Imprimir

La Guardia Civil endurecerá los controles de tráfico

Santy Mosteiro | 19 de junio de 2020

El despliegue de los agentes de Tráfico será todavía más perceptible a lo largo de las próximas semanas. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El despliegue de los agentes de Tráfico será todavía más perceptible a lo largo de las próximas semanas. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Los agentes perciben que el fin del estado de alarma ha disparado el número de conductores ebrios al volante y los excesos de velocidad ►Vías secundarias y rutas hacia zonas de movida serán los principales focos de atención

Las alarmas se han vuelto a disparar en el Subsector de Tráfico de Pontevedra. Las infracciones son su pan de cada día, la amenaza que deben combatir en cada jornada, pero en las últimas semanas los agentes que están a pie de carretera han detectado un notable repunte de las más graves, aquellas que casi siempre aparecen asociadas a los accidentes de tráfico: el consumo de alcohol y drogas y los excesos de velocidad.

El toque de atención salta tras interceptar recientemente a un conductor que casi cuadruplicó la tasa de alcoholemia máxima permitida mientras circulaba a 104 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50 km/h. Ocurrió en el municipio de Tui.

Posteriormente, el conductor, vecino de Baiona, tras obtener una tasa positiva de alcoholemia de 0,90 mg/l en aire espirado, fue investigado por un delito contra la seguridad vial.

CONSECUENCIAS. La Benemérita destaca que los responsables de este tipo de infracciones pueden enfrentarse a penas de prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.

A ello se suma la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un tiempo que oscila entre uno y hasta cuatro años.

En cuanto a los excesos de velocidad, la multa se eleva a los 600 euros y a la retirada de seis puntos de su permiso de conducción.

La presencia de los agentes de Tráfico en los viales de la provincia se ha intensificado en las últimas semanas, para reforzar su labor preventiva. Sin embargo, la agrupación anuncia que, tras comprobar que la tendencia infractora va en aumento, se multiplicarán los controles, a cualquier hora del día y en cualquier punto, si bien las vías secundarias y las rutas hacia zonas tradicionales de movida nocturna –sobre todo en fin de semana– serán sus principales focos de atención.

El uso del móvil al volante es otro de los frentes abiertos por los encargados de velar por la seguridad vial. Cada vez son más frecuentes las inconsciencias de conductores que manejan sus smartphones mientras conducen, incluso tecleando mensajes de texto, lo que multiplica por 20 el riesgo de sufrir un accidente, pues bastan con apartar la vista de la carretera duante unas décimas de segundo para no poder responder con garantías ante imprevistos como un frenazo, un cruce, un bache o un elemento inesperado en la calzada.

Aplicaciones móviles como Socialdrive o Waze también están en el punto de mira, si bien en estos casos Tráfico tiene las manos atadas. La actual legislación sólo permite actuar contra los conductores chivatos cuando mandan imágenes en las que se pueden identificar a los agentes de los controles o si informan de dónde se colocarán. Pero si alertan de algo que han visto en la carretera no cometen ninguna ilegalidad. Una situación que la Guardia Civil plantea modificar.

Guerra abierta al uso de WhatsApp
Tráfico recuerda que las alertas de controles en grupos de WhatsApp, además de una infracción, atentan contra su labor preventiva y contra el conjunto de la seguridad vial, al poner en aviso a usuarios que no están en condiciones de ponerse al volante y cuya conducción pueden suponer un riesgo para los demás.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/pontevedra/trafico-endurecera-controles-detectar-repunte-alcoholemias/202006190852021091671.html


© 2020 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)