viernes. 22.11.2019 |
El tiempo
viernes. 22.11.2019
El tiempo

El Seprona halla una perrera ilegal con 33 animales "en deplorables condiciones"

El hallazgo se ha producido en la localidad ourensana de Nogueira de Ramuín

Agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona), adscritos a la Guardia Civil de Ourense han localizado una perrera ilegal que tenía "33 perros en deficientes condiciones" en la localidad de Eiradela-Nogueira de Ramuín, que carecía de comederos y bebedores y que tenía los habitáculos "encharcados".

Según informó la Comandancia de Ourense, la dueña tenía en las instalaciones a quince y dieciocho perros de diferentes razas en dos habitáculos que estaban "encharcados" y que se encontraban "en deplorables condiciones higiénico-sanitarias" además de que "carecían de comederos y bebederos".

Estas mismas fuentes han precisado que esta mujer, vecina del lugar, carecía de la documentación preceptiva para la tenencia de tantos animales y los canes no tenían la correspondiente cartilla sanitaria ni microchips.

Por este motivo, el Seprona ha puesto estos hechos en conocimiento de la Consellería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, en base a la Ley 4/2017 de 3 de Octubre, de protección y bienestar de los animales de compañía en Galicia a fin de que realice las investigaciones pertinentes.

Además, en Vigo, agentes de la Policía Local han cursado las oportunas denuncias contra una vecina de la ciudad que presuntamente mantenía a su perro en mal estado y de forma permanente en el balcón de su vivienda.

Los hechos, informan fuentes policiales, tuvieron lugar el pasado día 2 a las 16.45 horas. Una unidad se trasladó a un domicilio de la Travesía de Vigo donde, según lo narrado por un testigo, un perro se encontraba en "mal estado" y, "desde hacía mas de un año, de forma permanente en el balcón".

Los agentes comprobaron a su llegada a la vivienda que en el balcón referido se encontraba una hembra de una raza catalogada como potencialmente peligrosa. Los moradores del piso, en concreto la titular del animal, reconocieron carecer de la documentación pertinente y que el perro tampoco contaba con un microchip.

El balcón estaba abierto, lleno de heces y orina y con un saco de pienso tirado en el suelo. A pesar de que el animal parecía bien alimentado, la Policía Local valoró la posibilidad de que no estuviese recibiendo los cuidados necesarios a nivel fisiológico y etológico.

Tras calificar la situación como de "semiabandono", se cursaron las denuncias oportunas.

El Seprona halla una perrera ilegal con 33 animales "en deplorables...
Comentarios