1-0. El Pontevedra deja malas sensaciones en O Vao

El conjunto granate cae derrotado ante un Coruxo superior durante gran parte del encuentro en su último gran test serio de pretemporada
Yelko Pino intenta robar un balón en el amistoso en O Vao. DP
photo_camera Yelko Pino intenta robar un balón en el amistoso en O Vao. DP

Todavía a dos semanas y media de empezar a jugarse las habichuelas, el Pontevedra Club de Fútbol sufrió en O Vao un toque de atención. Porque el conjunto granate -este miércoles de azul- cayó derrotado en Vigo ante el Coruxo, un conjunto de menor categoría que en todo momento se rebeló ante su condición.

Pero más allá del resultado, intrascendente a estas alturas del verano, están las sensaciones. Porque el cuadro dirigido por Antonio Fernández nunca dio la sensación de ser el equipo superior en el fabuloso nuevo césped olívico, donde hace menos de seis meses firmó una muy buena actuación en liga, en un partido en el que se jugaba el todo por el todo y que acabó empatando por no saber cerrarlo.

Antonio Fernández: "Hay que tener tranquilidad, pero nos tiene que valer para darnos cuenta de que esto no nos llega para ganar"

Los dos equipos han cambiado poco desde entonces, más allá de que uno lograse dar el salto de división y el otro no. Y aunque el marco competitivo lo condiciona todo, el PCF de ayer se pareció muy poco a aquel de marzo. Una obviedad tan mentirosa en pleno período de preparación, con las bajas importantes de Seoane, Araújo, Álex González y Brais Abelenda y probaturas en el césped, como cierta.

No hay problema por no aprobar a estas alturas los test, ya que lo importante es ‘rascar’ la nota media en los exámenes oficiales que comenzarán la última semana de agosto. Pero tras lo visto en O Vao, el Pontevedra debe seguir estudiando. Porque el conjunto lerezano fue incapaz de imponerse con solvencia al Coruxo en una primera mitad en la que fue peor en las áreas. Y perdió absolutamente el control de todo lo que sucedía en el rectángulo de juego en el segundo acto, cuando los cambios descompusieron a un bloque que volvió al 4-1-3-2, aunque intentando aprender a vivir sin Miguel Román. Y su primera intentona salió rana.

Antonio Fernández dispuso un once inicial juntando a tres centrocampistas y con Rufo como única referencia. Román ejerció de bisagra, con Ortiz y Yelko por delante. Diz y Rubio flanqueaban a Rufo y Calvillo completaba una defensa conformada por el joven y cumplidor Abal, Soto y Derik. El exdeportivista, ya reintegrado con el grupo, jugó 45 minutos, no sobresalió sin pelota en un contexto en el que no le exigieron demasiado y estuvo tibio a la hora de sacar el balón. Demasiado poco bagaje para ganarse una ficha a contrarreloj.

Con los tres centrocampistas, el PCF ofreció una versión decente. De hecho, Pino malogró la mejor ocasión, tras un movimiento al espacio de Ortiz, que le cedió la pelota para un remate franco. Mientras, el Coruxo crecía y a la media hora, hizo pagar a los foráneos un error defensivo en la jugada de continuación de un balón parado. Añón puso el balón al segundo palo y Derik despejó mal para regalarle el esférico a Luismi, que no falló en boca de gol. 

DISOLUCIÓN. El marcador fue una de las notas más negativas del primer acto, pero se convirtió casi en la mejor noticia tras el descanso. Porque en el segundo tiempo, el Pontevedra se disolvió. El equipo de la capital pareció comenzar mandando y Rufo testó el larguero, pero fue un espejismo. Pronto el Coruxo le quitó el balón e hizo correr de lado a lado a un PCF que no abarcaba. Con Borja como único pivote y Yelko Pino por delante, el pupilos de los hermanos Montes encontraron las costuras a su rival. Solo la Divina Providencia y Cacharrón le negaron el gol al equipo vigués en la media docena de claras ocasiones que generó.

Sin profundidad alguna para surtir a su doble punta, más allá de la voluntad de Bastos, el equipo de Antonio Fernández ni siquiera era capaz de responder los arreones del Coruxo, que dañaba a la contra, pero también en ataque posicional. Solo al final un gran balón de Yelko se topó con el palo tras un cabezazo canónico de Víctor Casais. Hubiese sido el empate, un mero maquillaje para el mal examen del Pontevedra.

FICHA TÉCNICA
1-Coruxo: Alberto; Terranova, Andriu, Lucas Puime, Aspas; Gandoy; Chiqui, Antón De Vicente, Mateo Míguez, David Añón; Luismi. También jugaron: Guido, Marcos González, Pitu, Youssef El Watani, Yelco Alfaya.
0-Pontevedra: Cacharrón (Vizoso, min. 75); Oier Calvillo (Rachu, min. 75), Soto, Derik (Churre, min. 46), Abal (Felipe, min. 60); Miguel Román (Borja Domínguez, min. 46); Diz (Bastos, min. 46), Mario Ortiz (Charles, min. 46), Yelko Pino, Alberto Rubio; y Rufo (Víctor, min. 75).
Gol: 1-0, min. 30: Luismi.
Incidencias: Partido amistoso disputado en O Vao ante unos 300 espectadores.

Más en Deporte Local Pontevedra
comentarios