viernes. 26.02.2021 |
El tiempo
viernes. 26.02.2021
El tiempo

La unión hace la fuerza

Las integrantes de la Asociación Veciñal A Fonte junto a su símbolo representativo. A. PAZ
Las integrantes de la Asociación Veciñal A Fonte junto a su símbolo representativo. A. PAZ
Siete vecinas de las zonas de Cantodarea (Marín) y Estribela (Pontevedra) acaban de crear la Asociación Veciñal A Fonte con el objetivo de recuperar el sentimiento vecinal de ambos barrios

Tras varios años arrastrando un gran "sentimiento de abandono", siete vecinas de Estribela y Cantodarea decidieron aunar sus fuerzas para crear la Asociación Veciñal A Fonte con el objetivo de luchar por sus derechos vecinales ante el Concello de Pontevedra y el de Marín, a los que pertenecen, respectivamente, ambos barrios. Y es que a pesar de pertenecer a dos municipios distintos, ambos barrios, separados tan solo administrativamente por una fuente, padecen las mismas problemáticas de "abandono, falta de seguridad, limpieza y de una gran carencia de ordenación urbanística".

El pasado mes de septiembre, este mismo medio se hizo eco de la intención de los vecinos de Cantodarea de crear una asociación vecinal a raíz de los problemas de okupación y tráfico de drogas que se dieron en una de las calles del barrio. Sin embargo, esto fue el detonante de una situación insostenible de "deterioro y abandono" de la zona que se remonta a hace más de una década. A esto mismo se llevan enfrentando también durante años sus vecinos pontevedreses,

SIN FRONTERAS. A pesar de pertenecer a dos concellos distintos, tanto Estribela como Cantodearea son, prácticamente, el mismo barrio, ya que no hay ninguna frontera ni barrera que los separe, tan solo la fuente que da nombre a su entidad. "Aunque pertenezcamos a dos concellos totalmente distintos somos vecinas que hacemos vida tanto en un barrio como en el otro y nos conocemos. Además somos personas que queremos luchar por lo mismo y ser la voz del resto de vecinos", explican las integrantes de A Fonte, que, casualmente, son todas mujeres, un hecho que no está buscando intencionadamente: "Nosotros fuimos las que nos interesamos por formar parte de una directiva, pero hay muchos vecinos que mostraron su interés en ayudar".

Además del objetivo principal de "unir al vecindario de nuevo", esta nueva entidad vecinal pretende ser la voz del resto de marinenses y pontevedreses que desde hace años ven como sus barrios de toda la vida están sometidos a un "notable abandono y a una falta de seguridad". "Queremos pedir tanto al Concello de Marín como al de Pontevedra que aumenten la seguridad en el barrio. Cada vez da más miedo estar por aquí por toda la problemática que hay y más de noche", denuncian las vecinas, que también pedirán a ambas administraciones una "ordenación urbanística".

"Siempre nos ponen problemas para edificar o para arreglar nuestras casas porque Cantodarea y Estribela son zonas históricas y se mete en medio patrimonio. Debería existir, entonces, una cierta ordenación", aclaran, también con miedo a que "si no se echa mano de esto pronto nos vamos a acabar convirtiendo en dos barrios marginales. Es lo que tiene estar en el extrarradio de ambos núcleos urbanos".

SENTIMIENTO. Las siete integrantes de A Fonte tienen claro que su objetivo por encima de todo es "poner en valor Cantodarea y Estribela", así como recuperar el sentimiento vecinal y de "pertenecer a un barrio. Tenemos que meterle ganas de quedarse a los jóvenes que viven aquí y que no se acaben yendo como pasa con muchos".

La Asociación Veciñal de A Fonte está formada por Teresa Landín (presidenta), Puri Area (vicepresidenta), Natalia Pazos (tesorera), Vanesa Souto (secretaria), Mari Tarrida (vocal), Alicia Sines (vocal) y Loli González (vocal). Las siete pretenden empezar a buscar socios cuanto antes, ya que "una asociación sin socios no es nada", aunque son optimistas y creen que se unirán muchos vecinos.

Recuperar tradiciones y fiestas
Más allá de la parte combativa, la Asociación Veciñal A Fonte de Cantodarea y Estribela también quiere volver a recuperar las tradiciones y algunas de las fiestas que se hacían antes entre los dos barrios.

"Queremos recuperar algunas actividades sociales y fiestas. Si se pudiese, por ejemplo, estas fechas serían ideales para salir a cantar villancicos", explican las integrantes de la asociación, que también mostraron su agradecimiento a la actuación de la comisión de fiestas de San Xosé Obreiro de Cantodarea, ya que en los últimos años han sido los encargados de realizar diferentes celebraciones en el barrio.

La unión hace la fuerza
comentarios
ç