ENTREVISTA

"Fue un camino previo muy duro, pero con un final que me permitió empezar de cero"

La sede del Ateneo Santa Cecilia acogerá el próximo jueves, 18 de abril, a las 20.00 horas, la presentación del libro La ley de mi segunda oportunidad, publicado hace ya dos años por el periodista natural de Bueu y afincado en Marín, Álvaro Agulla. Le acompañarán el abogado Feliciano Nogueira y José G. Cuervo.

Álvaro Agulla, autor del libro ‘la ley de mi segunda oportunidad’. DP
photo_camera Álvaro Agulla, autor del libro ‘La ley de mi segunda oportunidad’. DP

La Ley de Segunda Oportunidad fue el salvavidas del periodista buenense Álvaro Agulla hace cuatro años tras una larga época llena de incertidumbres financieras, que se incrementaron con la llegada de la pandemia. Con el objetivo de dar a conocer esta norma y contar su experiencia, Agulla publicó un libro que ya ha llegado a diferentes puntos de la península, ayudando así a visibilizar una ley a la que cada vez recurren más los españoles.

Hace dos años que publicó su libro La ley de mi segunda oportunidad. ¿Cuál es la razón de presentarlo ahora en Marín?
Hay dos razones bien distintas. La primera es que por problemas de salud no había tenido la ocasión de presentarlo en mi municipio de adopción, Marín, a pesar de las peticiones que recibí. Por otra parte, la actual situación económica y, sobre todo, la actitud de las entidades (de algunas diría chiringuitos) financieras, que siguen abusando con intereses que son auténtica usura (hasta cerca del 30 por ciento) y acosando sin miramientos a aquellos que pasan una mala racha, me hacen pensar que es muy bueno incidir en dar a conocer esta ley de segunda oportunidad que puede ayudar a muchos autónomos y particulares.

Hasta la publicación de su libro, la Ley de la Segunda Oportunidad era casi una desconocida. Cada día más personas se acogen a ella. ¿Cree qué su publicación ha sido un empujón para aquellos que la desconocían?
Antes de la publicación de este libro, apenas había siquiera referencias a esta ley, ni en los medios de comunicación tradicionales ni en internet; eso teniendo en cuenta que el decreto data del año 2015.

¿Por qué casi se ocultaba?
Evidentemente, porque no les interesa a las entidades financieras y a los poderosos. Tanto es así que el Gobierno de España fue obligado por Europa a promulgarla.

Las entidades financieras siguen abusando con intereses que son una auténtica usura y acosando sin miramientos


Para aquellos que aún no la conocen, ¿qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?
Muy resumido, es una ley que en el caso de un endeudamiento excesivo con respecto a los ingresos de un autónomo, una persona o una familia, esta pueda lograr la condonación de esa deuda. Para ello hay un procedimiento reglado que obliga a poner a disposición de las entidades financieras los bienes existentes y, a partir de ahí, eliminar el resto de la deuda. No es algo a lo que se pueda acoger uno caprichosamente, está muy medido y no da lugar a ningún tipo de picaresca. Además, suele aplicarse para deudas que tienen unos intereses claramente abusivos, cuando no auténtica usura, lo que imposibilita al afectado proceder a su devolución.

¿Cree qué poca gente se acoge a ella o no lo hace público por miedo a la estigmatización?
Evidentemente hay algunas razones para ello. Una es, sin duda, el temor a sentirse señalado por la calle y a los comentarios de los conocidos. Yo mismo explico en el libro ese miedo, pero también destaco que el miedo lo único que consigue es que nos paralicemos y que el problema financiero vaya a más sin control. Y la razón principal sigue siendo el desconocimiento de esta alternativa y la desconfianza que también está generando el proceder de algunos grandes bufetes dedicados en exclusiva a este tipo de casos y que no concluyen correctamente su tarea (por decirlo de alguna manera).


¿Qué reflexión hace ahora de su historia después de varios años?
La primera y más importante es que estoy muy satisfecho de haberme acogido a la ley. Fue un camino previo y de tramitación muy duro (un camino de espinas para llegar a las rosas, como digo en el libro), pero con un final que me ha permitido empezar de cero cuando mi situación financiera, por causas que no he querido desvelar, era realmente complicada. Evidentemente es un avance muy importante (nunca percibí ninguna estigmatización, más bien todo lo contrario), pero también hay que decirle a la gente que empezar de cero es muy duro y complicado y que es necesaria la ayuda de familiares y amigos (yo la tuve y la tengo, y estoy infinitamente agradecido). En mi caso se cruzó de por medio también la pandemia y una enfermedad crónica, pero estoy muy satisfecho de lo conseguido desde principios de 2020, cuando presenté la demanda, hasta este momento; y animo a todo el que tenga alguno de estos problemas a que se informe y busqué una salida, ya que, aunque no será fácil, será mucho mejor que su situación actual.

Comentarios