que según el club tienen un modelo basado en "la formación integral, profesionalidad y el éxito de los métodos de trabajo" de su fútbol base. Además, el club ofrece campus vinculados a su marca en Colombia, Canadá, Francia, Suiza o Kazajistán.

En la actualidad, el coronavirus amenaza muchas zonas del planeta, pero está dejando paso a la normalidad en otras. Por motivo de la pandemia del Covid-19, diez de los once centros han tenido que cerrar sus puertas. El único que se ha mantenido abierto es el de Estocolmo, en Suecia. Mientras, en Saitama (Japón), la academia cerró durante 15 días, pero desde el pasado domingo ya se encuentra operativa de nuevo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deporte-local-pontevedra/conviviendo-pandemia-oriente-occidente/202003261624051079202.html


© 2020 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)