Imprimir

Diario de un confinado... Yo te apoyo, pero

Diario de Pontevedra | 24 de marzo de 2020

Imagen de un soldado de la Brilat, este lunes, patrullando en la zona monumental. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Imagen de un soldado de la Brilat, este lunes, patrullando en la zona monumental. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

10:15
No hay pan para hacer tostadas. Por primera vez desde que empezó el confinamiento siento que me falta algo. Tengo margarina y mermelada. Sin cualquiera de esos ingredientes se puede usted montar una tostada, pero no sin pan. Descubro aterrorizado que para construir una tostada es imprescindible una tostada y que por eso se llaman así. De otra manera se llamarían margarina, mermelada, miel, Luis Manuel, lo que fuera.

Barajo varias alternativas: una, que es la de recorrer la casa preguntando a gritos quién se ha acabado el pan, no resolvería el problema. Luego pienso en untarme la palma de mi mano izquierda con margarina y mermelada, mojarla en un café con leche y lamerla, pero desisto porque de ser ésa una buena idea ya la hubiera inventado alguien que se hubiera quedado sin pan antes que yo. Frustrado y enfadado con el mundo, me salto el desayuno.


10:30
Pienso en las vueltas que da la vida y en lo fácilmente que el ser humano voltea sus prioridades. Si hace un mes alguien nos hubiera dicho que nos encontraríamos ante una eventualidad que nos hiciera renunciar voluntariamente, aunque fuera de manera transitoria a derechos fundamentales como el de reunión, el de manifestación o el de sufragio, diríamos que no, que no se nos ocurre nada que nos haga aceptar semejante tontería. Pues mírese; mírenos. Resulta que la especie y su permanencia es lo más importante. Es un instinto de supervivencia colectivo el que nos lleva a anteponer la vida sobre los derechos que nos ha llevado siglos alcanzar. Pienso que hay gente dispuesta a morir por sus derechos, por su patria, por la libertad. Mire usted a Alexandre Bóveda, por ejemplo. Pero sé que si estuviera en la actual coyuntura sería el primero en dar ejemplo y pedirnos que guardásemos la cuarentena.


12:15
Lo que ya no me gusta es que se haya militarizado el discurso. Esas ruedas de prensa en las que un militar empieza diciendo: "Sin novedad en el frente" no son en absoluto necesarias, ni útiles ni constructivas. No lo son, lo siento. Las arengas bélicas mejor dejarlas para cuando toque reconquistar Perejil. Creo que es el JEMAD quien las pronuncia. También, muy serio y muy firme, nos dice que el rey es el primer soldado de España. Pues no es verdad. El primer soldado de España es el que está dispuesto a jugarse la vida en una trinchera en Bosnia, y no es por nada, pero no veo yo a Felipe VI jugándose la vida protagonizando una hazaña bélica. Para mí, el rey Felipe es el beneficiario de dos cuentas opacas de su padre, el que tardó un año en reconocerlo y porque la noticia ya estaba en la prensa. El primer soldado de España, que no sé quién será, está ahora desinfectando aeropuertos a cambio de un modestísimo salario.


15:00
Nos cuenta nuestro hijo que se inscribió para colaborar con el Concello en labores de voluntariado, pues ya que no puede hacer otra cosa más que estudiar y ensayar, podrá así ocupar su tiempo en hacer algo de utilidad y prestar de paso un servicio a la comunidad. No lo está haciendo mal el Gobierno municipal de Pontevedra y eso es de agradecer. Hay una serie de iniciativas en las que hay implicados e implicadas varias concelleiras para hacer la vida más llevadera, no sólo a las personas más vulnerables, sino a todo el vecindario. En tiempos como el actual se valoran los reflejos, la capacidad de respuesta y las buenas ideas. Sigan así.


17:00
Se está poniendo de moda el pero. "Tienes mi apoyo, pero...", es la frase de esta pandemia en España. Hay condicionantes que son de cajón, como la exigencia del BNG de que se cierre Madrid y se blinde Galiza. Luego están los rompepelotas, los que no se atreven a poner condiciones a su apoyo y se dedican a poner peros. Toda la oposición, por ejemplo, con el PP a la cabeza. O estamos o no estamos, yeyés. "Yo te apoyo, pero tiempo habrá de pedir responsabilidades; yo te apoyo pero la culpa de todo es tuya; yo te apoyo, pero te vas a enterer; yo te apoyo, pero lo estás haciendo fatal".


19:00
Mi señora y yo nos acordamos mucho de Matías, que el otro día vimos un vídeo suyo que nos enviaron los padres. Matías es un vecinito que tenemos y es nuestro mejor amigo. A veces, cuando antes del virus, lo sacábamos de paseo. El recorrido siempre era el mismo y será en cuanto se pueda: parada en la Fuente de los niños para que disfrute con los chorros de agua; de ahí a la Oliva por la calle de Correos para que vea coches. Le entusiasma todo lo que lleva ruedas; de ahí a tomar algo en Curros Enríquez porque a Matías le encanta educar a la palomas y decirles, a gritos algunas veces y razonando con ellas otras, lo que una buena paloma puede hacer y lo que no. Ya de vuelta, lo subimos en A Peregrina a uno de esos cochecitos y lo llevamos a su casa para que coma. Esas son las cosas sencillas que de verdad se echan de menos: un niño diciéndole a una paloma que no debe subirse a una mesa a comer migas, eso no tiene precio.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/pontevedra/diario-confinado-apoyo/202003241504271078848.html


© 2020 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)