Imprimir

Vigilancia Aduanera, un muro para los narcos

Víctor Méndez | 15 de septiembre de 2020

Laura Rebollo, en la sala de operaciones del Cecop. AEAT
Laura Rebollo, en la sala de operaciones del Cecop. AEAT
Detrás de las grandes operaciones contra el narcotráfico, además de la Policía Nacional y la Guardia Civil, está Vigilancia Aduanera. Laura Rebollo, jefa del Centro de Coordinación Operativo Permanente, abre de par en par las puertas de Aduanas y lanza una alerta que no debería pasar inadvertida: la crisis traerá consigo más crimen organizado en Galicia

Cada vez que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado realizan un abordaje en altamar, allí está la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera. Siguiendo el rastro de un narcosubmarino que se dirige a las costas (no es preciso recordarlo), interceptando un pesquero pirata entre Cabo Verde y Canarias, un velero en Azores o un gran mercante sospechoso de transportar un alijo. Los helicópteros, los aviones, las lanchas rápidas y las patrulleras conforman un equipo muy eficaz que protege las costas españolas ante las cada vez más numerosas organizaciones criminales internacionales que pretenden hacer negocio a través de la Península. Al frente del Servicio Aeronaval, como jefa de operaciones y del Cecop (Centro de Coordinación Operativo Permanente) se encuentra la pontevedresa Laura Rebollo. "Un conjunto de ideas románticas que a los 18 años se traducen en búsqueda de una oportunidad, quizá. La libertad de movimiento, el perfil marino y su lenguaje náutico, conocer mundo, literatura, trabajo estable... El mar seduce y sus gentes, más. Y entonces entré en la Escuela Superior de Marina Civil de A Coruña". Así explica la jefa de Operaciones Aeronavales el inicio de un recorrido que le llevó a formar parte de las tripulaciones de las embarcaciones más famosas de cuantas operan en la lucha contra el narcotráfico, como el Petrel, santo y seña del Servicio de Vigilancia Aduanera, y que le sirvió para alcanzar un puesto de máxima responsabilidad en los servicios centrales de Madrid.

Rebollo explica que "en el Cecop, los días duran exactamente 24 horas. Si la noche no se complica llego a las 7.30 para enlazar con las novedades; persecuciones en el Estrecho (todos los días), avistamientos de medios aéreos, solicitudes de apoyo de organismos nacionales e internacionales", todo ello en vivo y en directo, en tiempo real, como resultado de reconocimientos a embarcaciones y dispositivos conjuntos por tierra, mar y aire.

"Una crisis económica genera economía sumergida, que es donde el crimen organizado tiene negocio"

En el Cecop operan tres unidades permanentes: la guardia que da apoyo logístico y operativo a las distintas unidades, el grupo de expertos en navegación que coordinan las herramientas de vigilancia y control marítimo y apoyan a los servicios de Inteligencia y el grupo de Investigación, encargado, además, del intercambio de información con otros organismos que precisen respuesta inmediata.

Operación de Vigilancia Aduanera velero hachís. AEATEl Servicio Aeronaval ha tenido que multiplicar esfuerzos en los últimos meses para trabajar en dos frentes. Por una parte, en el Estrecho, a modo de muro de contención ante la avalancha de lanchas neumáticas cargadas de hachís que cruzan hacia España desde Marruecos noche sí, noche también. Y por otra, en Galicia, lo que incluye, en la práctica, el Atlántico Norte. El año en el que todos creyeron, al fin (porque lo vieron), en la presencia de narcosubmarinos, en el que las persecuciones en planeadoras regresaron con fuerza inusitada a la ría de Arousa, en el que los capos iniciaron una carrera sin frenos para inundar el mercado europeo de la coca a través de Pontevedra, Aduanas volvió a adquirir un papel esencial.

No creo que podamos tratar a estos grupos en términos de oligopolio

Rebollo señala que "vivimos una situación difícil de analizar: el aumento en la producción por parte de Colombia, Bolivia y Perú, unido a la seguridad y confianza que los cárteles consideran que ofrecen las rutas tradicionales. Una pandemia que obliga al cierre de tráfico aéreo y restringe el tráfico por carretera, así como la merma de la actividad en los puertos e infraestructuras críticas, fomenta la reactivación o reforzamiento de la vía marítima. Sin embargo, el contenedor sigue siendo el medio más utilizado para la entrada de cocaína en Europa y España ya no es su puerta de entrada; de hecho, solo el año pasado fueron intervenidas un total de 60 toneladas de cocaína en el puerto de Amberes. Los avances tecnológicos también abren oportunidades para las actividades ilícitas. Pero el tráfico de cocaína nunca ha desaparecido en las rías gallegas. La zona pasó de vivir unos 80 de esplendor y descaro para refugiarse en la clandestinidad adaptándose a una situación sin alardes conformándose con un perfil menor, el del transporte. Y el tiempo da experiencia. Lo que ocurre es que esta teoría tan simple y creíble va a cambiar pronto. Una crisis económica genera la economía sumergida, que es donde el crimen organizado tiene negocio, y todo apunta a que nos esperan tiempos complejos, especialmente en zonas como las rías gallegas". Más claro, agua. Año 2020, incremento del paro, cultura del esfuerzo bajo mínimos entre ciertas capas de la sociedad, presencia cada vez mayor de mafias internacionales en el territorio. Factores, todos ellos, decisivos para que el actual escenario de alijos casi consecutivos permanezca e incluso vaya en aumento.

Narcosubmarino
"Comenzaron las sospechas porque en el lugar en el que tenía que estar no había nada"

El caso del narcosubmarino de Aldán, aunque no el más importante en términos de investigación ni en cantidad incautada, sí fue el más mediático de la última oleada y, tal vez, de la última década en Europa. Rebollo, que estuvo detrás del batiscafo casi desde el primer momento, recuerda que "se detectó varios días antes de su llegada a costas gallegas", y explica que "comenzaron las sospechas tras su detección simplemente porque en el lugar en el que tenía que estar (según su posición satelital) no había nada". Eso es lo que parecía, pues el perfil bajo de la embarcación le hacía indetectable. "La información fue de las autoridades británicas, que alertaron al MAOC-N (Centro de Análisis de Operaciones Marítimas y Narcotráfico), quien, a su vez, lo puso en conocimiento de todos los organismos policiales a través del Citco (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado)". En una operación conjunta entre organismos internacionales de Portugal, Estados Unidos, Brasil y, finalmente, España, "la confirmación de que se trataba de un semisumergible llegó el día 22 de noviembre de mano de las autoridades británicas. Fueron muchas horas de tensión, porque las condiciones meteorológicas eran extremas". Vigilancia Aduanera desplegó a dos patrulleras de alta velocidad, un patrullero de 30 metros y un helicóptero en vigilancia permanente, además de unidades operativas terrestres por costa. "Solicitamos también apoyo al helicóptero de la Xunta de Galicia. Guardia Civil desplegó dos patrulleros y efectivos terrestres y Policía Nacional unidades operativas por tierra. Voló un avión de rastreo y localización", recuerda la jefa del Cecop. Dos días después, el 24, el batiscafo acabaría hundida en la playa de O Foxo, en Punta Couso, en plena ría de Aldán. El resto de la historia es bien conocida.

Vista aérea del Karar con sus 4.500 kilos de coca. AEAT

LOS MEDIOS. Vigilancia Aduanera es una Dirección Adjunta del departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT), que se divide en dos subdirecciones generales: la de Operaciones, encargada de las investigaciones, actuaciones operativas, representación institucional y lucha contra el fraude fiscal y aduanero, el blanqueo de capitales, el contrabando y el narcotráfico, y la de Logística, encargada de todo el soporte de medios, su mantenimiento y proyectos de investigación y desarrollo tecnológico. De dichas subdirecciones cuelgan áreas especializadas, como la que dirige Laura Rebollo.

Narcosubmarino
"
Fueron muchas horas de tensión, pues las condiciones eran extremas"

Actualmente, Vigilancia Aduanera dispone de 25 bases marítimas dispersas por todo el territorio nacional y 6 bases aéreas (dos de ala fija, en Alcantarilla y Málaga; y cuatro para helicópteros, en Algeciras, Almería, San Javier y Vigo). Los dos buques de Operaciones Especiales, el Petrel y el Fulmar, disponen de tres bases permanentes en A Coruña, Cádiz y Las Palmas de Gran Canaria. "Su ámbito de actuación son las aguas jurisdiccionales españolas y las aguas internacionales, conforme a la normativa nacional vigente y a los Convenios Internacionales", explica la pontevedresa, con experiencia en sus tripulaciones antes de cambiar de destino. "La actuación con Petrel y Fulmar depende directamente de la Subdirección General de Operaciones y se dirigen y coordinan desde el Área de Operaciones Aeronavales. Y en cada base marítima disponemos de uno o varios patrulleros de alta velocidad de 17 y de 30 metros de eslora". La infraestructura es potente, pero nunca es suficiente para frenar las ansias de hacer negocios de los capos de ambos lados del Atlántico. Los medios, opina Rebollo, "son necesarios y nunca son suficientes, porque nuestro trabajo es combatir el crimen organizado, la lucha contra algo ilimitado. En los últimos años he presenciado argumentos denunciando la necesidad de compartir medios entre organismos. Resulta incongruente con la realidad operativa y la necesidad de dar respuesta en la actualidad. Nosotros trabajamos con los medios que se nos adjudican por el Estado. Lógicamente, como operativos, siempre queremos más, pero nuestro trabajo es utilizar los medios disponibles con la mayor eficacia posible, y en eso ponemos nuestro esfuerzo".

"Existen proyectos para detectar a los narcosubmarinos"

Volviendo a las rías gallegas, la jefa del Servicio Aeronaval no piensa que se pueda tratar al crimen organizado cada vez más presente en el territorio como un oligopolio, tal y como parece, visto lo visto. "Creo que Galicia tiene una historia singular y sórdida que hizo reconducir estrategias en el pasado relacionadas con la investigación policial y que culminó en su día con la desestabilización y declive logístico de los clanes existentes. La necesidad de tener que esconderse no es una situación ventajosa, tiene siempre el mismo final. Desafortunadamente no creo podamos tratar el crimen organizado en términos mercantiles como oligopolio, resultaría mucho más fácil para nosotros combatirlo si fuera así".

Hace pocas semanas, tras la caída de la organización supuestamente liderada por el vilanovés Juan Carlos Santórum, se produjo una doble inspección a sendos mercantes repletos de ganado vacuno vivo en la creencia de que iban preñados de cocaína. No pudo hallarse la sustancia. "Estos registros son complejos por la mercancía que llevan, que ralentizan las actuaciones en determinados espacios. Salvo eso, el registro se efectúa del mismo modo que a cualquier otro barco".

Actuación diurna del Servicio Aeronaval de Vigilancia Aduanera. AEAT

Sin embargo, y continuando con la inspección de grandes embarcaciones mercantes sospechosas, sí existen dificultades derivadas, por ejemplo, del modo en el que desarrollan sus singladuras. Laura Rebollo, jefa del Servicio Aeronaval de Aduanas, detalla al respecto que "los fondeos a la flota comercial están condicionados a los términos de la investigación. Son barcos cuyas navegaciones están sujetas a maniobras de estabilización durante las travesías, que requieren permisos sanitarios para su entrada en puerto y la manipulación de animales. El problema no lo tenemos nosotros, lo tiene la naviera que ve paralizado su buque con una mercancía que se mueve y come". Esos dos mercantes, según la DEA, partieron de Sudamérica cargados de unos fardos que no pudieron localizarse. Ocurrió en el mes de mayo.

Operación de Vigilancia Aduanera. AEATResulta muy desconcertante la capacidad de semisumergibles como el de Aldán para cruzar el Atlántico sin ser detectados. Sobre ello, los distintos países implicados en la lucha antidroga trabajan para disponer de medios técnicos que así lo permitan. "Las autoridades de países donde la tendencia de esta actividad se evidencia al alza han de preparar su táctica operacional para un nuevo escenario de detección y detención, y eso va unido a investigación y desarrollo tecnológico. Si bien la construcción de sumergibles necesitó innovación en su construcción y equipamiento ante el aumento de intervenciones e incautaciones por autoridades colombianas y estadounidenses, igualmente existen proyectos de I+D que buscan alternativas para abordar este posible nuevo contexto. Se desarrollará e implementará como se ha hecho con las herramientas de vigilancia y control marítimo basadas en tecnología satelital", desvela Rebollo.

"La persecución en las patrulleras requiere pericia y experiencia en el pilotaje a alta velocidad"

¿CÓMO SE DESPLIEGAN? Un operativo de Vigilancia Aduanera cuando, pongamos por caso, se detectan embarcaciones sospechosas en la ría de Arousa, resulta complejo. La jefa del Cecop explica que "resulta desconocido y comprenderá que resuelva con cautela su pregunta. Puede existir información acerca de un desembarco en las rías o puede ser avistado por medios aéreos el acercamiento a nuestras costas, ya sean rías, Estrecho o cualquier otro punto, de embarcaciones de alta velocidad que, por las características en su detección, se sospecha que van cargadas. La activación de medios en la zona es inmediata y la actuación comienza con la información. En ese momento las patrulleras se echan a la mar. Las persecuciones requieren no solo del conocimiento de la existencia del objetivo, sino pericia, profesionalidad y experiencia en el pilotaje a alta velocidad, el conocimiento exhaustivo del entorno marítimo, la estrategia coordinada entre medio naval y medio aéreo actuantes, las comunicaciones en tiempo real entre efectivos, humildad y valentía. Cada dato relevante para el jefe de embarcación que pilota es importante en una persecución. Integrar todos estos factores es coordinación operativa. Espiar es esperar. Termina John le Carré así La casa Rusia, y resulta una frase apropiada para definir buena cuenta de la táctica operacional llevada a cabo por nuestras patrulleras en las rías gallegas".

Helicóptero de Vigilancia Aduanera. AEAT

Otra de las tareas del servicio dirigido por la pontevedresa es el abordaje de barcos cargados con droga en altamar, en muchas ocasiones merced a investigaciones de la Policía, en otras fruto de las propias pesquisas. "Acudimos con Policía cuando en una investigación suya necesitan nuestro apoyo. Las operaciones propias, fruto de nuestras investigaciones, suelen estar dirigidas hacia un punto concreto en la ruta del objetivo. Dependiendo de la distancia a la que se considere abordar en función de la información de la que se disponga, las campañas pueden durar una semana o más de un mes". El Petrel y el Fulmar son los dos buques que lideran estos operativos marítimos. Los pasos a seguir antes del abordaje dependen de la estrategia específica, que cambia según las condiciones del momento teniendo en cuenta el tipo de objetivo y su diseño estructural, las peculiaridades de gobierno y maniobra, condiciones meteorológicas, detalles concretos de los individuos investigados... Cada despliegue cuenta con un protocolo distinto de comunicaciones. "Como su nombre indica, son operaciones especiales y requieren de un conocimiento del entorno marino en todas sus dimensiones para garantizar la seguridad en la intervención". Para el asalto final suelen intervenir embarcaciones auxiliares, todo ello coordinado desde el Cecop.

"Las relaciones entre cuerpos han de reforzarse, lejos de opiniones individualistas, pues son esenciales"

CORRUPCIÓN. En no pocas ocasiones, en el mundo del narcotráfico aparecen personas dentro de los distintos cuerpos en la nómina de los malos. Vigilancia Aduanera padeció un caso muy recientemente, con un patrullero de Vilagarcía supuestamente vinculado a Juan Carlos Santórum. La jefa del Cecop dice que "ése es un gran ejemplo por el que el modelo de gobernanza interagencias me parece tan importante, para que hechos como el que menciona sean detectables, aislados y tengamos capacidad de poder investigarlo. Afortunadamente, Vigilancia Aduanera es una agencia pequeña, de ahí que sus casos sean aislados y no se llegue a unidades o grupos completos, lo que permite conocer con más facilidad e investigar o solicitar el apoyo correspondiente para ser investigado. O, al contrario, que nos soliciten que investiguemos desde Vigilancia Aduanera posibles casos en otros organismos". Como receta para combatirlo, Laura Rebollo opina que "la ignorancia se combate con formación, con educación. Basta con teclear de todas formas corrupción policial en Internet para hacernos una idea de cómo y cuánto afecta a cada organismo".

Cubierta del Karar con sus 4.500 kilos de coca. AEATCOORDINACIÓN. Otro aspecto que se considera esencial desde el Servicio Aeronaval de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera es la coordinación entre cuerpos, ya no solo en España, sino entre los distintos países. "Las relaciones entre Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y Vigilancia Aduanera son necesarias para la coordinación de actuaciones y, para ello, el intercambio fluido de información es clave. Cuando hablamos de investigación conjunta, la importancia se incrementa exponencialmente y la visión nacional de cara a Europa mejora, especialmente cuando nos referimos a la lucha contra el crimen organizado. Usted ha mencionado a la DEA, otra agencia profesional como Vigilancia Aduanera con competencias muy concretas. Las relaciones entre organismos, bajo la base del respeto profesional, han de reforzarse continuamente y, lejos de opiniones individualistas y destructivas, yo personalmente creo que son esenciales y, por nuestra parte, correctas y eficaces", expresa la alto cargo de Aduanas.

"La activación de medios en el Campo de Gibraltar sirve para proteger indirectamente las rías gallegas"

ESTRECHO VS GALICIA. Un aspecto que preocupa en Galicia, más aún tras la reciente escalada de alijos de cocaína, unos incautados y otros no, enviados desde Sudamérica en dirección a las rías, es el posible desvío de medios hacia el área del Estrecho para combatir las también muy activas mafias que trafican con el hachís. Rebollo opina que "donde más aprietan, más hay que invertir", a lo que añade que "son dos escenarios operativos diferentes, no son comparables. Las rías gallegas intensifican su labor preventiva y el estrecho de Gibraltar la represiva. En ambas áreas regionales de Vigilancia Aduanera se trabaja bajo la base de la investigación policial, pero además la flota aeronaval en el Sur tiene una actividad diaria visible que abordar en tiempo real en el momento de su detección". La jefa del Cecop asegura que "Vigilancia Aduanera dispone de una flota aeronaval flexible en su movilidad para poder afrontar las necesidades de cada momento, y un Plan de Flota compensado para que el reparto sea equitativo y equilibrado con el objetivo de optimizar la vigilancia marítima desde una visión integral de nuestros espacios a proteger".

En cuanto a los movimientos de Sur a Norte, Rebollo comenta que "cuando una embarcación o un medio aéreo se desplaza de un área regional a otra, responde a necesidades estratégicas previo estudio de su viabilidad operativa. También podemos enfocar esta pregunta desde otra perspectiva: la activación de medios en el Campo de Gibraltar sirve para proteger indirectamente las rías".

"Las iniciativas sociales que denuncian la realidad son vitales porque obligan a las administraciones"

PERFIL PERSONAL. Laura Rebollo es una mujer en un mundo que históricamente ha estado reservado a los hombres, circunstancia que dice llevar bien. "Me siento respetada, valorada y querida en mi entorno laboral. Me gusta mi trabajo y disfruto de esta peculiar, dinámica e intensa vida que ha supuesto. Y sí, no soy un buen ejemplo para contestar a esta pregunta al compararme con la situación real que viven otras mujeres del mar. Sé que mi fortuna laboral se debe a estar en Vigilancia Aduanera".

Como pontevedresa, la jefa del Servicio Aeronaval incide en la importancia del impulso de la sociedad para que las autoridades competentes tomen el pulso de la situación, tal y como sucedió años atrás con la creación de las asociaciones contra la droga. "Los argumentos basados en la presión social son persuasivos, y la influencia es mayor cuando la presión es local, pero para su efectividad es preciso introducir el término ‘novedad’. Aunque es cierto que el narcotráfico en las rías gallegas no tiene nada de novedoso, sin la labor de organizaciones como Érguete Galicia no se habría ganado nunca la batalla por aquella causa definida entonces como perdida. Las iniciativas sociales que denuncian la realidad son vitales porque obligan a toda la Administración en su conjunto. No sé si son suficientes por parte de la sociedad pontevedresa, pero creo que es incuestionable la importancia de que existan, y para agencias como Vigilancia Aduanera dan fundamento a la necesidad de dotarnos de medios y afrontar presupuestariamente su mantenimiento efectivo".

Sobre esas novedades, Rebollo concluye aludiendo al decreto que sirvió para acusar de contrabando a quienes hacen uso de embarcaciones consideradas prohibidas, pues, por su diseño, solo sirven para el narco. "Es una herramienta de gran eficacia".

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/pontevedra/vigilancia-aduanera-muro-narcos/202009151917451103943.html


© 2020 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)