Miles de personas toman Vilagarcía para exigir una sanidad de calidad

La protesta, convocada por SOS O Salnés, reunió a vecinos llegados de toda la comarca
photo_camera Manifestantes durante la marcha. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La comarca de O Salnés y varias organizaciones, colectivos, representantes institucionales y particulares llegados desde otros puntos de Galicia protestaron en Vilagarcía por "el desmantelamiento de la Sanidad Pública". La manifestación partió de la Casa del Mar y recorrió las calles de la ciudad hasta la Plaza de Galicia, reivindicando el mantenimiento del sistema sanitario público gallego, la contratación de personal suficiente para atender los centros de salud, una asistencia de calidad y una atención presencial en lugar de telefónica.

Los asistentes esperan que esta reclamación de la ciudadanía sirva como "toque de atención" para la Administración autonómica. Además esta problemática se agudiza en O Salnés durante el verano, aseguran los organizadores de la marcha, "posto que nunha zona turística como é a nosa, que multiplica varias veces a súa poboación nesta tempada, e cando sería preciso aumentar o persoal e medios para a atención sanitaria, resulta que é precisamente nestas datas onde se reduce de forma significativa este persoal sanitario xa escaso".

Manifiesto

SOS Salnés señaló en su proclama que "nestes últimos anos a degradación no sistema público da asistencia sanitaria é alarmante. En Galiza vimos asistindo a un constante deterioro e desmantelamento da sanidade pública. Esta en perigo, atópase nunha situación limite que mesmo se podería cualificar de terminal ou moribunda debido as políticas que están a levar adiante os gobernos do Partido Popular dende a Consellería de Sanidade da Xunta".

La asociación comarcal recordó el origen de esta situación: "A Reforma da Lei Galega de Saúde posta en marcha no seu dia polo Partido Popular, en solitario, xa tiña como finalidade o desmantelamento do sistema sanitario público coa fin de ofertar negocio as empresas privadas e multinacionais. O goberno galego coa súa política de recortes e privatizadora ten anulado areas sanitarias, pretendido privatizar a súa xestión a través de fundacións, recortado en medios e reducido persoal sanitario, precarizado as condicións do persoal, e privatizado e precarizado servicios, entre outros, como o do transporte sanitario".

Tras las críticas, SOS Salnés propuso algunas soluciones para recuperar el sistema sanitario: "Fixar uns mínimos na dispoñibilidade de centros e persoal por habitante que garanta unha asistencia sanitaria presencial e de calidade, rematando coas listas de agarda. A apertura e funcionamento de toda rede de  centros sanitarios precisos: reabrir as consultas, centros de saúde e PAC e Urxencias pechados durante os últimos anos".

"Dotación do persoal sanitario necesario para o correcto funcionamento destes centros, redimensionando os seus cadros de persoal e incorporando novas especialidades profesionais (psicoloxía, fisioterapia, logopedia, atención temperá, etc). Para desmedicalizar a atención e ofrecer unha asistencia integrada. Dotación dun orzamento extraordinario para poder poñer en marcha de xeito inmediato estas medidas. E posta en marcha dunha negociación con todos os axentes e organizacións sociais así como tamén as administracións locais para planificar e levar adiante todas as accións necesarias para a realización destas medidas", finalizan las propuestas del colectivo.

La manifestación contó con el apoyo de los alcaldes de la comarca, salvo los populares Telmo Martín (Sanxenxo) y Gonzalo Durán (Vilanova de Arousa), así como de políticos de los partidos de la oposición en el Parlamento de Galicia.

«NO SON FAVORES, SON DERECHOS»

Lucía Latorre, portavoz de Portas pola Saúde, fue una de las personas que se trasladó ayer hasta Vilagarcía: «Defender la sanidad es defender la vida. Los derechos hay que pelearlos todos los días. Los ciudadanos deben ser conscientes de que no son favores, como pretenden hacernos creer, son derechos. Pagamos impuestos, nos toman por tontos y al que protesta lo persiguen y reprimen».
Curiosamente, Lucía había sufrido por la mañana el mal funcionamiento de la Atención Primaria: «Tuve que dejar la visita al médico por la mitad porque tiene muy poco tiempo para atendernos. Me quejo del sistema, no de los profesionales, que también lo están pasando muy mal».

comentarios