domingo. 08.12.2019 |
El tiempo
domingo. 08.12.2019
El tiempo

El waterpolo, una forma de vida

Los jugadores pontevedreses posan en uno de sus entrenamientos en la piscina del club. DP
Los jugadores pontevedreses posan en uno de sus entrenamientos en la piscina del club. DP
Alejandro Andión y Diego Touriño son dos pontevedreses de 16 años que se han mudado a Sabadell fichados por el equipo local, uno de los grandes clubes de waterpolo a nivel nacional. Con morriña e ilusión, ambos afrontan lejos de su familia una etapa de deporte y estudio

El 2 de septimebre la vida cambió para Alejandro Andión y Diego Touriño. Ese fue el día en el que estos dos jóvenes dejaron Galicia atrás y aterrizaron en Sabadell, la meca del waterpolo nacional, para vivir un sueño: ser deportistas profesionales. Un sueño que quizá aún no estaba en su cabeza cuando estos chicos empezaron a practicar waterpolo . Y es que ambos comenzaron en este deporte tras ver un partido en directo.

En el caso de Andión fue un primo suyo el que le metió el gusanillo y le hizo saltar a la piscina y probar. Para Touriño la experiencia fue un poco distinta. Tras acudir al Mundial de Barcelona de 2013, al pontevedrés le gustó el waterpolo y decidió darle una oportunidad a esta disciplina.

Quien les diría a estos dos chicos en aquel momento que, tras llegar a este deporte con la intención de probar, iban a llegar a ser jóvenes promesas del waterpolo tan solo unos años después.

La oportunidad
Esta experiencia llega tras un nuevo proyecto conjunto de la Federación Gallega y el Club Natació Sabadell con la intención de formar a jóvenes jugadores.

LA OFERTA. Esta aventura comenzó para estos dos chicos cuando después de varios años de entrenamientos y preparación en el Club de Waterpolo de Pontevedra ambos fueron convocados por la Federación Gallega de Natación para entrenar durante unos días, allá por la última Semana Santa, junto a otros tres jugadores gallegos en el Club Natació Sabadell, el gran club de referencia nacional en este deporte acuático.

Se trataba de un nuevo proyecto impulsado por la Federación y llevado a cabo entre ambas entidades que daría la oportunidad a dos de estos cinco jugadores gallegos de formarse en el waterpolo con el club catalán.

Tras esta prueba ambos sabían que existía la posibilidad de ser los elegidos, pero aún así no se lo esperaban y la llamada les cogió a ambos por sorpresa. Alejandro Andión recuerda que en ese momento "yo no me esperaba la noticia, pero cuando la recibí lo hice con mucho gusto y al final es una oportunidad que no puede dejar escapar y que es única". Algo similar le ocurrió a Diego Touriño que asegura que "a mí también me sorprendió", a lo que añade desde Sabadell que "con mucha ilusión decidí aceptar la oferta y venir hasta aquí a intentarlo".

Un nivel mucho más alto
Los jugadores notan un cambio a nivel de juego entre ambos lugares por lo que el esfuerzo es clave para hacer un buen juego.

Y tras tomar la decisión, ambos emprendieron hace dos meses y medio rumbo a la ciudad catalana con ganas de lanzarse a la piscina y darlo todo. Algo por lo que no tuvieron que esperar mucho. Y es que, nada más llegar el club les dio la bienvenida y ya comenzaron los entrenamientos con el equipo de primer año de juvenil del club.

Además, también pudieron ir conociendo poco a poco a sus compañeros de equipo tanto dentro como fuera del agua y empezaron así a hacer sus primeros amigos en Sabadell a los pocos día de llegar. Amigos con los que pasan el poco tiempo libre que les queda entre sus obligaciones con los estudios y el deporte.

Un día en su vida. La rutina en Sabadell
Alejandro Andión y Diego Touriño - Waterpolo (2)

Alejandro Andión y Diego Touriño tienen una agenda marcada para su vida en Sabadell y se han acostumbrado a su rutina diaria:

►7.15. Hora de levantarse El despertador suena a esta hora y ambos jugadores se levantan de la cama, desayunan, se visten y se asean para empezar su día.
►7.50. De camino a clase Con 10 minutos de camino hasta el instituto los jóvenes salen de su casa para empezar la jornada.
►8.00. Empiezan las clases Ya en el instituto empiezan las clases y los chicos se centran en sus estudios.
►14.30. Salen del instituto Tras seis horas y media de clases es hora de reponer fuerzas y comer algo. Por lo que emprenden el camino a casa para dejar sus cosas e ir a por su comida.
►14.50. A comer Todos los días llegan sobre esta hora al comedor del colegio Santa Clara para reponer fuerzas y así enfrentarse al resto del día.
►15.40. Tiempo de estudio Tras la comida los chicos tienen un rato libre que suelen dedicar a sus estudios y tareas. Algunos días se quedan en el colegio y otros vuelven a casa.
►17.00/18.00. A entrenar Dependiendo del horario que su entrenador les tenga preparados los dos pontevedreses comienzan sus entrenos con entre dos y tres horas en el agua por delante.
►20.30. Vuelta a casa Tras los exahustivos entrenos es hora de volver a casa e ir acercandose así al final del día. Aunque algunas veces se quedan a charlar con sus compañeros.
►21.15. Hora de cenar Lo primero para ellos al llegar de los entrenos es cenar y reponer fuerzas.
►21.40. Tiempo de relax Después de cenar suelen relajarse y disfrutar de una serie o una película antes de terminar la jornada.
►23.30. A dormir Y tras cumplir con todas sus olbigaciones los chicos se van a dormir para afrontar un nuevo día.


SU VIDA EN SABADELL. El día a día ha cambiado mucho para estos dos chicos desde que llegaron a Sabadell. Su rutina se repite jornada tras jornada y Andión la define en tres simples palabras: "Instituto, estudios y waterpolo".

Estas tres cosas siempre están presentes en su nueva vida. Por la mañana acuden a clase durante seis horas y media. Por la tarde se dedican a estudiar y luego, a entrenar entre dos y tres horas. Los fines de semana llega el momento de la verdad y jugar los partidos con su equipo.

Viendo este horario lo primero que se piensa es: ¿tienen tiempo libre? Pues sí, aunque no les queda mucho.

Mayor afición
Sabadell cuenta con un mayor número de aficionados que acuden a ver los partidos y abarrotan las gradas de la piscina

Cuando no tienen obligaciones los dos pontevedreses suelen quedar con sus compañeros y con los amigos que han ido haciendo estos meses a la vez que, poco a poco, también van descubriendo y conociendo la ciudad en la que viven ahora de la mano de sus compañeros. Y cuando los estudios les llaman, el tiempo libre desaparece y pasan esas horas en la biblioteca o en casa, un piso que comparten con uno de los jugadores de la categoría absoluta del Club Natació Sabadell, que ejerce como responsable de los dos jugadores, que aún son menores de edad.

Aunque sí es cierto que todos los días tienen un momento en el que les llega el tiempo de relax. Y este llega cuando salen de sus entrenamientos y vuelven a casa. Ese momento lo utilizan para disfrutar de la serie a la que están enganchados, ver una película o simplemente aprovechar para relajarse de cara al día siguiente.

MORRIÑA. Casi dos meses después de mudarse a Sabadell ambos se alegran de haber tomado esta decisión y haber aprovechado esta gran oportunidad.

Aún así, siempre hay momentos en los que la morriña está presente. Y es que estos dos adolescentes emprendieron esta experiencia deportiva en solitario. Su familia, sus amigos y sus vidas como las conocían se quedaron en Pontevedra.

"Lo más duro de esta experiencia es estar lejos de la familia. No poder estar cerca de los tuyos", reconoce Diego Touriño. Algo que, sin duda, hace que ambos echen mucho de menos la vida que hace tan solo un par de meses llevaban en su ciudad natal.

Aunque esta morriña se va temporalmente cuando sus familiares van a visitarlos y consiguen que los 1.169 kilómetros que separan Sabadell y Pontevedra no parezcan tantos y se sientan un poco más como en casa.

Estudiar y entrenar
Así se resume la vida de los jugadores, que tienen claro que lo que los ha llevado allí es el waterpolo.

UN GRAN CAMBIO. El cambio al que se enfrentaban estos dos chicos no era solo de ciudad, de instituto y de amigos, sino también a nivel deportivo.

Ambos sabían de antemano que el waterpolo en Sabadell tiene un nivel más alto que en Pontevedra. Y no tardaron mucho en empezar a darse cuenta tras su llegada al club de natación.

Andión lo refleja claramente al afirmar que "el waterpolo es muy diferente aquí. Son muchos partidos, mucha competición, mucho trabajo y mucho esfuerzo. Al final se nota la diferencia entre un sitio y otro".

De este modo, los dos saben que su estancia en Sabadell es por, para y gracias al waterpolo, por lo que en su cabeza tienen claro que deben esforzarse por darlo todo al mismo tiempo que no descuidan sus estudios.

Como ellos dicen: "Aquí hay dos opciones: estudios y waterpolo. Y al final tienes que cumplir con las dos cosas". Algo que, sin duda, han conseguido durante este tiempo con la intención de aprovechar al máximo esta oportunidad que les han brindado y no defraudar a los que han confiado en ellos.

Pero esta diferencia no está presente solo a nivel deportivo, sino también a nivel de afición. En Pontevedra el waterpolo no es un deporte que cuente con muchos espectadores en sus partidos y las gradas de la piscina no suelen llenarse para verlo. Sin embargo, en Sabadell ocurre todo lo contrario y la gente acude a las piscinas solo para disfrutar de una tarde de partido.

Alejandro Andión y Diego Touriño se dieron cuenta de esto en poco tiempo al ver el número de asistentes a los partidos y aseguran que "hay una gran diferencia de seguimiento del waterpolo entre Sabadell y Pontevedra".

Ellos mismos ponen un ejemplo al señalar que "aquí hay una final femenina y la piscina se llena. Más de 100 personas. En Galicia hay un buen partido y se juntan 20 personas".

Pero a pesar de los cambios, tanto negativos como positivos, ambos siguen viviendo esta experiencia con la misma ilusión que el primer día y con un sueño camino de cumplirse: triunfar en la meca del waterpolo.

LA COMIDA. ACUDEN A UN CENTRO EDUCATIVO

Alejandro Andión y Diego Touriño - Waterpolo

Cada día Alejandro Andión y Diego Touriño llegan al comedor del colegio Santa Clara tras salir de clase en el instituto para disfrutar de una buena comida y reponer fuerzas de cara a sus entrenamientos de la tarde. Acuden a este colegio, ya que es el centro educativo al que el Club Natación Sabadell está asociado.

FERRÁN PLANA: "AMBOS PUEDEN SER GRANDÍSIMOS JUGADORES"

Ferrán Plana, entrenador de Alejandro Andión y Diego Touriño en el Club Natació Sabadell. WATERPOLISTA.COM

Alguien que empieza a conocer bien a los dos jóvenes es su entrenador en el Club Natació Sabadell, Ferrán Plana. El técnico asegura que Andión y Touriño están muy contentos con el equipo. Además señala que su adaptación es buena, aunque destaca que "la adaptación no es solo a nivel waterpolo, que los hemos acogido super bien y tanto sus compañeros como ello están muy contentos. Esto solo sería super sencillo. Pero también es una adaptación a todos los niveles. Académica en el instituto, social, a nivel lingüístico. No es que esté siendo difícil, sino compleja".

"Es una adaptación a todos los niveles. No está siendo difícil, sino compleja"

Plana manifiesta que no tienen prisas con estos dos jugadores y que no están buscando un rendimiento inmediato, sino que ven proyectos con posibilidad de proyección.

El entrenador también ve la diferencia de nivel entre el juego pontevedrés y el de Sabadell y asegura que "la diferencia entre el waterpolo gallego y el catalán aún es grande. Esa es la realidad". Pero añade que "desde el momento que iniciamos este proceso que creíamos en sus condiciones físicas, técnicas, psíquicas y todo lo que nos pueden hacer pensar que van a tener una proyección".

"Alex es una bestia, tiene un potencial enorme y Diego tiene unas condiciones natas importantes a nivel técnico"

Al hablar de los dos pontevedreses solo tiene palabras de elogio para ellos. A Alejandro Andión lo define como "una bestia, un animal. Tiene un potencial físico enorme. Tiene un carácter y unas condiciones psicológicas muy buenas. Él tiene clarísimo lo que quiere: ser jugador de élite. Va a dejar todo lo que pueda y mas. Va a poner todo de su parte para conseguirlo".

Sobre Diego Touriño su entrenador asegura que "tiene unas condiciones innatas importantes a nivel técnico. Entiende el juego y es muy inteligente jugando. Es muy explosivo. Aunque no es tan decidido como su compañero. Tiene que creérselo mucho más. Puede ser un grandísimo jugador".

El waterpolo, una forma de vida
Comentarios