Libros, la otra terapia que receta el Provincial

El CHUP implanta la biblioterapia, un programa del Sergas que recurre a la lectura con un objetivo terapéutico
2019080718275892657
photo_camera Biblioteca del Hospital Provincial. GONZALO GARCÍA

Los avances en el campo de la medicina han conseguido poner freno a multitud de enfermedades que antaño eran mortales o invalidantes. Sin embargo, muchas veces la farmacología se queda corta y es necesario (o recomendable) recurrir a terapias complementarias. La biblioterapia es una de las más recientes que ha promovido el Servizo Galego de Saúde y que, desde hace algo más de un mes, está disponible en el Hospital Provincial.

El programa consiste en el uso de la lectura con un objetivo terapéutico y fue desarrollado a raíz de las demandas de pacientes afectados por depresión y sus familias, que solicitaban lecturas que les ayudasen a comprender y afrontar los problemas psicológicos y emocionales. La Axencia de Coñecemento en Saúde y la Consellería de Sanidade empezaron a ahondar en este tema, con la colaboración de la Red Galega de Bibliotecas, colegios profesionales y sociedades científicas, asociaciones de pacientes y expertos en salud y literatura. Como resultado, surgió un listado de 142 libros que se "recetan" según el cuadro clínico que presenta el paciente.

Principalmente, el programa va dirigido al tratamiento de trastornos mentales y problemas emocionales con el fin de promover la salud mental. Entre los destinatarios se encuentran personas con cuadros de ansiedad, estrés, trastornos compulsivos, problemas de alimentación y de otro tipo.

TÍTULOS RECOMENDADOS. Javier Osorio, responsable de la biblioteca del Hospital Provincial desde el año 2015, explica que los títulos se reparten entre dos grandes grupos. Por un lado, «libros de autoayuda» recomendados por profesionales sanitarios y, por otro, novelas y libros de no ficción propuestos por expertos en literatura y pacientes. Los primeros ofrecen técnicas e información para afrontar los problemas mentales, mientras que los segundos reflejan experiencias vitales que pueden ser útiles para personas que están pasando por situaciones emocionales difíciles.

«Lo ideal es que los libros sean prescritos por un facultativo o personal sanitario. No obstante, como son libros que están disponibles en la biblioteca del Hospital y en el resto de bibliotecas de Galicia, no es necesario acudir a ellos bajo recomendación del personal sanitario», precisa Osorio. Como consecuencia, «se puede prescribir el libro como un fármaco o tratamiento para ayudar a mejorar el estado de salud del paciente, pero el usuario también puede acudir por si mismo a estos libros».

¿Y qué tipo de lecturas son las recomendadas? Pues depende de las circunstancias. Para la ansiedad se aconseja recurrir a títulos como Aunque tenga miedo, hágalo igual (Susan Jeffers. Swing, 2011), para la autoestima libros como Cuestión de confianza (Russ Harris. Sal Terrae, 2012) y para la depresión obras como la de El arte de amargarte la vida (Paul Watzlawick. Herder, 2017).

El abanico de publicaciones de autoayuda continúa con escritos dirigidos a muchas otras situaciones, como el duelo, la educación de hijos, las obsesiones, los problemas para dormir, la rivalidad entre hermanos o el estrés. El bloque de novelas y libros de no ficción también es extenso. Hay libros para levantar el ánimo, como El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Jonas Jonasson. Salamandra, 2017); libros que son ejemplo de resiliencia, como Balzac y la joven costurera china (Sijie Dai. Salamandra, 2016) y otros pensados para gente que se siente "diferente", como Bartleby, el escribiente (Hermann Melville. Nórdica Libros, 2016).

También hay títulos seleccionados para enfrentar relaciones tóxicas, episodios de tristeza, infancias difíciles y toma de decisiones.

SISTEMA DE PRÉSTAMO. Por el momento, la biblioteca del Provincial ha prestado «pocos libros» adscritos al programa de biblioterapia y lo ha hecho «a solicitud de los pacientes», tras observar las guías repartidas por las salas de hospitalización.

Los títulos están almacenados en la biblioteca del Hospital Provincial, que atesora cerca de 4.000 publicaciones, la mayor parte de carácter científico. «Son libros de ciencias de la salud, porque se trata de una biblioteca que se destina principalmente a la formación continuada del personal sanitario», precisa Osorio.

El servicio cuenta con un «añadido» que se conoce como la biblioteca del paciente, que ofrece diferentes libros de distintos géneros destinados a los enfermos hospitalizados. «Tenemos muchos clásicos de ayer y de hoy, aunque quizás los que más triunfan son los más actuales».

La mayor parte de los títulos han sido donados por empresas y editoriales. Para acceder a ellos, el paciente solo tiene que solicitar al personal de Enfermería el catálogo de libros disponibles y seleccionar el que quiere leer. «Entonces se lo mandamos por sistema interno de correo. Y lo puede tener el tiempo que estime necesario durante su estancia en el hospital», señala el bibliotecario.

El servicio está indicado en los folletos informativos que se suelen entregar a los pacientes hospitalizados. A mayores se encuentra el proyecto de la biblioterapia, que Osorio valora de forma positiva. A su juicio, se trata de una propuesta «muy interesante», no solo por los beneficios que puede reportar al paciente, sino también porque permite «dar visibilidad a la biblioteca fuera del ámbito del personal sanitario».

PÚBLICO. La previsión es realizar una encuesta a nivel autonómico para comprobar la efectividad de la biblioterapia, a la que también pueden acceder «familiares y el público en general». «Los libros están en las bibliotecas públicas de las grandes ciudades y los que tienen formato electrónico también están disponibles en la plataforma GaliciaLe», advierte el responsable de la biblioteca del Provincial.

Además, en las páginas web de ACIS (acis.sergas.gal), de Bibliosaúde (bibliosaude.sergas.gal) y de la Red de bibliotecas públicas de Galicia (rbgalicia.xunta.gal) hay fichas con breves resúmenes de los libros para que el usuario pueda valorar si el libro se ajusta a sus intereses.

El proyecto se basa en la iniciativa británica Reading Well Books on Prescription (iniciada en 2003 e implementada a nivel nacional en 2013), que al parecer obtuvo una amplia aceptación por parte de los clínicos y de los pacientes. Los usuarios encuestados señalaron que el uso de libros les había permitido conocer más a fondo su problema y aprender a gestionarlo. A cualquier hora y a coste cero.

comentarios