El bloqueo atrapa a varios camioneros en los polígonos

Pinchazos de ruedas, daños en los vehículos y tirada de piedras en la AP-9
piquetes en poligono campiño
photo_camera piquetes en poligono campiño

El bloqueo de los accesos a las fábricas promovido por los piquetes afines a la Plataforma de Defensa del Sector Transporte ha llevado a multitud de camioneros a permanecer en los polígonos industriales o en las inmediaciones de las empresas destino hasta recibir nueva orden de los contratistas. En O Campiño constan varios ejemplos, entre ellos, transportistas del interior de la Península que prevén permanecer en el polígono "dos o tres días".

Fuentes de la plataforma calculan que la protesta fue respaldada este martes por "el 90% de las pymes y autónomos, que representa la mayoría en el sector". Arturo García, que dispone de una flota de 12 camiones con base en O Campiño, fue uno de los que apoyó la protesta, "porque la situación es insostenible". "Estamos trabajando a pérdidas y para eso es mejor estar parado que trabajando", indicó el empresario, que ha aparcado sus camiones pese a no pertenecer a la plataforma.

La huelga se mantendrá hasta que el Gobierno acepte las reivindicaciones del colectivo, entre las que destaca la subida de las tarifas para paliar la escalada del gasóleo. Y la previsión es que "la solución no se obtenga a corto plazo", por lo que el paro se podría mantener, al menos, hasta la próxima semana.

Los piquetes informativos se desplazaron a las zonas industriales de la comarca, donde en algunos puntos se vivieron momentos de tensión.

Pinchazos de ruedas, daños en los vehículos y tirada de piedras en la AP-9
La segunda jornada de huelga dejó tras de sí un reguero de incidentes. Muchos piquetes informaron sobre sus reclamaciones de forma pacífica, pero no así otros participantes que amenazaron verbalmente a los camioneros opositores al paro y que acabaron provocando daños en los vehículos y pinchando ruedas. Según fuentes extraoficiales algún camionero llegó a sufrir el impacto de piedras, lanzadas supuestamente desde el puente de la Autopista AP-9, a la altura del polígono Barro.
La patronal, que no secunda el paro, reivindicó este martes a la Xunta un mayor control policial, una petición que volverá a trasladar este miércoles al Gobierno central.