sábado. 04.07.2020 |
El tiempo
sábado. 04.07.2020
El tiempo

El Cisne y el Cangas, juntos pero separados

Una imagen del Cisne-Cangas de la final de la última Copa Galicia. DP
Una imagen del Cisne-Cangas de la final de la última Copa Galicia. DP
La propuesta de competición de la Federación que se aprobará, con casi total seguridad, en la asamblea del próximo sábado, conduce a una Asobal de dos grupos en la que ambos equipos no coincidirían de inicio 

El derbi gallego entre Cisne Colegio Los Sauces y Cangas Frigoríficos del Morrazo no está garantizado de cara al próximo curso. O al menos es lo que se extrae del modelo de competición que la Asamblea General de la Federación Española de Balonmano aprobará, con casi total probabilidad, en la reunión del próximo sábado 13 de junio.

El ente federativo está interesado en desarrollar una Liga Asobal dividida en dos grupos y varias fases. Este interés era algo ya conocido, pero en las últimas horas se ha hecho público el mecanismo de reparto de los clubes a cada uno de los grupos: será a través de un modelo especial en el que el primer clasificado de la última temporada (Barça) se empareja con el último (Villa de Aranda, el peor de los ascendidos) en un grupo, mientras que el segundo (Ademar) lo hace con el penúltimo (a efectos de esta elección, el Cisne). El tercero (Logroño) volvería a ese grupo A junto al antepenúltimo (el Cangas, colista de Asobal pero que no bajó al no haber ascensos). Y así, sucesivamente.

De este modo, el Cisne Colegio Los Sauces quedaría encuadrado en el Grupo B y no coincidiría ni con el Cangas, ni con el gigante Barça en esta primera ronda del campeonato. Como grandes atractivos, visitarían el Municipal el Ademar León, el Bidasoa Irún, el Fraikin Granollers o el Anaitasuna entrenado por el pontevedrés Quique Domínguez.

Sin embargo, este formato abre la puerta a un derbi gallego todavía más apasionante de cara al año 2021. Y es que el modelo propuesto por la Federación divide de este modo los equipos para la primera fase de la competición, en los que los integrantes de cada grupo jugarán todos contra todos a doble vuelta. Una vez se disputen esas 16 jornadas, cada uno de los sectores tendrá una clasificación final. Los cuatro primeros de la tabla pasarán a jugar una segunda fase por el título contra los cuatro mejores del otro grupo. Y, al contrario, los cinco peores del Grupo A se medirán a los cinco peores del Grupo B para dirimir qué cuatro equipos descienden.

Además, en esta segunda fase de competición se tendrán en cuenta los resultados de la primera ronda entre los equipos que compartieron grupo y, posteriormente, vuelven a estar juntos en la ronda final. Es decir, si el Cisne coincidiese con Huesca, no volverían a jugar de nuevo, ya que para esta nueva clasificación se valorarían los marcadores de los enfrentamientos previos entre ellos. Por lo tanto, en esta fase final, la lucha por el título constará de ocho jornadas (24 fechas totales, sumando las de la etapa inicial) y la pelea por la permanencia, de diez (26).

Así, Cisne y Cangas tendrán la oportunidad de enfrentarse por uno u otro objetivo en el caso de que ambos coincidan en el grupo de los cuatro primeros o de los cinco últimos de sus respectivos grupos.

Más allá de esta propuesta, el orden del día también incluye el modelo de todos contra todos (una liga de 36 jornadas), aunque todo apunta a que no será el que apoye la asamblea, a pesar de que la mayoría de clubes de Asobal sí opta, a día de hoy, por él.

Además, en el evento se debatirá la obligatoriedad de formar parte de Asobal como requisito para participar en la máxima categoría. Esta es una de las luchas entre la asociación y la Federación. En el caso de eliminarse este requisito, la RFEBM daría un golpe de efecto en esta batalla de poder.

"Temos na Federación a un dictador total, a Franquito"

En el entorno del Cangas Frigoríficos la crítica a la Federación sobresale. En declaraciones a este periódico, el presidente del club morracense, Manuel Camiña, anunció que el formato de dos grupos será el que se imponga en la asamblea porque "é o que quere a Federación". "Na asamblea hai árbitros, adestradores e xogadores que se venden. Está todo manipulado pola Federación", recalcó el máximo mandatario del Cangas.

"Temos na Federación a un dictador total. Algúns chámanlle Franquito", denunció Camiña, que calificó a Blázquez como "o puto amo do rollo". "Alomenos 12 equipos da Asobal queren xogar todos contra todos. Pero a Federación quere manexar todo e ir contra a asociación. Parecía que Asobal comezaba a funcionar e había diñeiro. Pero claro, onde hai diñeiro quere entrar a Federación. Blázquez é un iluminado, pero xa miraremos que sucede coas eleccións deste ano. Prométese todo moi feliz, pero veremos", expresó.

EL CISNE, SIN BARÇA. Por su parte, Santiago Picallo, presidente del Cisne Colegio Los Sauces, destacó este viernes que "en el caso de que se aprobase" este modelo de competición, para su club sería "una faena no jugar contra el Barça". "Es previsible que contra el Cangas nos enfrentemos en la segunda fase por la permanencia, pero si se hace esta división, seríamos el único de la máxima categoría que no ha jugado contra el Barça", lamentó Picallo, que esperaba un sistema cremallera, en el que los clasificados pares cayesen en un grupo y los impares en el otro.

Más allá de esa cuestión, el Cisne no se encuentra a disgusto con esta formulación de competición, ya que la Liga Asobal no se dilataría tanto en el tiempo (de 34 fechas posibles en el caso de jugar todos contra todos, a 26 para los que compitan por no descender). Esto permitiría al club tener que destinar menos dinero al coste de plantilla.

El Cisne y el Cangas, juntos pero separados
comentarios