Imprimir

Macron, protagonista absoluto en la celebración por el Mundial

Marta Garde (Efe) | 16 de julio de 2018

La célebre imagen de la celebración de Emmanuel Macron en el palco. ALEXEI NIKOLSKY
La célebre imagen de la celebración de Emmanuel Macron en el palco. ALEXEI NIKOLSKY

El presidente de Francia protagonizó algunos de los momentos más memorables tras la victoria de la selección gala en la Copa del Mundo

Con los puños alzados, el cuerpo ligeramente inclinado y la cara exultante, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, personificó la alegría de su país por la victoria en el Mundial y protagonizó una foto histórica que condensa su dominio de la comunicación política.

La instantánea tomada en la tribuna del estadio Luzhniki de Moscú, tras el primero de los cuatro goles, muestra una gestualidad desmesurada, lejos de los corsés de un cargo cuyo protocolo ha exigido en otras ocasiones para hacerse respetar ante los ciudadanos.

"Mueve su cuerpo como para inscribirse mejor en la dinámica del acontecimiento. Posa para la posteridad. Su voluntad icónica, aquí, habla más a la leyenda que a la mera actualidad", consideró el especialista en Historia de la Comunicación Arnaud Benedetti en las páginas de Le Figaro.

Según el autor de Le coup de com' permanent, que analiza en ese libro la estrategia comunicativa del jefe del Estado, Macron aprovechó la energía del momento "para intensificar el volumen de su presencia".

El presidente explotó esa euforia ante los franceses y el mundo con un sentido de la oportunidad que, en plena época de las redes sociales, no tardó en hacerse viral sin importar si fue sincero o impostado.

Porque aunque esa fotografía engloba la final, su actuación se extendió luego al campo y a los vestuarios, con una arenga en mangas de camisa y un entusiasmo respondido con la misma intensidad por los jugadores.

"¡Os dije a vosotros y al entrenador que trajerais la segunda estrella y lo habéis hecho!", dijo en un discurso a gritos con el que, según Benedetti, "reactivó esta idea del hombre que no se equivoca" al recordar su profecía.

Los "Yes, sir!" (¡Sí, señor!) con los que futbolistas como Pogba contestaban cada estímulo ofrecieron un momento de comunión magnificado por el hecho de haber ido acompañado por un soldado herido en Mali.

Su inmersión en el momento quedó reflejada también en el terreno de juego, donde al presidente no pareció incomodarle la intensa lluvia mientras abrazaba a los jugadores o tomaba entre sus manos sus cabezas.

O con el dab, el paso de baile que estira un brazo y pliega el otro hacia el pecho mientras se baja la cabeza, que Macron hizo solícito cuando Benjamin Mendy le preguntó cuál es el gesto del momento.

 

 

On dab paaaas noooouuuus @emmanuelmacron ❤️🇫🇷😂 @paulpogba @equipedefrance

Una publicación compartida de Benjamin Mendy (@benmendy23) el

Lejos queda la seriedad con la que reprobó a un estudiante por haberle llamado "Manu" en un acto oficial en el que, delante de las cámaras, exigió al adolescente que se refiriera a él como "señor presidente o señor".

A la espera de si las encuestas reflejan el posible rédito político de la victoria, Macron demostró una versatilidad que pasa de la autoridad a la cercanía, y que en pleno éxtasis colectivo apenas ha recibido críticas.

El recibimiento este lunes de la selección en el Palacio del Elíseo, que los Bleus visitan tras darse un baño de masas en los Campos Elíseos, le permite endosarse de nuevo el traje de presidente que contiene las formas sin borrar las sonrisas.

La Copa del Mundo ya está en Francia
El capitán de Francia, Hugo Lloris, baja del avión con la copa en sus manos. CAROLINE BLUMBERG (EFE)La Copa del Mundo aterrizó este lunes a las 16:50 horas (14:50 GMT) en el aeropuerto Charles de Gaulle de París junto con los bleus que la conquistaron en Rusia tras ganar la final contra Croacia.

El avión, que había despegado unas 4 horas antes de Moscú, se posó en el aeropuerto parisiense, donde fue recibido con juegos de agua de la dotación de bomberos del mismo.

Fue la ministra de Deportes, Laura Flessel, la encargada de recibirles a la puerta del avión, donde el capitán, Hugo Lloris, fue el primero en descender, con el trofeo en la mano, rodeado del seleccionador, Didier Deschamps, y del presidente de la Federación, Noel Le Graet.

Posteriormente, los jugadores fueron desfilando por la escalerilla para llegar a una alfombra roja que les condujo a un pequeño podium donde se hicieron la primera foto en suelo francés con el trofeo conquistado.

Visiblemente marcados por la fatiga tras una noche de festejo en Istra, el cuartel general francés a las puertas de Moscú, los bleus respondieron a los cánticos de victoria del personal del aeropuerto agrupado junto al avión.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deporte-general/macron-protagonista-absoluto-celebraciones-mundial/20180716175732991291.html


© 2019 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)