sábado. 14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo

Ni a los feriantes les faltó gasoil, ni Diana habría desaparecido donde dice el Chicle

Uno de los testigos de la tercera jornada del juicio por el crimen de Diana Quer. AGN
Uno de los testigos de la tercera jornada del juicio por el crimen de Diana Quer. AGN
Varios testimonios tumban la versión de Abuín sobre lo sucedido la noche del crimen de Diana Quer
 

Un grupo de feriantes que estuvieron trabajando en las fiestas de A Pobra durante la noche que desapareció Diana Quer, en agosto de 2016, han asegurado este jueves que no notaron que les hubiesen robado gasoil en sus vehículos, entre ellos furgonetas y caravanas, que estaban estacionados en la calle en la que Enrique Abuín afirmó haber abordado a la víctima. 

Ocho de estos trabajadores han declarado este jueves en la tercera sesión del juicio por la muerte de Diana Quer. Las preguntas de la acusación han ido encaminadas a determinar si existen contradicciones en la versión aportada por 'El Chicle', que afirmó que había acudido a esa zona, la calle Venecia, a robar gasoil de los vehículos. 

Ninguno de los testigos percibió pérdida o robo de combustible en los vehículos de su propiedad ni escuchó ruido alguno en la franja horaria durante la que Abuín aseguró haber visto a Diana en esa misma calle (entre las 2,30 y las 3 de la madrugada). Sin embargo, la mayoría de ellos ha declarado que, al tratarse de fin de semana, los puestos cerraban más tarde de lo habitual. 

DESPARICIÓN. La última persona que vio a Diana Quer con vida, una joven que esa noche estaba también en la fiesta de A Pobra, ha asegurado este jueves que la víctima caminaba "recto" por el Paseo del Arenal, en dirección a su casa, y no por la calle paralela en la que Enrique Abuín dijo que se había encontrado con ella de forma sorpresiva. 

Ante el tribunal, la chica, que aún es menor, ha asegurado que la noche de los hechos vio en la calle a Diana Quer, a la que conocía del pueblo, mientras la víctima caminaba por el Paseo del Arenal. 

En concreto, ha explicado que los hechos sucedieron en torno a las 2,30 horas de la madrugada, dado que esa era su hora de regreso a casa y se dirigía precisamente a su domicilio desde esta calle. 

La chica ha afirmado que vio a Diana Quer a la altura de una pizzería ubicada en el Paseo del Arenal caminando "en dirección recta" por la acera, sola y en dirección a su casa. La joven iba, además, utilizando su teléfono móvil. 

La testigo ha añadido, además, que en el periodo en el que pudo ver a Diana, a menos de 100 metros de distancia, la joven pasó el desvío de la calle Venecia y siguió caminando en dirección a las naves abandonadas de la antigua discoteca Boomerang. 

La menor ha indicado que la zona estaba bien iluminada y que no vio a "ningún coche" ni a nadie siguiendo a Diana. "Solo la vi a ella, la vi tranquila y yéndose a su casa", ha añadido. 

La ubicación de Diana mientras regresaba a su casa en la madrugada que desapareció es relevante para poner en cuestión la declaración de El Chicle. Así, el único acusado de este crimen aseguró que esa noche se encontraba en la calle Venecia, paralela al Paseo del Arenal, porque allí estaban aparcados los camiones de los feriantes a los que, supuestamente había ido a robar gasoil. Según su versión, la joven caminaba por esta calle y allí se encontró "de frente" con ella. Sin embargo, la acusación y la Fiscalía sostienen que la joven caminaba realmente por el Paseo del Arenal, una calle mejor iluminada, y que fue allí donde El Chicle la abordó con la intención de agredirla sexualmente. 

Ni a los feriantes les faltó gasoil, ni Diana habría desaparecido...
Comentarios