"Los emigrantes de Avión emprendieron y se imitaron unos a otros; así alcanzaron el éxito"

¿Cuál es el secreto de que todo un pueblo hiciese fortuna en México? "Montar sus negocios, replicarse y compartir su sabiduría con sus vecinos". Y eso es precisamente lo que hace Alberto Dacasa, un azteca muy gallego que ha convertido en best seller El método Avión, un libro financiero y de vida donde ayuda a emprender el vuelo del éxito
Alberto Dacasa. EP
photo_camera Alberto Dacasa. EP

El método Avión no se divide en capítulos, sino en escalas. ¿Lo bautizó así en alusión a los aeroplanos o por el pueblo ourensano?
Quería hacer un guiño al nombre del pueblo y hacia la aviación. Mis antepasados son de Avión y yo soy piloto de aviación. Tengo licencia aunque nunca llegué a ejercer.

¿Y ve alguna similitud entre los habitantes del pueblo y los pilotos de avión como usted?
Sí. La disciplina, la constancia, la actitud, la tranquilidad y la preparación para evitar cualquier tipo de problema. Los pilotos siempre usan la doble comprobación para descartar errores y los emigrantes de Avión también trataban de minimizar riesgos en sus negocios.

Lo de Avión, el pueblo, es un fenómeno. ¿Cuál fue el secreto para que prácticamente todos los emigrantes hiciesen fortuna?
Mucha gente me pregunta si los habitantes de Avión tienen un gen diferente. No, fue sencillamente una sola cuestión: su actitud. El deseo de cambiar sus vidas porque estas eran muy precarias. La ganadería no se daba en Avión y había hambre, que solo se podía subsanar con un sueño en grande. Se convencieron de que había que intentarlo y no quedarse quietos en el pueblo y eso los motiva a ir a México. Una vez allá, empiezan por buscar un trabajo en cualquier área que encontraran y a hacer un máximo ahorro con mínimos gastos, gastos de supervivencia. Pero sabían que de esa manera sus ahorros no se iban a multiplicar. De ahí que empiecen a vender cosas, multiplicando esas ganancias. Y así, sin saberlo, se convierten en unos emprendedores.

¿Pero todos lo hicieron?
Esa es la clave. Estaban todos en contacto y se replicaron unos a otros. Esto es como cuándo aprendes a caminar, a andar en bici, o una receta. Es decir, si imitamos las cosas que otras personas hacen, obtendremos los mismos resultados. Ellos, como buena gente que compartía su sabiduría para ayudarse unos a otros, obtuvieron prácticamente los mismos éxitos. Y eso es lo que hizo una comunidad diferente. Porque entendían las necesidades del otro, se ponían en los zapatos del otro.

La inseguridad en México | "Tienes que llevar un perfil discreto y una vida social muy limitada. Pero los que nacimos allí ya tenemos una vida hecha"

Es frecuente verlos regresar cada verano a Avión y jugar al dominó con magnates como Olegario Vázquez Raña o Carlos Slim. Pero, ¿en México mantienen la relación?
En México la carga de trabajo es mucho mayor y los compromisos laborales están a la orden del día, pero gracias a la gran labor que desarrolla el Centro Gallego de México convivimos a través de alguna fiesta o comida que se organiza, por lo que seguimos manteniendo cierta unidad en México. En verano todo es más relajado y tenemos más tiempo para juntarnos en Avión. Por cierto, te doy la primicia: este año vuelve la fiesta mexicana el 12 de agosto.

Por desgracia, México sale demasiado en nuestros titulares y no por cosas buenas. Este año fueron asesinados tres gallegos en el país, dos de ellos con raíces en Avión.
México es un gran país pero con un alto índice de inseguridad. Y esta afecta más a la gente que genera más riqueza y puestos de trabajo. Allí tienes que llevar un perfil muy discreto y una vida social muy limitada. Ahora mismo, México es uno de los países más violentos del mundo sin estar en guerra. Ya no hablemos de tu profesión. Somos el primer país en periodistas muertos.

¿No se plantea regresar a Galicia?
Los ladrillos son muy difíciles de mover y algunos ya tenemos una vida hecha. Los primeros emigrantes de Avión iban con la idea de regresar, pero sus negocios se fueron expandiendo. El abuelo mejoró al bisabuelo y el hijo al padre, los negocios se diversificaron y eso hace que nuestra vida esté ya asentada en México.

¿Qué negocios tiene usted allí?
Sobre todo en el sector del mueble y el inmobiliario, donde tiene tradición mi familia.

Libertad financiera | "El éxito es hacer lo que te apasiona, ser dueño de tu tiempo y viajar a donde quieras. Es el fin de la carrera del emprendedor"

Vamos a hablar de su libro. En primer lugar, trata del éxito. ¿Cómo lo definiría?
El éxito es hacer lo que realmente te apasiona, poder ser dueño de tu tiempo para distribuirlo en lo que quieras y no tener que preocuparte del dinero. Poder viajar a donde te apetezca, comer en cualquier restaurante sin ver el precio o tener tiempo para estar al lado de los tuyos. Ese es el fin de la carrera de un emprendedor, ver la vida desde otro prisma distinto al de un puesto de trabajo, y por eso quiero animar a todos a emprender.

Hay quien dice que el dinero da la felicidad y otros que no, pero lo que no se puede debatir es que da libertad, como usted comenta. ¿Esa libertad financiera es tan difícil como mucha gente cree?
Es tan fácil como tú te lo propongas. Yo sin ser escritor, he convertido este libro en un best seller. Eso sí, si emprendes hay que trabajar unos años lo que otros no están dispuestos a trabajar, para luego poder vivir el resto de tu vida como otros no podrán.

Habla de Amancio Ortega, y de que si se hubiese conformado con tener dos tiendas no estaríamos ahora hablando de él. ¿Es buena la ambición?
Sí. El perseguir tu sueño es algo que te va a dar alegría y bienestar. Lo que ocurre es que a veces no nos enseñan a soñar. Por ejemplo, a una de las últimas personas a las que firmé un ejemplar le pregunté cuál era su sueño. Me dijo que trabaja en una cadena hotelera y que su sueño era ser el director del hotel. Le dije que está bien, pero que quién cree que es más feliz y tiene más tiempo libre: ¿el dueño o el director? Me dice: ‘el dueño’. Y yo le pregunté por qué no cambia de sueño. Hay que soñar en grande.

¿Y qué hay de aquellos que no pueden acometer inversiones porque no tienen dinero?
Les explicaría algo muy fácil. Todos conocemos los supermercados y consumimos zumo de naranja. Pongamos que la naranja está a 1 euro el kilo, pero si vas al distribuidor probablemente puedas conseguirlo a 0,20. Acudes a tu primer entorno, que son tus amigos y vecinos, y les dices: la naranja cuesta 1 euro el kilo en el súper, yo te la traigo a un euro a la puerta de tu casa. Con 10 euros, a 0,20, puedes comprarte 50 kilos, que vas a vender a un euro. Por lo tanto tienes 40 euros de beneficio vendiendo naranjas en tu barrio. Se puede comenzar con muy poco. Y si estos 40 euros los vuelves a reinvertir, vas multiplicando. Más que el dinero, nos faltan esas ganas y dejar ese conformismo.

Cada vez nos inundan con más tácticas de dinero fácil, con anuncios en internet para invertir en criptos o dudosos métodos de Bolsa para hacerse ricos de la noche a la mañana. ¿Qué opinión le merecen?
Creo que la juventud nunca ha estado tan preparada como hoy. Pero hay más miedo para emprender y, sobre todo, menos paciencia. De forma categórica queremos la inmediatez. Un niño necesita una gestación de 9 meses, una carrera universitaria, 5 años, o un Rías Baixas un tiempo de cosecha y maceración. Todo tiene un tiempo, y el del emprendedor es saber esperar, ser constante.

El libro no solo ayuda a dar con las claves del éxito financiero, sino que lo recaudado va íntegramente destinado a Mensajeros de la Paz.
Sí, además de donar todo lo recaudado, por cada libro vendido regalaremos otro a centros sociales, cárceles, bibliotecas y asociaciones. A medida que el éxito te acompaña, también te comprometes a cambiar la vida de otros. Por eso este libro es parte de mi legado. No busca absolutamente nada más que devolverle a la sociedad un poquito de lo que me ha dado.

comentarios