sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

"No me siento cómoda con la confrontación y el insulto; esa política no cala en A Coruña"

Inés Rey, alcaldesa de A Coruña. EFE
Inés Rey, alcaldesa de A Coruña. EFE
Inés Rey es la primera mujer en democracia en hacerse con el bastón de mando de María Pita representa a la nueva hornada del PSdeG. Aterrizó en la alcaldía sin apenas experiencia política y en menos de dos años logró formar equipo y activar un proyecto de ciudad con el diálogo como seña de identidad. Hasta que llegó la pandemia y lo puso todo patas arriba 

A punto de llegar al ecuador del mandato, ¿qué balance hace?

Es un mandato condicionado por una pandemia con la que no contábamos. Nuestras primeras actuaciones fueron reactivar la ciudad a nivel económico y social, recuperar el diálogo institucional que se había roto y poner en marcha de nuevo la maquinaria municipal. Y creo que lo conseguimos. Este Ayuntamiento llevaba ocho años paralizado y sin un modelo de ciudad y ahora lo tiene.

¿La alcaldía es como se esperaba?

Llegué aquí para ser alcaldesa sin haber tenido ningún cargo político previamente. Una tiene que adaptarse pero más o menos sí es como esperaba, aunque con mayor intensidad. Aquí son 24 horas todos los días y eso es lo que esperan los ciudadanos de un alcalde entregado. Esta es la parte más bonita de la política y un reto diario apasionante: hacer que la vida de los ciudadanos sea mejor.

Inés Rey, alcaldesa de A Coruña. EP¿Qué fue lo más difícil?

Evidentemente gestionar una crisis sanitaria de esta envergadura y sus consecuencias económicas, porque nadie tenía un manual político para esto; tuvimos que inventar e ir resolviendo los problemas según iban surgiendo. Pero este gobierno demostró capacidad de gestión: habilitamos el pabellón de Riazor para 129 personas sin hogar en el confinamiento, peatonalizamos y creamos carriles para corredores y bicis y la culminación final fue la aprobación del Plan de Rescate Económico y Social, el Presco. En un momento de enfrentamientos estériles y dañinos, en A Coruña fuimos un ejemplo y conseguimos ponernos de acuerdo cinco grupos y aprobarlo por unanimidad. 

¿En qué consiste el Presco?

Es un plan de rescate dotado con 13 millones de euros que contempla medidas como ayudas directas o bonos de comercio y hostelería. Pocas administraciones, en relación a sus competencias y presupuestos, hicieron un esfuerzo tan grande como nosotros. El Presco es un éxito y ya nos llamaron de otras ciudades para copiarlo.

Nadie tenía manual para esta crisis, pero este gobierno demostró capacidad de gestión y la corporación estuvo unida

¿Cómo sobrevive alguien tranquila y dialogante como usted en un mundo político tan alterado?

Porque la política es ser capaz de llegar a acuerdos con personas que no piensan igual que tú y con gente de otros partidos que tiene responsabilidades en otros gobiernos. La normalidad entre instituciones debe presidir la política y yo no me siento cómoda con la confrontación, el enfado, el insulto y la falta de respeto. Eso en A Coruña, donde veníamos de un mandato muy convulso, no cala.

Su estilo de cooperación con la Xunta es diametralmente opuesto al de Abel Caballero en Vigo.

Al alcalde de Vigo le tengo profunda admiración, gran respeto político y mucho cariño personal. Es un referente y un gran compañero, con una forma de gobernar exitosa y unos resultados electorales espectaculares. Yo tengo mi manera de ser y no voy a confrontar con otros compañeros. Entiendo que ser exigente y pedir cosas para tu ciudad no es incompatible con sentarse a hablar y sacar adelante proyectos. Yo cuando tengo que reclamarle algo a la Xunta lo hago con total vehemencia y poniendo los intereses de la ciudad por delante, pero también mantengo un diálogo fluido y, fruto de ello, salieron adelante proyectos que estaban bloqueados.

Uno de ellos es la ampliación del Chuac, el más importante a nivel económico de los próximos años.

La ampliación del hospital es competencia autonómica, pero el Concello contribuyó con la firma de ese convenio, en el que tendremos que hacer nuestra parte: accesos, suministros, etc. La Xunta tuvo ese compromiso de ampliación del Chuac con nosotros, es una obra con una inversión importantísima y dimos los primeros pasos, aunque no es para este mandato sino para un horizonte de 10 años.

¿Qué otros proyectos considera claves para A Coruña?

La intermodal, la renovación de mercados municipales, la movilidad sostenible, las peatonalizaciones y las inversiones en los barrios, que quizás no aparecen en la lista de grandes obras pero que son igual de importantes porque suponen la mejora del espacio urbano y mejoran la calidad de vida. Y después está el proyecto para los terrenos liberados del puerto.

Eso sí transformará la ciudad. ¿Qué le gustaría a usted para esa zona?

No se trata de lo que me guste a mí, sino que entre todos diseñemos la ciudad del futuro. La extensión de los terrenos portuarios es inmensa así que será como crear una nueva ciudad al otro lado de la bahía. No es un reto inmediato sino a 20 o 30 años, pero sí debemos sentar las bases y ya dimos los primeros pasos: la cumbre para hablar del Puerto con todos los agentes implicados, que se reunieron por primera vez en 17 años; y el estudio encargado a Carlos Nárdiz para analizar los futuros usos de esa fachada marítima. Es un trabajo para hacer con luces largas y entre todos, porque si se convierte en un proyecto de ciudad nadie lo echará atrás.

El mayor conflicto que tuvo en el mandato curiosamente no fue institucional sino orgánico, por las aportaciones al PSdeG. ¿O no?

No me gusta hablar de cuestiones orgánicas por respeto a mis compañeros y a las siglas. Hay reflexiones que deben ceñirse al ámbito interno y lo mantuve siempre. Eso es todo lo que voy a decir.

¿Pero da esa crisis interna del PSOE local por cerrada?

Nosotros estamos trabajando para mejorar la vida de los coruñeses que es lo que nos preocupa y en eso está volcado este gobierno.

La satisfacción por Besteiro y Orozco fue infinita; el PSdeG tiene que reivindicar a estos dos compañeros intachables

¿La tienta la política autonómica?

¡Uy, nada! No me venga con preguntas de futuro porque acabo de llegar: llevo aquí 20 meses y es el primer cargo que tengo, así que solo pienso en mi ciudad, en sacar adelante los proyectos y en salir cuanto antes de esta crisis.

¿Cómo valora la absolución de Gómez Besteiro, exlíder del PSdeG, junto a la de López Orozco?

Fue una infinita satisfacción para todo el PSdeG que se archivase una causa que truncó su carrera política de forma injusta y dolorosa. Ahora que se limpie el nombre de nuestros compañeros, en cuya honradez y decencia siempre creímos. José Ramón y Pepe merecen que se repare el daño y que el PSdeG reivindique a estos compañeros honrados y con una actuación intachable a lo largo de sus carreras. A Besteiro tuve ocasión de felicitarlo personalmente.

¿Sus primeros planes ahora que hay libertad para moverse?

Lo primero ir a ver a mis padres por primera vez en dos meses, con mascarilla y distancia. El cierre perimetral fue duro porque somos la cabeza de un área metropolitana con 400.000 ciudadanos muy intercontectados: muchas familias se separaron y nuestra economía y comercio se resintieron.


"Todos los años me escapo unos días a Foz a desconectar" 

Creo que tiene bastante vinculación con Foz. ¿Por qué?

En Foz tengo una amiga íntima y todos los años me escapo cuatro o cinco días a desconectar allí. Yo soy muy del norte y me encanta. ¡Pero tampoco quiero decirlo mucho que luego se llena de gente!

Usted es la alcaldesa de muchos lucenses que viven en A Coruña.

Es verdad, siempre hubo mucha relación. A mí Lugo también me gusta, es una de nuestras ciudades importantes y le tengo mucho cariño a Lara, su alcaldesa.

¿Sufre mucho con el Dépor?

¡Ese tema mejor no sacarlo! Estamos en una situación dramática porque fuimos el Superdépor, que ganó la Liga y jugó en Europa. De aquellas tardes de gloria pasamos a estas más amargas. Espero que podamos mantener la categoría, ya que subir a Segunda está complicado. A ver si hay un proyecto que nos permita ilusionarnos.

Dicen que es una lectora voraz. ¿Con qué libro anda ahora?

Acabé Miss Marte, de Jabois. Soy muy fan. Ya había leído Malaherba y cuando salió este fui a por él y me lo leí del tirón.

"No me siento cómoda con la confrontación y el insulto; esa...
comentarios
ç