"Dimito porque el Mercantil necesita cambiar el rumbo con nuevas ideas"

Roberto Vega Castro se va con la conciencia muy tranquila por haber podido ayudar en mantener a flote el Mercantil durante los seis años y medio que ocupó el cargo de presidente. Renuncia para animar a los socios a elaborar una nueva junta que aporte "ilusión y dinamismo"
Roberto Vega Castro
photo_camera Roberto Vega Castro

El mercantil tendrá que convocar en el plazo máximo de seis meses nuevas elecciones para renovar su junta directiva. Su presidente, Roberto Vega Castro, presentará su dimisión la próxima semana después de haber ostentando el cargo durante seis años y medio. "Lo importante no es cómo me sienta yo en estos momentos, sino pensar en el futuro del Mercantil y que sus socios estén orgullosos de pertenecer a esta entidad", subraya.

¿Por qué decidió presentar la renuncia cuando le falta un año y medio para cumplir su segundo mandato al frente de la entidad?

Ya me lo había planteado hace tiempo, porque las cosas se ven venir. Tras la última asamblea, en la que algunos socios criticaron nuestra labor, convoqué a la directiva para proponerle la posibilidad de presentar la dimisión de todos los miembros y convocar elecciones. La mayoría de los integrantes de la junta rechazaron renunciar a sus cargos argumentando que el problema era yo y que las críticas estaban dirigidas hacia mi persona. Aunque estaba en desacuerdo con esa opinión les comuniqué que yo no iba a ser un estorbo para que el Mercantil siga adelante, porque eso es lo primero, y que iba a presentar la dimisión. De nada valdría seguir dirigiendo la entidad con una directiva que no me apoya. Sería absurdo.

¿Cree que con su renuncia se resolverán los problemas que pueda tener el Mercantil?

Los problemas van a continuar si el Mercantil no cambia de rumbo y eso no será posible si no se renueva la junta directiva.

¿Sobre qué cuestiones manifestaron los socios su malestar en la asamblea?

Sobre temas que he puesto muchas veces sobre la mesa pero que no se llevaron a cabo porque la mayoría de la junta directiva no las respaldó. Por eso creo que tendría que haber un nuevo equipo con más ilusión, ganas e ideas nuevas. Las principales quejas de los asociados se refieren a la falta de zonas en las instalaciones de Mourente en las que poder practicar deportes como fútbol, balonmano o baloncesto.

¿No tienen ya un pabellón?

Tenemos un pabellón enorme que está dedicado exclusivamente al tenis, pero considero que todos los socios tienen derecho a utilizar las instalaciones para practicar distintos deportes. En su momento propuse construir una pista polideportiva para que los chavales tuvieran oportunidad de jugar a fútbol o a otras modalidades deportivas. Incluso planteé la opción de instalar pistas de paddle en el pabellón de tenis porque eso evitaría tener que efectuar un gasto enorme en cubrir las pistas exteriores, pero en esta ocasión tampoco conté con el respaldo de la directiva.

"Lo importante no es como me sienta yo al presentar la renuncia; lo único que deseo es el bien del Mercantil"

¿Quiere decir que las zancadillas en su gestión las recibió de su propio equipo?

Eso lo tienen que valorar los socios. No quiero acusar a nadie porque en una entidad democrática como el Mercantil hay que respetar lo que decidan los votos de la mayoría. Yo sé la labor que he realizado, en la que he puesto todo mi empeño y esfuerzo y me voy con la conciencia muy tranquila.

¿Por qué no efectuó cambios en su directiva para variar el rumbo?

Es muy complicado encontrar voluntarios para formar parte de la directiva. Todo el mundo es consciente de que para desarrollar esta tarea hace falta muchísimo trabajo, dedicación y tiempo. Es mucho esfuerzo sin conseguir nada a cambio.

¿Quién dirigirá la entidad hasta la convocatoria de nuevas elecciones?

El vicepresidente primero, Ernesto Filgueira Touriño, ejercerá como presidente en funciones durante un plazo máximo de seis meses. Animo a los socios a dar el paso para formar una directiva ilusionante y con ganas, por el bien del Mercantil.

¿Contempla la posibilidad de presentarse a las elecciones en caso de encontrar un grupo de socios dispuesto a colaborar?

En estos momentos lo descarto por completo. Prefiero mantenerme a la expectativa y ver cómo discurren los acontecimientos.

De su gestión al frente de la directiva, ¿de qué se siente más satisfecho?

Los comienzos han sido muy duros porque asumí la Presidencia de la entidad en unos momentos muy difíciles, de plena crisis económica. Aún así, conseguimos mantener a flote al Mercantil con mucho esfuerzo y muchas horas de trabajo. Hablo en plural porque es justo reconocer la lealtad que me dispensaron antiguos directivos que comenzaron conmigo esta travesía, tales como Vicente Peña, Alberto Portela, Antonio Rey, Jaime Simón, Javier Antoñón, Lucía Casalderrey y Joaquín Fernández. Estoy muy satisfecho con la labor que desarrollé durante estos seis años y medio, en los que hemos conseguido paralizar las bajas de socios cuando la entidad estaba en decadencia y recuperar su confianza en nosotros. En la actualidad el número de socios se ha estabilizado, con 800 afiliados.

¿Qué futuro le augura al Mercantil?

Espero que sea un futuro ilusionante, dirigido por una junta con ganas y coraje para sacar adelante la entidad con ideas nuevas que le den vida y dinamismo porque, de lo contrario, al igual que el resto de las entidades de estas características, se irá muriendo de forma progresiva.

¿Cómo está siendo la colaboración de las administraciones con la entidad social?

No nos podemos quejar. Hemos firmado convenios importantes, por ejemplo con el Club de Mar de Aguete, con la Deputación provincial, con Diario de Pontevedra y con Cruz Roja. Además, en breve suscribiremos un acuerdo que resultará sumamente importante con el Concello, mediante el cual podremos mejorar sustancialmente las instalaciones de Mourente. Con este convenio la Administración local se comprometerá a financiar los trabajos de acondicionamiento que resulten necesarios para albergar destacadas citas deportivas.