sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

La empresa pontevedresa amplia su conexión con Portugal

undefined
María Luisa Martínez, José Manuel Álvarez y Carmen Fernández en el edificio de Afundación. GONZALO GARCÍA

Cerca de 3.500 grupos de capital español tienen filiales en el país luso, donde también han desembarcado sociedades de la provincia de distintos tamaños y sectores como Froiz y Covsa 

La internacionalización es un paso inexorable para un amplio espectro de la empresa del siglo XXI, que desde hace tiempo compite con los pros y contras de la globalización. Algunas practican comercio exterior, vendiendo sus productos a otros países, mientras otras se asientan directamente en esos mercados extranjeros, creando delegaciones y filiales propias desde la matriz.

De entre los posibles destinos de expansión, Portugal es una de las opciones que ha crecido con más fuerza en los últimos años, dada la proximidad y el crecimiento de su economía. En la actualidad 3.500 grupos de capital español tienen filiales en el país vecino, donde también han desembarcado sociedades pontevedresas de distintos tamaños y sectores.

Diario de Pontevedra ha reunido los ejemplos de Froiz (empresa del sector alimentario) y Covsa (construcción) en un café de redacción en el que también participó Abanca, la banca líder de Galicia que precisamente ha puesto en marcha una división, conocida como Multipaís, para acompañar y apoyar a los empresarios que deciden cruzar fronteras.

La clave de Froiz: ''Nosotros en Portugal somos portugueses''


Froiz, una de las empresas más importantes de Pontevedra, abrió su primer establecimiento en el país luso hace 25 años, en Valença do Minho, ''aprovechando un poco el tirón que teníamos en la zona más próxima a España''.

El director financiero del grupo, José Manuel Álvarez, asegura que los inicios fueron ''duros'' y que costó fidelizar a la clientela, pero que finalmente el trabajo ha dado sus frutos. Hoy la sociedad dispone de 17 establecimientos al otro lado del Minho (la mayoría en la Región Norte), ha construido una plataforma logística en Braga y tiene ''algún proyecto nuevo en cartera'' para seguir ampliando la red de centros.

''Nosotros no somos una empresa española en Portugal. Nosotros en Portugal somos portugueses. Queremos que el cliente sienta que somos parte de ellos'', asegura el director financiero de Froiz

En todos estos años su filosofía siempre ha sido la de integrarse en el mercado portugués como uno más, con personal nativo, materia prima del territorio y una selección de productos adaptada a las preferencias de la población portuguesa. Todo ''para que el cliente sienta que somos parte de ellos''. ''Nosotros no somos una empresa española en Portugal - subraya Álvarez-. Nosotros en Portugal somos portugueses y la riqueza que se genera se invierte allí''.

Covsa, con sucursal en Vila Nova de Cerveira desde 2016


La empresa Covsa, especializada en obra civil y con 210 empleados en plantilla, empezó a operar en Portugal en 2009, arrastrada por la demanda, ''porque los propios portugueses se acercaban a nuestras instalaciones de Porriño a encarganros proyectos y porque las administraciones de la zona Norte nos solicitaban trabajos'', explica la directora administrativa de la firma, María Luisa Martínez.

La relación comercial se mantuvo en estos términos hasta 2016, cuando la empresa decidió dar un paso más y abrir una sede permanente en Vila Nova de Cerveira ''con personal portugués'' y la infraestructura necesaria para concurrir a las licitaciones de obra pública (la cual representa el 90% de facturación de la firma). Entre sus clientes se encuentran juntas de freguesías y cámaras municipales próximas a la frontera, como Monçao, Melgaço, Valença do Minho y la propia Vila Nova de Cerveira. Los proyectos que está ejecutando en estos momentos en Portugal rondan los tres millones ''un porcentaje no muy representantivo de la facturación total (que ronda los 27 millones), pero sí importante y complementario''.

Abanca logra ''operar en ambos mercados como si fueran uno''


La internacionalización de empresas llevó a Abanca a crear la división Multipaís, una unidad de negocio especializada dirigida a clientes con actividad entre países donde el grupo bancario está presente, con el fin de que ''puedan operar en ambos mercados como si fueran uno y en las mejores condiciones'', señala la directora territorial de Abanca de Pontevedra, Carmen Fernández.

Gracias a esta unidad, las empresas y pymes disponen de un gestor especialista en el país de destino que les acompaña en sus negocios y proyectos de crecimiento, y que les ayuda a ''agilizar y simplificar la tramitación de operaciones''. El objetivo último es que la patronal pueda ''operar desde España como si estuviera en Portugal'' u otro país y que ''también pueda hacerlo a la inversa''.

''Lo que pretendemos con Abanca Multipáis es que los empresarios puedan operar en los mercados de España y Portugal como si fueran uno y en las mejores condiciones'', apunta la directora territorial de Abanca

La internacionalización es un fenómeno pujante. Tanto que, pese a la irrupción de la covid, el tejido empresarial de la provincia mejoró el año pasado las cifras de exportación de 2019, llegando a facturar 10.858 millones (el 13% en Portugal).

El idioma y la fiscalidad, entre las principales barreras


El director de Abanca Multipaís, Gonzalo Nolte, explicó por videoconferencia que Abanca Multipaís surgió después de ver que muchos empresarios gallegos se encontraban con distintas ''barreras'' a la hora de aterrizar en un territorio extranjero, tanto a nivel administrativo como de idioma o fiscalidad. ''Por eso vimos que tenía sentido acompañar a los clientes en este proceso, para lograr que operen en esos destinos como en su país de origen, quitando trabas y resolviendo los problemas del día a día''.

La división permite al empresario realizar en tiempo récord y ''sin necesidad de desplazarse'' todo tipo de operaciones, como abrir una cuenta, gestionar cobros y pagos, y realizar transferencias en ''cuestión de segundos''. Abanca actúa ''como un conjunto'' y, además, facilita el contacto de los clientes con posibles socios locales, ''algo que va más allá de las gestiones financieras''.

Impuestos distintos y un mercado laboral más dinámico


La patronal pontevedresa da fe de que cada país tiene su idiosincrasia empresarial. La directora administrativa de Covsa afirma que en Portugal el asentamiento de una sociedad es ''bastante ágil'', pero que sin embargo los requisitos de la Administración son quizás más exigentes y costosos. ''Los certificados de obligaciones tributarias tienen una vigencia de tres meses y al menos en nuestro ámbito exigen una certificación que se debe renovar cada dos años. En las plataformas de contratación se cobra al presentar una proposición y existe un impuesto, el Selo, que lo grava casi todo''.

El salario base es menor, pero el empleador debe pagar una tasa del el 34,75% , y el mercado laboral ''es mucho más dinámico que en España''. ''Hay mayor rotación y empleados que cambian a menudo de puesto y de empresa'' , advierte el director financiero de Froiz. La plantilla lusa no se arraiga tanto a la firma como la española, aunque los empresarios no atisban ''que la productividad sea menor''. Además, pese a todas las diferencias, bancos y patronal concluyen que cruzar el Minho vale la pena. ''Portugal es un país de oportunidades''.

''Ofrecemos un servicio de banca de proximidad para el mercado ibérico''

Abanca Multipaís tiene más de 80 centros en Portugal y asiste a firmas de la Península que operan en áreas como la pesca o la tecnología

Abanca Multipaís tiene en estos momentos como eje prioritario las empresas y pymes con filiales u operativa entre España y Portugal, ''a las que ofrecemos un servicio de banca proximidad'' para actuar en ''el mercado ibérico''. El perfil mayoritario con el que trabaja es de firmas de tamaño medio, con entre 10 y 50 millones de facturación, aunque también hay clientes por debajo de estas cifras.

Sus ramas de actividad coinciden con las que predominan en la industria gallega; esto es, empresas del sector del automóvil, construcción, agricultura, pesca, conservas y servicios, entre las que despuntan las de carácter tecnológico.

En una segunda fase está previsto extender la oferta diferencial y especializada de la división a otros territorios internacionales donde Abanca tiene presencia, como Estados Unidos (oficina en Miami desde 2018) o Suiza (oficina operativa en Ginebra y oficina de representación en Zurich).

Además de estos dos países, cuenta con oficinas en París y Londres, y está presente en México, Brasil, Venezuela y Panamá.

CRECIMIENTO. Para Abanca la expansión en Portugal ''es absolutamente prioritaria''. La entidad financiera es líder en el noroeste español y en los últimos años ha elegido el país luso como uno de los focos prioritarios de crecimiento, con la vocación de convertirse ''en el banco de referencia del mercado ibérico'', indica la delegada territorial Carmen Fernández.

Aunque la entidad está presente en Portugal desde hace décadas, el hito principal en su estrategia de expansión en el mercado luso fue la integración en 2019 de Deutsche Bank PCB Portugal, lo que le permitió ''mejorar significativamente'' su posicionamiento en el segmento de banca privada y potenciar sus capacidades de negocio en áreas como ''la banca de empresas, los seguros y la banca digital''.

La expansión continuó en 2020 con la integración de Banco Caixa Geral (filial en España de la lusa Caixa Geral de Depósitos) y con el reciente acuerdo de compra de las oficinas de Novo Banco en España. En la actualidad Abanca cuenta en el país vecino con una red de cerca de 80 puntos de venta, localizados en las principales ciudades y centros económicos del país, y un equipo de cerca de 500 profesionales.

''El covid nos absorbió muchos recursos, pero los clientes nos lo siguen agradeciendo''
Froiz, que ya dispone de 250 centros en España, amplía su extensión y ultima la apertura de nuevos supermercados 

Empresas y entidades financieras han visto cómo la covid ha golpeado con distinta intensidad a las empresas de la provincia. Firmas del sector de la restauración se vieron abocadas a solicitar préstamos para enfrentar cierres forzosos, mientras otras, como las empresas de alimentación, afrontaron la mayor carga de trabajo de su historia. En el caso de Froiz la pandemia ''absorbió muchos recursos'' y el personal se vio abocado a realizar ''un esfuerzo enorme'', asumiendo un volumen de clientela muy por encima de la media habitual y no siempre con la cabeza tranquila. El miedo al contagio también inundó los supermercados.

''Por suerte'', la plantilla registró pocos casos y el sacrificio se vio recompensado. ''Desde la humildad podemos decir que se ha hecho un muy buen trabajo y que los clientes nos lo han y nos lo siguen agradeciendo'', destaca el director financiero del grupo.

La firma, que tiene en España cerca de 250 establecimientos, encara 2021 inmersa en un proceso de crecimiento, ultimando la apertura de centros en Madrid, la ampliación del centro logístico de Valladolid y la construcción de la plataforma de Barro-Meis.

Covsa solo se detuvo cuando fue obligatorio, antes de Semana Santa de 2020, pero sí se vio afectada por las medidas anticovid, que obligaron a sus trabajadores a guardar distancias o a viajar solos en las furgonetas. ''El rendimiento fue distinto'', señala su directora administrativa. Hoy tiene en ejecución varias obras en el centro de Pontevedra y proyectos de gran envergadura, como el enlace de Areas de la vía Tui-A Guarda (en UTE con Copasa).

La empresa pontevedresa amplia su conexión con Portugal
comentarios
ç