Imprimir

Destruyen varias dosis en la Residencia de Marín, donde hay empleados sin vacunar

María Boullosa | 23 de febrero de 2021

Imagen de varias jeringuillas. SERGAS
Imagen de varias jeringuillas. SERGAS
El área sanitaria asegura que se trata de un "incidente puntual", pero decide elaborar a partir de ahora "un listado de reserva"

Destruidas y desbaratadas. Así han terminado varias vacunas que fueron derivadas la semana pasada a la Residencia de Mayores de Marín para inmunizar a nuevo personal del centro.

Según fuentes extraoficiales, uno de los equipos de enfermería del Sergas que se encargan de suministrar las vacunas anticovid se desplazó a estas instalaciones para inmunizar a los trabajadores en cuestión, que ya habían recibido la primera dosis en otros centros sociosanitarios y que podrían ser un total de tres. Dado que "cada vial da para seis vacunas" al terminar de vacunar a los trabajadores sobraron dosis (se habla de "dos o tres"), lo que llevó al equipo de enfermería a consultar a "su superior" qué hacían con estas unidades sobrantes.

Las mismas fuentes aseguran que la indicación recibida fue la de que "debían destruirlas", una orden que finalmente se llevó a cabo "frente a varios trabajadores " de la residencia.

Los hechos suscitaron serias críticas dentro de la plantilla, sobre todo entre los profesionales que habían rechazado la vacuna en la primera fase de la campaña y que ahora quieren protegerse frente al virus. Según explican fuentes consultadas, "en el centro ya había un listado con los profesionales que no se habían puesto la vacuna" y era "previsible que iban a sobrar dosis, teniendo en cuenta la capacidad de cada vial y las personas que se iban a vacunar". "Podían haber preguntado si había trabajadores que podían recibirlas, que los hay, o avisar incluso a empleados de otros centros para que se desplazaran a la residencia. Lo que no es de recibo es que las tiren, porque las vacunas son escasas y hay trabajadores que las están esperando", señalan las fuentes consultadas.

RÉPLICA OFICIAL. Preguntadas por este asunto, fuentes de la dirección del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés subrayan que "una vez reconstituidas las vacunas covid" éstas tienen "un tiempo máximo para poder ser administradas", que ronda las seis horas. Añaden que para "llevar un orden estricto" de las categorías contempladas en cada fase y "evitar cometer errores en la administración", el Sergas administra las vacunas "exclusivamente a las personas que constan en el listado" que se elabora con antelación para cada punto de vacunación. En este caso, un listado escueto que solo incluía los trabajadores de reciente incorporación. La Dirección no aclara el número de dosis que se han desperdiciado, pero asegura que "a raíz" de este "incidente puntual", el Área Sanitaria elaborará a partir de ahora "un listado de reserva de personas a las que poner las dosis sobrantes".

Las críticas de los trabajadores sobre la campaña de vacunación no son las primeras que trascienden a la esfera pública. Cuando se inició el suministro de vacunas a los profesionales sanitarios del área, varios sindicatos denunciaron que cerca de 200 personas habían recibido la vacuna antes de tiempo. El Área solo admitió que vacunó por "error" a 17 profesionales no contemplados en la primera fase, lo que le llevó a activar nuevos protocolos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/o-morrazo/destruyen-varias-dosis-residencia-marin-donde-empleados-vacunar/202102230820401128179.html


© 2021 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)


ç