La EPA sitúa a Pontevedra como la segunda urbe gallega con menor tasa de ocupación

La Boa Vila fue, en el primer trimestre, la ciudad con mayor índice de paro por detrás de Ferrol, según la Encuesta de Población Activa
Gente en la calle para tema de empleo camarero en terraza o algo asi  (4G5A9346.JPG)
photo_camera Un camarero trabajando, este jueves por la tarde, en una terraza del centro de Pontevedra. RAFA FARIÑA

Pontevedra fue, según los datos de la Encuesta de Población Activa publicados este jueves, la segunda de las grandes ciudades gallegas con menor tasa de ocupación y mayor tasa de paro en el primer trimestre de este año. 

En base a estos resultados, solo Ferrol ofrece peores cifras que la capital del Lérez, donde, de acuerdo con la misma fuente, la tasa de ocupación fue del 43,6%, bastante por debajo de Lugo (52,5%), A Coruña (47,3%), Ourense (48,4%), Santiago de Compostela (51,2%) y Vigo (47,6%). 

Con respecto a la tasa de paro, en la Boa Vila se situó entre enero y marzo en el 15,8%, mientras que en A Coruña se quedó en el 11,3%, en Lugo únicamente en un 7,8%, en Ourense en el 12,1%, en Santiago en el 8,8% y en Vigo en el 14,6%. 

Con todo, el propio IGE señala que estos datos "deben tomarse con cautela porque pueden estar afectados por elevados errores de muestreo", ya que se trata de una investigación mediante encuestas a la población realizada con la finalidad de dar datos sobre el mercado de trabajo y confeccionar series temporales homogéneas de resultados.

Teniendo en cuenta esto, según las conclusiones obtenidas con esta metodología, de las 74.700 personas de 16 o más años de edad censadas en el municipio pontevedrés, 38.600 fueron activas en el primer trimestre del año y, de estas, 32.500 estuvieron ocupadas y 6.100 paradas. Las otras 36.000 fueron población inactiva, es decir, personas no clasificadas en las anteriores categorías por tratarse de estudiantes, jubilados o prejubilados, individuos incapacitados para trabajar, amas o amos de casa, etcétera.

En comparación con el primer trimestre de 2021, Pontevedra fue la ciudad gallega en la que más bajó la tasa de ocupación

Comparando los datos con los del primer trimestre del año pasado, Pontevedra fue la ciudad gallega en la que más bajó la tasa de ocupación. Concretamente, descendió un 5,2%. En Lugo también se redujo un 2,3%, pero en las otras cinco urbes de la Comunidad Autónoma creció y mejoró resultados.

En lo que atañe a la evolución de la tasa de paro, el crecimiento interanual fue del 1,9% en la capital pontevedresa. Aún así, los datos no son tan malos si se analizan junto con las demás ciudades, pues en Ourense aumentó un 2,2%; en Ferrol subió un 3% y en Vigo un 0,8%, mientras que en A Coruña, Lugo y Santiago de Compostela bajó.

En el conjunto de Galicia, la EPA muestra que en el primer trimestre de este año la población gallega de 16 o más años se situó en 2.340.200 personas, de las cuales 1.232.400 se clasificaron como activas, lo que situó la tasa de actividad en el 52,7%. Con respecto al trimestre anterior, el número de activos y activas aumentó en 6.000 personas y la tasa de actividad creció 0,3 puntos respecto al cuarto trimestre de 2021.

El sector servicios aglutina al 26,5% de la población ocupada

En la ciudad de Pontevedra, los servicios siguen acaparando el grueso del mercado de trabajo, pues dan empleo al 26,5% de la población ocupada. Aún así, se nota la influencia negativa que ha tenido en este sector la crisis provocada por la pandemia, pues en comparación con enero, febrero y marzo de 2021, esa tasa bajó 3,2 puntos. También la construcción perdió fuelle, bajando del 2,3% al 1,6% de la población ocupada. La industria, por el contrario, ha ganado un poco de peso, pues en los primeros tres meses de este año representó el 3,7% de la población ocupada, es decir, 0,2 puntos más que un año antes. Con respecto a la agricultura y la pesca, aunque haya crecido un 0,3%, sigue ocupando únicamente al 0,7% de los mayores de 16 años. 

Entre los asalariados de la capital del Lérez (que representan el 27,7% del total), el 22% tienen un contrato de duración indefinida y el 5,6%, uno temporal.