sábado. 10.04.2021 |
El tiempo
sábado. 10.04.2021
El tiempo

La belleza de los molinos de Loira, amenazada por la maleza

Algunos de los molinos, como el de la imagen, están medio derruidos. C.N.
Algunos de los molinos, como el de la imagen, están medio derruidos. C.N.

Su mantenimiento está en manos privadas ▶El Grupo Ronsel tiene catalogadas cerca de 55 edificaciones a lo largo del cauce del río y restauró la de Fixón ▶La Xunta adecentó un sendero

El buen tiempo que está acompañando la recta final del invierno invita a hacer planes al aire libre. En la villa marinense, muchos optan por bajar a la playa y pasear por la arena. Algún valiente incluso se atreve con el primer chapuzón del año. Sin embargo, el municipio ofrece más alternativas en medio de la naturaleza para disfrutar cuando la temperatura acompaña.

Una de ellas son las rutas de senderismo, como la del Monte Penizas, que tiene como parada obligada el sendero que discurre junto al cauce del río Loira, cuyos molinos son una de las colecciones patrimoniales más importantes de la localidad morracense. El Grupo Cultural Ronsel de Seixo realizó hace ya varios años un arduo trabajo de catalogación de todos los molinos que le dan fama al curso hidráulico, anotando la friolera de 55 estructuras, "que agora deben ser 53, porque dous desapareceron", puntualiza Xosé Vilas, miembro del colectivo. Después, ampliaron el campo de investigación a las parroquias de San Xulián y Ardán.

Germen de Ronsel
El nacimiento del colectivo hace 24 años estuvo motivado precisamente por la intención de restaurar el Muíño de Fixón

La singular belleza de los molinos de Loira es, no obstante, casi inapreciable para el visitante a día de hoy. La maleza ha crecido de tal manera sobre las paredes de piedra de los mismos que algún senderista despistado podría pasar delante de alguno sin apenas darse cuenta. "As silveiras están moi crecidas e alcanzan unha altura tremenda", reconoce Vilas.

El mantenimiento de las edificaciones le corresponde a sus propietarios, pero, tal y como suele suceder en estos casos, los particulares que ostentan su titularidad ni están, ni se les espera. Algunos de los molinos, incluso, pueden llegar a tener hasta diez dueños procedentes de familias distintas, ya que, tal y como relata Vilas, "algúns construíronse entre varias, que se rotaban no seu uso".

La indiferencia por parte de los propietarios sembró, hace ahora 24 años, una semilla en la vecindad de Seixo, de la que germinó el propio Grupo Ronsel. "O xermolo da asociación cultural foi a nosa intención de restaurar un deses muíños". Escogieron el de Fixón, que es el primero que se encuentra uno si empieza la caminata en el tramo del río que corre bajo el centro educativo de la parroquia. Hoy en día, aunque la estructura del molino es firme, también sufre la invasión de la maleza.

 

Apadrinamiento
El río se limpia todos los años, tanto con batidas organizadas por Ronsel, que tiene apadrinado un tramo, como por la Xunta

UN PUENTE Y UN CANDIL. Tampoco está en buen estado la chapa metálica que une las dos orillas del Loira, situada junto al Muíño de Fixón. Xosé Vilas comenta que "fai moitos anos" el paso elevado estaba formado por cuatro piedras colocadas de tal manera que hacían la función de puente. "Chamábamoslle a Pontella de Fixón, pero coas obras que se fixeron cando a circunvalación desfíxose e caeu ao río e nunca máis se recuperou". Trataron de que el Concello rehiciese la estructura, pero finalmente se optó por instalar la plataforma de metal.

Vilas recuerda una anécdota ya antigua, conocida por todos los vecinos, en la que se contaba la historia "dun home de Santomé que viña a Seixo e que bebía moito e que sempre deixaba un candil acendido no outro lado da ponte para non caer cando volvera bébedo á súa casa".

Historias aparte, Vilas agradece que, al menos, la Xunta de Galicia adecentase el sendero que transcurre junto al curso del Loira, porque "antes, sobre todo á altura da parroquia de O Campo, case nin se podía pasar pola cantidade de silveiras que había". El Gobierno autonómico también hace anualmente una limpieza del río, que es el más caudaloso de toda la comarca, según apunta el miembro de Ronsel. "De aí que haxa tantos muíños. Daquela, cando se utilizaban, viña xente incluso do Hío (Cangas) e doutros puntos do Morrazo cando os ríos das súas zonas non levaban forza abondo para moer". Este mismo miércoles, el caudal era muy abundante y bajaba con mucha fuerza por los escalones naturales que hay a lo largo de su transcurso por Seixo.

Con el objetivo de mantenerlo en el mejor estado posible, el colectivo cultural también impulsa una batida de limpieza cada año y ha apadrinado un tramo del río "no que facemos probas do PH, da fauna e demais".

La belleza de los molinos de Loira, amenazada por la maleza
comentarios
ç